Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

La Tierra Hueca V
La Búsqueda I La Búsqueda II La Huidiza Neurona I La Huidiza Neurona II La Tierra Hueca I La Tierra Hueca II La Tierra Hueca III La Tierra Hueca IV La Tierra Hueca V Hombres y Máqu. I Hombres y Máqu. II Hombres y Máqu. III Hombres y Máqu. IV Hombres y Máqu. V El Espíritu I El Espíritu II Caballero en Fango

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

Porque de ser así… ¡bien podría calificarse de plaga!. Desde el mito de Orfeo, hasta las más recientes profecías de San Juan, San Malaquías, Nostradamus, Edgar Cayce y la misma Blavatsky, demostraban que las ideas mantenidas a lo largo de la historia, referidas al futuro del mundo y de la humanidad han sido bastante pesimistas. Incluso, la creencia en una destrucción venidera del mundo por el fuego o por el agua existía ya, tanto entre los grupos de las islas del Pacífico como entre los indígenas de América. ¿Cómo pudieron todos ponerse de acuerdo…?

[Sebastián Salado; Las 3 Cabezas del Elefante]

 EL CABALLERO EN EL FANGO

  

    LA TIERRA HUECA (V)

 

 

3. LA TIERRA HUECA

( PARTE  V )

 

 

Antonio se sentía ahora como un Sherlock Holmes de opereta,  que debía de resolver este tipo de casos utilizando la deducción y el razonamiento lógico, el método infalible en el que siempre confiaba contra viento y marea. Así,  como si emulase a su investigador favorito en la película  “Sherlock Holmes and the Voice of Terror”, Antonio se dispuso  a descubrir los subterfugios que se escondían en el conglomerado de datos que tenía delante de él. Al fin y al cabo esto le distraería del problema de Betty, el cual no tenía tan fácil solución como éste…

 

Veamos…-se dijo con soltura- imaginemos que tú eres un espabilado ocultista, y que conoces ciertos secretos en los que crees ciegamente, pero que caen fuera de tu alcance. Supongamos también, que los “flugelrads” no pertenecían a Hitler, como es obvio por lo de la plantación de patatas en Londres, las cuales hoy por hoy saldrían bastante caras… Y sabiendo que no te puedes enfrentar militarmente a esa tecnología superior, entonces, el único camino que te queda es el de disfrazarte precisamente de aquello de lo que te quieres apoderar. Tal y como hicieron con los francmasones, al adoptar la sociedad secreta de Hitler el nombre de: “Los Iluminados”, el mismo nombre que la sociedad secreta con la que se quería acabar. 

El lobo se disfraza de cordero para poder atrapar mejor a sus víctimas… Así, si los nazis se presentasen en la Antártida o en el Ártico, con el emblema de la cruz gamada, sería como si ellos mismos hubiesen impreso billetes falsos para el partido  del domingo, con un poco de suerte, hasta te podrías colar dentro del estadio aprovechando el barullo de la puerta. 

Esa idea también se soporta si deducimos que en la narración de la casa mágica relatada por el doctor Seidl, en la que desaparecen varios altos cargos del partido nazi por medio de la teúrgia, se da a entender que los nazis podrían viajar así “supuestamente” al interior de la tierra. Pero si ellos pudiesen realmente desplazarse así al Agharta. ¿Para qué necesitarían sacar submarinos del frente y enviarlos a dar vueltas por el mundo…? 

Así, tendríamos que el auténtico objetivo de Hitler sería primero: Deshacerse de todos sus competidores francmasones, incluidos todos los judíos. Segundo: Tomar militarmente todas las entradas posibles del mundo intraterreno para intentar entrar por las buenas o por las malas en el mundo subterráneo.

Veamos, tenemos el cuerpo del delito, la premeditación… ¡Pero aún me falta la causa…! El móvil del crimen… 

 

Antonio rebuscaba ahora nervioso algo en su carpeta mientras mascullaba una frase:

¿Qué decían ellos…? ¿Qué decían?

¡Ah! ¡Aquí está! -Y leyó con euforia:

<< La raza aria es la raza “elegida por los dioses”, que procedía del interior del planeta, emergiendo a la superficie en la región del desierto del Gobi, desde donde habría venido como heredera y señora del mundo exterior… >>

 

¡Ahí estaba la clave! ¡La tenía delante de sus propias narices…!

¡Claro! Ellos no vinieron del interior, a ser la raza heredera y señora del mundo exterior, sino que: ¡FUERON EXPULSADOS!!!. 

 

Antonio, vibraba con la emoción, ¡Claro, eso es! No existe otra explicación:

 “Ellos” fueron expulsados, en tiempos inmemoriales, del interior de la tierra y quieren regresar a ese lugar a toda costa...

-         ¡Bien! Admitamos que ése es el móvil del “crimen”. ¿Quiere eso decir que los "Arianni", contactados por Byrd en el "Mundo Intraterreno",  son los únicos habitantes de Agharta…? 

-         No necesariamente, si admitimos que pueden existir varias razas, al igual que ocurre en este mundo… -Dijo el mismo Antonio cambiando el tono de su voz, como si simulase una conversación clásica, entre un teórico ponente y su inseparable censor, es decir, entre Sherlock Holmes y el doctor Watson

 

La esperpéntica escena no amedrentó en absoluto a Antonio, y en un inédito rapto de inspiración, se preguntó a sí mismo de nuevo:

-         ¿Quiere entonces decir usted, querido Watson, que lo mismo que ocurrió con los Nazis y los Arianni le puede haber ocurrido a otros muchos pueblos de la tierra…?

-         Efectivamente, mi estimado Sherlock –dijo de nuevo Antonio, molesto consigo mismo porque había cambiado los papeles de los personajes sin darse cuenta-. Si nos remontamos a las leyendas de los distintos pueblos, encontramos que durante varios períodos de la historia, los superhombres de Agharta o “dioses”, vinieron a la superficie a enseñar a la raza humana y salvarla de las guerras. La historia épica india, el "Ramayana" describe a su héroe, Rama, como a un emisario de Agharta que viene en un vehículo etéreo, el cual probablemente era un platillo volante. Una tradición china habla de maestros divinos que vienen en vehículos etéreos. Semejantes también a la venida del fundador de la dinastía inca, Manco Copac. Uno de los más grandes maestros de Agharta en América era Quetzalcoatl, el gran profeta de los indios mayas y aztecas. Quetzalcoatl se describe como: "un hombre de apariencia buena y de semblante como salido de la tumba, con una piel blanca, enfundado en un vestido blanco. Él también se llamó Huemac, debido a su gran bondad y continencia y enseñó la guía de la virtud a los indios e intentó salvarlos del vicio dándoles leyes y aconsejándoles que refrenasen su lujuria y practicasen la castidad. Él les enseñó pacifismo y condenó la violencia en todas sus formas. Además, instituyó una dieta vegetariana, con el maíz como su comida principal, y les enseñó, el ayuno y la higiene del cuerpo. Osiris era otro dios subterráneo de los egipcios, que se supone formaba parte de los dioses que eran los gobernantes de Atlántida y miembros de una raza sobrehumana que gobernó a la raza egipcia humana del exterior por medio de los faraones. Los atlantes fueron al parecer la raza primitiva de seres que poblaron el exterior del planeta, quienes, antes de la destrucción de su continente, que ellos previeron, viajaron volando en platillos a través de la apertura polar al Mundo Subterráneo, al espacio interior sin substancia de la tierra, donde ellos continuaron viviendo desde entonces.  

 

Antonio se disgustó por el poco arte interpretativo que estaba demostrando… ¡Si, Sir Arthur Conan Doyle, levantara la cabeza, se arrepentiría de haber escrito los libros de Sherlock Holmes, para que sus guiones fuesen tratados de ésta forma por un patán sin escrúpulos…! Y abandonó la triste farsa centrándose en el análisis escueto de los hechos:

Si los nazis no habían sido  los únicos que conocían la existencia de Agharta, tampoco habían sido los únicos en asediarla e intentar forzar sus fronteras. Gengis-Khan (1167-1227), había recorrido todo Asia Central, en especial Mongolia y la meseta de Pamir, buscando la mítica entrada del reino del Preste Juan,  la fabulosa Shamballah. Se rumorea que el Gran Khan poseía un anillo con la svástica como adorno y que su sed insaciable de destrucción fue debida a su rabia por no poder encontrar la entrada al mítico mundo subterráneo.

Otro intrépido buscador del mundo subterráneo anterior a Gengis-Khan, fue Alejandro Magno, que el año 336 a. C., dirigió una gran expedición militar contra los persas, a los que derrotó en la mayoría de las batallas, abriendo así, todo el imperio persa a los macedonios. Pero su principal objetivo no estaba allí,  Alejandro, buscando un sueño inconfesable, avanzó hacia la ribera del Oxus y de allí a la meseta de Pamir y la India, aunque sin alcanzar su escurridizo objetivo. La cruz gamada, también resultó ser un símbolo familiar para Alejandro…

 

Bien, recapitulando: ¡No es oro todo lo que reluce…! Según las últimas líneas del razonamiento lógico obtenido, tenemos que admitir: Primero, que los de dentro son los buenos, porque si fueran los malos hace tiempo que estaríamos los de fuera esclavizados o exterminados por ellos…, además, las narraciones de todos los escritores mencionados así lo afirman. Segundo, que los de fuera somos los malos… nos matamos, violamos, esclavizamos, y todas las demás prácticas  desagradables que sabemos realizar muy bien.

Pero… la inmensa mayoría de los de mundo exterior desconocemos la realidad del mundo interior “oficialmente”. ¿Por qué…? Pues porque los que “oficialmente” rigen el mundo exterior así lo desean. 

¿Cómo puede ser que a Byrd, un famoso almirante de la US Navy, se le haga callar? Si todo es una patraña. ¿Qué mal puede hacer…? Y si no lo es… ¿Porqué ocultarlo…?

O sea, que no sólo son los nazis los únicos interesados en entrar en el mundo interior… Y ahí volvemos otra vez a la ¡GRAN CONSPIRACIÓN!!!

 

Antonio, hacía varios años que maduraba esa teoría, y cada día se refrendaba más y más en ella, coincidiendo, otra vez, con casi todos los autores anteriores y con uno nuevo… Jean Robin, especialista francés en sociedades secretas e historia de las religiones, quién afirma la existencia de una conspiración a escala planetaria. Muchas de las figuras que detentan el poder político, económico y eclesiástico en el mundo, estarían relacionadas en uno u otro modo con una asociación secreta llamada “ La Orden Negra” cuyo fin es el de preparar a la Humanidad para la llegada de AQUEL que es esperado con ansiedad, “Aquel”, al que Hitler se refirió con éstas palabras: 

<< Yo sé, que no soy “Aquel” que debe venir… >>

 

Pero al igual que existe la Orden Negra y “AQUEL”, el supremo dirigente que aún no se ha materializado. Existe en contrapartida el “Señor del Mundo”, el supremo jerarca del mundo intraterreno, que según relata el explorador ruso Ferdinand Ossendowski, rige los destinos del mundo interior y exterior.

En el relato de sus aventuras por Mongolia y China, hacia 1921, Ferdinand Ossendowski recoge las tradiciones seculares de los Lamas de la región en su libro llamado “Bestias, Hombres y Dioses:  

  

<< Los ancianos que viven en la orilla del Río Amyl me contaron a mí -a Ossendowski- la leyenda de que un cierto grupo de gentes de las tribus Mongoles, escaparon de las demandas de Jenghis Kan, escondiéndose en el país subterráneo.  Después, un Soyot que vivía cerca del Lago Nogan Kul me mostró la puerta humeante que sirve como entrada al "Reino de Agharti."  A través de esta puerta, un fornido cazador entró en el Reino de Agharti y, después de su retorno, empezó a relatar lo que él había visto allí.  Los Lamas le cortaron su lengua para impedir que él hablase acerca del "Misterio de los Misterios".  Cuando llegó a la vejez, él regresó a la entrada de esa caverna y desapareció en el reino subterráneo, la memoria de lo que él  había visto allí, iluminó su corazón de nómada… 

 

Yo recibí información más realista sobre estos hechos del propio Hutuktu, el JelybDjamsrap en Narabanchi Kure.  Él me contó la historia de la llegada fantástica del poderoso Rey del Mundo, del reino subterráneo, de su apariencia, de sus milagros y de sus profecías; y sólo entonces, empecé a entender que en esa leyenda, se ocultaba un extraño fenómeno de hipnosis colectiva o visión de masas, ésa pudo haber sido la causa de ese notorio misterio oculto, pero con una fuerza tan real y poderosa que fue capaz de cambiar el curso de la vida política de Asia.  A partir de aquel momento, empecé a hacer algunas investigaciones... 

El Gelong Lama favorito del Príncipe Chultun Beyli, y el Príncipe mismo, me contaron una historia acerca del reino subterráneo... 

 

‘Todo en el mundo, -dijo el Gelong-, está constantemente en un estado de cambio y transición, la ciencia, las religiones, las costumbres del pueblo  ¡Cuántos grandes imperios y culturas magníficas han perecido!  Y  lo único qué permanece inalterado es el Demonio, el poder de los Malos Espíritus. Hace más de sesenta mil años un hombre santo desapareció con una tribu entera bajo la tierra y nunca más aparecieron de nuevo en la superficie de la tierra.  Sin embargo, muchas personas, desde entonces han visitado ese reino, Sakkia Mouni, Undur Gheghen, Paspa, el Kan Baber y otros.  Nadie sabe dónde está ese lugar, el cuál, unos dicen se encuentra en Afganistán y otros en la India.  Todas las personas allí están protegidas contra el Mal y los crímenes no existen dentro de sus fronteras. La ciencia se ha desarrollado allí serenamente y nada los amenaza con la destrucción.  Las personas del mundo subterráneo, han alcanzado el mayor nivel de conocimiento imaginable.  Y ahora es un reino grande, millones de hombres viven bajo la tutela del Rey del Mundo como su gobernante.  Él conoce todas las fuerzas del mundo, ve en todas las almas de la humanidad y lee en el gran libro de su destino.  Invisiblemente él gobierna ochocientos millones de hombres que viven en la superficie interior de la tierra y ellos cumplen cada una de sus ordenes.’ >>

 

Y continuaba Ossendowski su interesantísima descripción del mundo subterráneo y de los hombres de superficie que lo conocieron:

<< El Lama Turgut que viaja conmigo –la narración se refiere a Ossendowski-, de Urga a Pekín me dio más detalles acerca del mundo desconocido:   

‘La capital de Agharti se rodea con pueblos de científicos del alto rango sacerdotal.  Le recuerdan a uno, al de Lhasa, donde el palacio del Dalai Lama, el Potala, es la cima de una montaña cubierta de monasterios y templos.  El trono del Rey del Mundo, está rodeado por millones de dioses encarnados.  Ellos son los sagrados Panditas.  El propio palacio es abrazado por los palacios de los Goro que poseen el secreto de todas las fuerzas visibles e invisibles de la tierra, del infierno y del cielo y quienes pueden hacer todo lo necesario para la vida y la muerte del hombre.  Si nuestra humanidad furiosa comenzase una guerra contra ellos, ellos podrían hacer explotar la superficie entera de nuestro planeta y transformarla en desiertos.  Ellos pueden secar los mares, pueden transformar tierras en océanos y pueden esparcir las montañas en la arena de los desiertos.  Por medio de sus órdenes, los árboles, el césped y los arbustos pueden ser  hechos crecer; los hombres viejos y débiles pueden volverse  jóvenes y robustos; y el muerto puede resucitar.  Por medio de vehículos extraños y desconocidos para nosotros, ellos se desplazan a velocidades vertiginosas a través de túneles estrechos dentro de nuestro planeta.  Algún Brahmán indio y el Dalai Lama tibetano, durante sus laboriosos retiros, se esfuerzan en las crestas montañosas que ningún otro hombre ha pisado, y ellos han encontrado inscripciones talladas en las rocas, huellas de pisadas en las nieves.  El Sakkia Mouni, encontró en una lápida de piedra de la cima montañosa, inscripciones que él sólo entendió en su vejez, y siguiendo sus indicaciones, penetró en el Reino de Agharti, del cual, él regresó trayendo sólo las migajas del sagrado aprendizaje, las pocas que conservó en su memoria.  Allí, en palacios de maravilloso cristal, viven los gobernantes invisibles de toda la gente piadosa, el Rey del Mundo o Brahytma que puede hablar con el mismo Dios tal y como yo hablo con usted, y sus dos ayudantes, el Mahytma, que conoce los designios de los eventos futuros, y el Mahynga, el cual rige las causas de esos eventos…" >>

 

A la memoria de Antonio llegaban ahora las palabras dichas por el Maestro intraterreno en el diario de Byrd:

<< Su raza ha alcanzado ahora el punto sin retorno, aquellos que están entre ustedes serán quiénes destruirán su mundo, Yo le digo hijo mío, que hay una gran tormenta acumulándose en éste momento en su mundo, una furia negra que no se agotará durante muchos años… las edades oscuras que vendrán ahora para su raza cubrirán la Tierra como un paño mortuorio, pero yo creo que algunas personas de su raza sobrevivirán a través de la tormenta, más allá de "Eso", de lo que yo no puedo hablar. Nosotros vemos a una gran distancia un nuevo mundo que resurge de las ruinas de su raza y buscamos sus tesoros perdidos y legendarios, para recuperarlos y salvarlos, ellos estarán aquí, hijo mío, seguros a nuestro recaudo. Cuando ese tiempo llegue, nosotros nos movilizaremos para ayudarles de nuevo a reavivar su cultura y su raza. Quizás, para entonces, ustedes habrán aprendido la futileza de la guerra y de las disputas... >>

 

Antonio remarcó con rotulador las frases: “aquellos que están entre ustedes serán quiénes destruirán su mundo…” y: “ más allá de "Eso", de lo que yo no puedo hablar…”

 

Estas frases esclarecedoras le recordaron a Antonio la Profecía hecha por  el “Señor del Mundo”, el supremo jerarca del mundo intraterreno, que según relata el explorador ruso, Ferdinand Ossendowski, se apareció al Hutuktu de Narabanchi en su monasterio hacia 1890… 

 

…Pero ya estaba bien de profecías, él tendría que estar durmiendo hace mucho… 

Además, no estaba hoy el “horno para bollos”. Su moral, no era precisamente la óptima, como para deprimirse con esa fábula terrible y fúnebre…

Ahí estaba la profecía, justo detrás de la última página de su carpeta, ¿olvidada…?  ¡Tendría que haberla tirado hace mucho…! ¡Eso es…! La tiraría ahora mismo, en realidad, ni él mismo sabía porqué la había conservado… 

 

Todo ese lío del “Fin del Mundo”, en el fondo le atraía y le aterraba por igual, él lo consideraba a veces, como una manía sadomasoquista más de las muchas que atesoraba. Pero… ¿Era realmente sólo eso… una manía…?

Porque de ser así… ¡bien podría calificarse de plaga!. Desde el mito de Orfeo, hasta las más recientes profecías de San Juan, San Malaquías, Nostradamus, Edgar Cayce y la misma Blavatsky, demostraban que las ideas mantenidas a lo largo de la historia, referidas al futuro del mundo y de la humanidad han sido bastante pesimistas. Incluso, la creencia en una destrucción venidera del mundo por el fuego o por el agua existía ya, tanto entre los grupos de las islas del Pacífico como entre los indígenas de América. ¿Cómo pudieron todos ponerse de acuerdo…?

Aunque los científicos “establecidos”, aquellos que tienen que pagar “hipotecas a 20 años”, declamen en las aulas que es probable que esa creencia sólo se base en la especulación astronómica. Antonio siempre pensó, que tal vez la experiencia traumática  obedecería más bien a alguna espantosa vivencia terrenal en el pasado… -para aquellos que crean en la reencarnación, claro está.

 

Los antiguos persas, que asumieron las doctrinas de su maestro religioso Zoroastro, desarrollaron una concepción más amplia de la destrucción del mundo,  asociándola con el fuego. Según esta creencia, en el momento del final del mundo, los adoradores del Señor de Mazda serían distinguidos del resto de la gente soportando de manera estoica el sufrimiento del metal fundido, dolor que sería asimilable a la experiencia anímica del final de los tiempos. Esta idea se encuentra en las Gathas, la primera parte del Avesta, la biblia del zoroastrismo

No obstante, la idea de una resurrección después de la muerte se remonta a tiempos muy anteriores al período representado en las Gathas. Ya el historiador griego Heródoto oyó hablar de una creencia persa hacia en el siglo V a. C. que hacía referencia a ello. El Teopompo de Quíos, historiador del rey de Macedonia Filipo II, se refirió a ella como una doctrina mazdeísta.

Y aún se pueden encontrar similitudes entre las antiguas ideas griegas del cielo y del infierno y la doctrina cristiana. Los poemas homéricos y los de Hesíodo muestran cómo la mente griega concebía el futuro del alma inmersa en un mundo “no material” denominado el Elíseo y el Hades. A través de los misterios de Orfeo y los misterios de Eleusis, estos mundos se hicieron para los griegos más cercanos y, a veces, hasta accesibles. 

El futuro de las naciones y del mundo también desempeñó un importante papel en el pensamiento griego y romano. Es incluso evidente, que las profecías de la Sibila dominaron la época que anunció las conquistas de Alejandro Magno.

 

Y hasta la idea escandinava de la destrucción de la Tierra por el fuego y su posterior renovación bajo un cielo mayor, se expresa de forma análoga. Ese nuevo mundo, sería poblado entonces por los descendientes de la pareja superviviente, Lif y Lifthrasir, tal y como queda expuesto en Elder Edda. 

 

Antonio pensó de nuevo en la profecía que le esperaba al acecho en el envés de la hoja. Bueno… por el momento la dejaría donde está, total…, con no mirarla. 

¡Eso es…! Cerraría el libro y se iría a la cama. Y dicho y hecho, lo cerró, hizo ademán de irse a la cama y apagó la luz…

 

Pero…

 

LA PROFECÍA DEL REY DEL MUNDO EN 1890  

  

El Hutuktu de Narabanchi relató lo siguiente a Ferdinand Ossendowski, cuando él le visitó en su monasterio a principios de 1921:  

  

‘Cuando el Rey del Mundo apareció ante los lamas, favorecidos por Dios, hace treinta años en este monasterio, hizo una profecía para el próximo siglo. Era como sigue:’  

  

<< Cada vez más las personas se olvidarán del cuidado de sus almas y cuerpos.  El pecado más grande y la corrupción, reinarán en la Tierra. Las personas se volverán como animales feroces y tendrán sed de la sangre de sus hermanos, dándoles muerte.  La “Medialuna” crecerá oscureciéndolo todo, y sus seguidores descenderán a la mendicidad y a la guerra incesante.  Sus vencedores serán heridos por el sol y no progresarán. Dos veces, ellos serán visitados por el infortunio más pesado, el cual acabará en insultos ante los ojos de las otras naciones.  Las coronas de los reyes, grandes y pequeños, caerán... uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho... .  Habrá una  guerra terrible entre todas las naciones. Los mares se volverán rojos... las tierras y el fondo de los mares se llenarán de huesos esparcidos... los reinos se desperdigarán... las gentes morirán en masa... hambre, enfermedad, crímenes desconocidos hasta entonces por la ley, como nunca antes se hayan visto en el mundo. Los enemigos de Dios y del Espíritu Divino que habitan en el hombre vendrán. Aquellos que tomen la mano de otro, también perecerán.  Los olvidados y perseguidos se alzarán y atraerán la atención del mundo entero.  Habrá nieblas y fuertes tormentas. Montañas desnudas se cubrirán repentinamente con bosques.  Los terremotos vendrán... Millones cambiarán los grilletes de la esclavitud y de la humillación por hambre, enfermedad y muerte. Los antiguos caminos se cubrirán con muchedumbres que vagan de un lugar a otro.  Las mayores y más hermosas ciudades perecerán en el fuego... una, dos, tres... El padre se enfrentará contra el hijo, el hermano contra el hermano y la hija contra la madre...  El vicio, el crimen y la destrucción del cuerpo y del alma seguirán...  Se esparcirán las familias...  La verdad y el amor desaparecerán...  De cada diez mil hombres, sólo uno subsistirá; él estará desnudo, desquiciado y sin fuerza ni conocimientos para construirse una casa o encontrar su comida... . Él aullará como el lobo rabioso, devorando la carne de los cuerpos muertos, morderá su propia carne desafiando a Dios para luchar...  Toda la tierra se vaciará. Dios se alejará de la tierra, y en ella habrá sólo oscuridad y muerte.  Entonces Yo enviaré a unas personas, ahora desconocidas, que deberán desbrozar la cizaña de la locura y el vicio con mano fuerte y dirigirán a aquellos que todavía permanecen fieles al espíritu de hombre que lucha contra el Mal. Ellos fundarán una nueva vida en la tierra purificada por la muerte de los pueblos anteriores. En el quincuagésimo año sólo tres grandes reinos aparecerán, los cuales vivirán felices setenta y un años. Acto seguido, habrá dieciocho años de guerra y destrucción. Y después, las gentes de Agharti ascenderán de sus cavernas subterráneas a la superficie de la tierra. >>  

 


eeeeeee

   

  

 

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.