Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

La Tierra Hueca IV
La Búsqueda I La Búsqueda II La Huidiza Neurona I La Huidiza Neurona II La Tierra Hueca I La Tierra Hueca II La Tierra Hueca III La Tierra Hueca IV La Tierra Hueca V Hombres y Máqu. I Hombres y Máqu. II Hombres y Máqu. III Hombres y Máqu. IV Hombres y Máqu. V El Espíritu I El Espíritu II Caballero en Fango

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

Y ahora viene lo mejor… Antonio había encontrado en Internet una fabulosa y misteriosa historia relatada al parecer, en un “diario secreto”, realizado por el mismo almirante de los Estados Unidos, Richard E. Byrd, quien tuvo un extraño “incidente” con su avión, cuando sobrevolaba el Polo Norte, en pleno corazón del Ártico, en 1947.

[Sebastián Salado; Las 3 Cabezas del Elefante]

 EL CABALLERO EN EL FANGO

  

    LA TIERRA HUECA (IV)

 

 

3. LA TIERRA HUECA

( PARTE  IV )

 

 

Y ahora viene lo mejor… Antonio había encontrado en Internet una fabulosa y misteriosa historia relatada al parecer, en un “diario secreto”, realizado por el mismo almirante de los Estados Unidos, Richard E. Byrd, quien tuvo un extraño “incidente” con su avión cuando sobrevolaba  el Polo Norte,  en pleno corazón del Ártico, en 1947. 

Fuera lo que fuese lo que el almirante Byrd estaba realizando en el Ártico, debía ser una operación de alto secreto, pues él “oficialmente” estaba en ese momento en la Antártida involucrado en la Operación Highjump para la US Navy. (1946-1947)

El almirante de la US Navy, Richard E. Byrd (1888-1957), es sin duda alguna uno de los más grandes exploradores de los dos hemisferios boreales, y probablemente el más destacado expedicionario aéreo de los dos polos. El almirante Byrd tiene una de las trayectorias más heroicas y comprometidas de la marina norteamericana de todos los tiempos, al igual que un palmarés como explorador difícil de igualar.

Richard Evelyn Byrd entró en la United States Naval Academy a la edad de 20 años, fue piloto en la 1ª Guerra Mundial e instructor de vuelo posteriormente. Su experiencia en aviación naval y vuelos transoceánicos le llevó a dirigir muchas expediciones  en el Ártico y en la Antártida. Entre 1928 y 1955 Byrd participó en once expediciones polares tripulando él mismo, en muchas de ellas, sus propios aviones.

 

Antonio leía ahora el “diario secreto” del almirante Byrd, que aunque era ya un viejo conocido de sus noches de insomnio, eventualmente, él siempre encontraba nuevos matices en los detalles de la extraña aventura: 

 

 

 

REGISTRO DE VUELO: CAMPAMENTO BASE ÁRTICO, 19/2/1947  

   

0600 horas - Todos los preparativos están completos para nuestro vuelo al área norte y nosotros iniciaremos el vuelo con los tanques de combustible llenos a las 0610 horas.

   

0620 horas - La mezcla de combustible en el motor de estribor parece demasiado rica, realizado el ajuste, el motor Pratt Whittneys rueda ahora suavemente.  

  

0730 horas - Realizado el chequeo de la radio con el campamento base. Todo va correctamente y la recepción de la radio es normal.  

  

0740 horas - Notamos una ligera pérdida de aceite en el motor de estribor, la presión del aceite en el indicador parece normal, sin embargo...   

  

0800 horas – Se aprecia una ligera turbulencia viniendo del este a la altitud de 2321 pies, realizada la corrección a 1700 pies desaparecen las turbulencias, pero aumenta el viento de cola, se ajustan ligeramente los mandos de aceleración de motor y el avión vuela a continuación correctamente.   

  

0815 horas - Comprobamos la radio con el campamento base, la situación es normal.   

  

0830 horas - Se encuentra de nuevo la turbulencia, altitud en aumento a 2900 pies, se alcanza ahora una condición de vuelo estable.   

  

0910 horas - Inmensos campos de hielo y nieve se distinguen debajo, la coloración amarillenta del hielo no es natural, y ésta se dispersa en un modelo lineal. Alteramos el curso para un examen más detallado de este patrón de color debajo de nosotros, notamos como el color cambia a tonos rojizos o purpúreos ahora. Rodeamos este área con dos giros completos y devolvemos el compás al rumbo asignado. Chequeamos la posición con el campamento base de nuevo, e informamos acerca de los extraños patrones de color en el hielo y en la nieve.   

 

0910 horas - Los instrumentos de rumbo magnético y giro-direccionales comienzan a girar y cabecear alocadamente, nosotros somos incapaces de sostener nuestro rumbo por instrumentación. Tomamos ahora el rumbo con el sextante y la posición del Sol, aunque todo parece ir bien y estamos tranquilos. ¡Los mandos son aparentemente lentos en responder y tienen un tacto blando, pero no hay ninguna indicación de hielo en las alas!   

 

0915 horas - En la distancia de distingue lo que parecen ser montañas.   

 

0949 horas - Pasados 29 minutos de vuelo después del avistamiento de las primera montañas, no es ninguna ilusión... ¡Ellas son una pequeña cadena de montañas que nunca había visto antes!  

 

0955 horas - Cambio de la altitud a 2950 pies, al encontrar fuerte turbulencia de nuevo.  

  

1000 horas - Estamos atravesando la pequeña cordillera y aún seguimos en dirección norte, procediendo lo mejor que podemos. Más allá de la cordillera se distingue lo que parece ser un valle con un río pequeño o arroyo que atraviesa la porción central del valle. ¡No debía de haber ningún valle verde ahí debajo! ¡Algo está definitivamente equivocado y es totalmente anormal aquí! ¡Ahora deberíamos tener ahí abajo sólo hielo y nieve! A la izquierda hay grandes bosques que crecen en las laderas montañosas. ¡Nuestros Instrumentos de navegación todavía están dando vueltas, el giróscopo está oscilando de un lado a otro!   

 

1005 horas - Modifico la altitud a 1400 pies y ejecuto un giro cerrado a la izquierda para examinar mejor el valle. El suelo es muy verde y compuesto de un extraño musgo o tal vez, un tipo de césped ralo y tupido. La Luz aquí parece diferente. Yo ya no puedo ver más el Sol. Nosotros doblamos a la izquierda y descubrimos lo que parece ser un animal grande, de alguna manera extrañamente familiar, debajo de nosotros. ¡Parece ser un elefante! ¡No... No...!!! ¡Se parece más a un mamut! ¡Esto es increíble! ¡Todavía, está allí! Disminuyo la altitud a 1000 pies y con los prismáticos comienzo a examinar detenidamente al animal. ¡Es increíble, es definitivamente un animal extremadamente parecido a un mamut! Informaré de esto al campamento base.   

  

1030 horas - Encontramos ahora más colinas verdes extendiéndose por el paisaje. ¡El indicador de temperatura exterior lee 74 grados Fahrenheit (23,33 Celsius)! Continuamos ahora en nuestro rumbo norte. Los instrumentos de navegación parecen normales ahora. Pero estoy perplejo con lo que marcan esos instrumentos... Intento contactar con el campamento base. ¡La radio no funciona!   

  

1130 horas - El paisaje que se extiende debajo de nosotros ahora es más nivelado y normal (si es que puedo usar esa palabra) ¡Delante de nosotros descubrimos lo que parece ser una ciudad!!!  ¡Esto es imposible! El avión parece ligero y extrañamente flotante. ¡Los mandos se niegan a responder!! ¡Dios mío!!! Afuera, sobre nuestras alas de estribor y babor vemos un tipo extraño de avión. ¡Ellos se cierran rápidamente a nuestro costado! Esos "aviones" con forma de disco tienen una especie de luz radiante que se desprende de ellos. Al verlos de cerca ahora, podemos distinguir marcas en el fuselaje. ¡Es un tipo de esvástica!!! Esto es fantástico. ¡Dónde estamos! ¿Qué es lo que ha pasado? Yo tomo los mandos de nuevo ¡Los mandos no responden!!! ¡Estamos atrapados en un campo invisible de algún tipo!   

  

1135 horas - Nuestra radio cruje y una voz habla en inglés en un acento nórdico o germánico -lo que quizás es un desaire para nosotros-. El mensaje es: 'Le damos la bienvenida, almirante, a nuestro mundo. ¡Vamos a hacerlos aterrizar en exactamente siete minutos! Relájese, almirante, está usted en buenas manos.' Noto que los motores de nuestro avión han dejado de funcionar. El avión se encuentra bajo algún extraño control y está cambiando de dirección por él mismo. Los mandos son inútiles.  

  

1140 horas - Se recibe otro mensaje por la radio: ‘Vamos a iniciar ahora el proceso de aterrizaje’. Y en unos momentos, el avión se estremece ligeramente y empieza un descenso como si éste colgase inadvertidamente de algún gran ascensor. ¡El movimiento descendente es inapreciable, y tocamos tierra con sólo un ligero traqueteo!   

  

1145 horas - Estoy haciendo una última grabación apresurada en el registro del vuelo. Varios hombres, en el exterior, se  acercan andando hacia nuestro avión, son altos y de pelo rubio. En la distancia una gran ciudad, resplandeciendo débilmente, brilla con los colores del arco iris. No sé lo que va a pasar ahora, pero no veo ninguna señal de armas en aquellos hombres que continúan acercándose. Oigo una voz que me indica por mi nombre de pila, que abra ahora la puerta exterior del fuselaje que da acceso a la cabina. Yo lo hago. -Fin del registro.   

 

  

Desde este punto, escribo todos los eventos siguientes basándome en mi propia memoria. Aunque éstos desafían la más alocada imaginación y parecen, todos ellos, frutos de la locura, dando una sensación extraña, como si no hubieran pasado en realidad.   

  

El radionavegante y yo bajamos del avión, y somos recibidos de la manera más cordial por los seres que nos esperan a pié de pista. ¡A indicación de nuestros captores, nos subimos entonces en una pequeña plataforma sin ruedas! La cual, nos acerca a la ciudad resplandeciente con gran rapidez. Cuando nos acercamos, la ciudad parece estar hecha de un material como de cristal. Rápidamente llegamos a un edificio grande, de un estilo que yo no había visto nunca. ¡Parece estar directamente extraído del tablero de dibujo de Frank Lloyd Wright, o quizás más correctamente, fuera de los estándares de Buck Rogers! Nos dan algún tipo de bebida caliente que no tiene un sabor comparable a nada de lo que he probado antes. ¡Está delicioso! Después de aproximadamente diez minutos, dos de nuestros captores aparecen con un porte magnífico ante nosotros, y entrando airosamente en nuestros cuartos nos comunican que únicamente yo debo de acompañarlos. No tengo ninguna otra opción aparte de cumplir con sus exigencias. Dejo atrás a mi radionavegante y paseamos un corto trecho, entrando en lo que parece ser un ascensor. ¡Descendemos durante algunos momentos hasta que la máquina se detiene y la puerta se alza silenciosamente hacia arriba! ¡Continuamos entonces por un vestíbulo largo, iluminado por una luz rosácea que parece estar emanando de las mismas paredes! Uno de los seres, el que va delante de mí, se detiene ante de una gran puerta. La puerta tiene una inscripción en la parte superior, aunque yo no puedo identificar los caracteres. La gran puerta se desliza abriéndose silenciosamente y a continuación soy emplazado a entrar. Uno de mis custodios me dice: 'No tenga ningún miedo almirante, va a tener ahora una audiencia con el Maestro...'  

 

Camino mientras mis ojos se ajustan al cálido colorido que llena por completo el ambiente. Entonces comienzo a ver los detalles de todo lo que me rodea. Lo que se muestra ante mis ojos es la perspectiva más hermosa que jamás haya visto en toda mi existencia. La sala en la que me encuentro, es de hecho, demasiado bonita y maravillosa para describirla. Todo lo que me rodea es exquisito y delicado. ¡Yo no pienso que exista un término humano que pueda describirlo en todos sus detalles con justicia! Mis pensamientos se interrumpen de una manera cordial por una voz franca y calurosa de melodiosa entonación: 'Le ruego a usted que me permita darle la bienvenida a nuestro mundo, almirante.' Al volverme, veo a un hombre con rasgos delicados y con el rostro sereno que la benigna influencia de los años dan a su cara. Él se sienta detrás de una mesa larga y me hace señas para que yo me siente en una de las sillas. Correspondiendo a sus amables indicaciones me siento, y a continuación, él junta las yemas de sus delicados dedos e inicia una amplia sonrisa; de nuevo comienza a hablarme suavemente, relatando lo siguiente:   

 

'Nosotros le hemos permitido entrar aquí porque usted es de carácter noble y muy conocido en el Mundo de Superficie, almirante.' ¡El Mundo de  Superficie! Casi no puedo respirar por la sorpresa y jadeo abriendo la boca bajo el trepidante ritmo de mi respiración. 'Sí -el Maestro contesta con una sonrisa-. Usted está en el mundo de "Arianni", el "Mundo Intraterreno", situado en el interior de la Tierra. Pero no se preocupe, no retrasaremos su misión mucho tiempo, y después será escoltado finalmente de forma segura  a su mundo en la superficie, a una distancia conveniente de donde nos encontramos. Pero ahora, almirante, tengo que decirle por qué ha sido convocado usted aquí. Nuestro interés por su mundo comenzó justo después de que su raza hiciera explotar las primeras bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, en el Japón. Ése fue el instante en el que se desató la alarma y nosotros enviamos nuestras máquinas volantes, los "Flugelrads", a su mundo de superficie para investigar lo que su raza había hecho. Por supuesto, todo eso es historia pasada ahora, mi estimado almirante. Pero…  debo de continuar esta conversación… Como ve usted, nosotros nunca hemos interferido antes en las bárbaras guerras de su raza, pero actualmente, debemos intervenir, porque ustedes han aprendido a desenvolverse con un cierto poder… un poder que no es para que el hombre lo utilice, a saber, el de energía atómica. Nuestros emisarios ya han entregado mensajes a los gobiernos de su mundo, y todavía ellos no los han considerado. Ahora usted ha sido escogido para ser testigo aquí, de que nuestro mundo existe. Ve usted, nuestra Cultura y Ciencia están muchos miles de años más allá de las de su raza, almirante…' -yo le interrumpí- ¿Pero qué tiene esto que ver conmigo, Señor?   

  

Los ojos del Maestro parecían penetrar profundamente en mi mente, y después de estudiarme detenidamente unos momentos contestó: 'Su raza ha alcanzado ahora el punto sin retorno, aquellos que están entre ustedes serán quiénes destruirán su mundo. En lugar de recapacitar y abandonar su nuevo poder, justo ahora, cuando ellos conocen su poder destructivo...' -Yo asentí y el Maestro continuó- 'En 1945 e incluso después de las explosiones nucleares, nosotros intentamos avisar a su raza, pero nuestros esfuerzos fueron contestados con hostilidad, nuestros "Flugelrads" fueron ametrallados. Sí, incluso ellos fueron perseguidos con malicia y animosidad por sus cazas de combate. Por lo que ahora, yo le digo, hijo mío, que hay una gran tormenta acumulándose en éste momento en su mundo, una furia negra que no se agotará durante muchos años. No habrá ninguna respuesta tranquilizadora en su actividad cotidiana, no habrá seguridades en su ciencia. Pues con rabia y malicia de ahora en adelante, cada una de las flores de su cultura será pisoteada, y todas las creaciones humanas serán sumergidas en un inmenso caos. Su reciente guerra ha sido sólo un preludio de lo que está todavía por venir para su raza. Nosotros aquí lo vemos más claramente con cada hora que pasa. ¿Piensa usted que estoy equivocado…? '   

  

- ¡No! -contesté- Ya pasó una vez antes, las edades oscuras vinieron y ellas duraron más de quinientos años.   

  

- Sí, hijo mío, -contestó el Maestro-, las edades oscuras que vendrán ahora para su raza cubrirán la Tierra como un paño mortuorio, pero yo creo que algunas personas de su raza sobrevivirán a través de la tormenta, más allá de "Eso", de lo que yo no puedo hablar. Nosotros vemos a una gran distancia un nuevo mundo que resurge de las ruinas de su raza y buscamos sus tesoros perdidos y legendarios para recuperarlos y salvarlos, ellos estarán aquí, hijo mío, seguros a nuestro recaudo. Cuando ese tiempo llegue nosotros nos movilizaremos para ayudarles de nuevo a reavivar su cultura y su raza. Quizás, para entonces, ustedes habrán aprendido la futileza de la guerra y de las disputas... y  después de ese tiempo, cierta parte de su cultura y de su ciencia se volverán a instaurar para que su raza comience nuevamente. Usted, hijo mío, debe llevar ahora al Mundo de Superficie este mensaje...    

  

Con estas palabras se dio por terminada nuestra conversación, y permanecí de pie como en un sueño, pero entonces comprendí que ésta era la cruda realidad, y por alguna extraña razón, me incliné ligeramente ante el Maestro, no sé si como una muestra de respeto, o un sincero brote de humildad por mi parte.   

  

De repente, fui de nuevo consciente de que los dos magníficos guardianes que me habían traído aquí, estaban de nuevo a mi lado. 'Por aquí, Almirante' -me indicó uno. Yo me volví una vez más antes de salir y miré atrás, hacia el Maestro. Una sonrisa amable se grabó en su anciana y delicada cara. 'Adiós, hijo mío' -Dijo él, y entonces  movió su delicada mano en un gesto de paz y en ese punto supe que nuestra reunión se había terminado realmente.   

  

Rápidamente, dejamos la gran puerta de la cámara del Maestro atrás y, una vez más, entramos en el ascensor. La puerta se deslizó hacia abajo silenciosamente sellando el ascensor y ascendimos en él vertiginosamente. Uno de mis acompañantes me habló de nuevo: 'Debemos darnos prisa ahora, almirante, tal y como el Maestro desea, no queremos demorarle más en su plan de vuelo, usted debe volver ahora con éste mensaje a su raza.'   

  

Yo no dije nada. Todos estos acontecimientos estaban más allá de la fe o de la lógica, y una vez más mis pensamientos fueron interrumpidos cuando nos detuvimos. Entré en el cuarto y me uní de nuevo con mi radionavegante. Él tenía una expresión de ansiedad en su rostro, cuando me acerqué, le dije: 'todo está bien, Howie, todo está bien...' Los dos custodios nos hicieron señas para que nos dirigiésemos hacia el transporte que nos estaba esperando, lo abordamos, y pronto regresamos al avión. Los motores estaban silenciosos esperándonos y subimos al avión sin más preámbulo. El ambiente parecía cobrar ahora un cierto aire de urgencia. Después de que cerrásemos la puerta  y nos preparásemos en la cabina, el avión fue inmediatamente alzado por esa fuerza desconocida hasta que alcanzamos una altitud de 2700 pies. Los dos artefactos voladores continuaron junto a nosotros guiándonos algún tiempo en nuestro camino de retorno. Yo debo remarcar aquí, que el indicador de velocidad del aire no registró ninguna lectura, aunque nos movíamos a una gran velocidad.   

 

  

1415 horas - Un mensaje se oye en la radio: 'Nosotros estamos dejándolo, almirante, ahora pueden tomar el control de su avión. ¡Auf Wiedersehen!!! ' Y miramos por un momento, como el “flugelrad” desaparecía súbitamente en el cielo azul pálido.   

  

El avión de repente se agitó como si cogiera una turbulencia pronunciada y en un momento, nosotros recuperamos rápidamente el mando del aparato. No hablamos durante algún tiempo, cada uno tenía bastante en que pensar...   

  

EL REGISTRO DE VUELO CONTINÚA:   

  

1420 horas - Estábamos ahora de nuevo encima de las inmensas planicies de hielo y nieve, y aproximadamente a veintisiete minutos del campamento base. Conectamos la radio y llamamos a la base, ellos responden y les informamos de que todos los parámetros de vuelo son  normales... ¿normales?. El campamento base expresa alivio por el restablecido contacto.   

  

1500 horas - Aterrizamos sin dificultades en la pista de la base. Pero... yo tengo aún una misión que cumplir.....  

  

FIN DEL REGISTRO DE VUELO.   

  

11 de Marzo de 1947. He asistido hoy a una reunión con altas personalidades del Pentágono y he realizado una declaración completa de mi descubrimiento junto con el mensaje íntegro que he recibido del Maestro. Todo se ha grabado debidamente, el Presidente ha sido informado. 

Yo estoy ahora detenido durante varias horas (seis horas, treinta y nueve minutos, para ser exacto), y estoy siendo  interrogado “atentamente” por Fuerzas de Alta Seguridad del Estado y un equipo médico. ¡Fue realmente una dura experiencia!!! A continuación, soy puesto bajo el mando estricto de la seguridad nacional de los Estados Unidos de América. ¡Me PIDEN que yo PERMANEZCA CALLADO con respecto a TODO lo que he APRENDIDO, ¡EN EL NOMBRE DE LA HUMANIDAD!!! ¡Increíble! Me recuerdan que yo soy un militar y que debo obedecer órdenes.   

  

30/12/56: REGISTRO FINAL:   

  

Éstos últimos años que han pasado desde 1947 no han sido agradables... Y ahora realizo el registro final en este diario singular. ¡Ya está cerrando!. Debo declarar que he guardado este secreto de la manera más fielmente posible, tal y como he actuado oficialmente todos estos años. Lo cual, ha estado completamente en contra de mis principios y de mis valores del derecho moral. Ahora, me doy cuenta de cómo la larga noche se avecina y éste secreto no debe morir conmigo, pero la verdad perdurará, triunfará, y así será por siempre...   

  

Ésta puede ser la única esperanza para la humanidad. ¡Yo he visto la verdad y ella ha vivificado mi espíritu y me ha hecho libre! He cumplido con mi deber hacia el complejo militar industrial y monstruoso. Ahora, la larga noche comienza a acercarse, pero no habrá ningún final. Así como la larga noche del Ártico acaba, el brillante amanecer del sol de la autentica Verdad surgirá de nuevo... y aquellos que pertenecen a la oscuridad caerán en su propia luz... ¡PORQUE YO HE VISTO ESA TIERRA MÁS ALLÁ DEL POLO, ESE GRAN CENTRO DE LO DESCONOCIDO!!!  

  

Almirante Richard E. Byrd  

Armada de los Estados Unidos  

24 de diciembre de 1956  

 

 

Antonio siempre que terminaba de leer ese diario cabeceaba visiblemente en un signo de negación o desaprobación. Él creía realmente en la autenticidad del diario, pero entonces algo no cuadraba… ¿implicaba esto que la raza superior… es realmente la raza nazi de Hitler?. ¡No puede ser… es imposible! Algo andaba mal en todo esto… los seres terribles y depravados que describe el doctor Seidl en el libro de Michael Ende, no tienen nada que ver con los seres casi angelicales a los que Byrd  hace referencia. Pero también está todo el tema ese de los U-Boot alemanes… sin olvidar las declaraciones del almirante Dönitz sobre el paraíso terrenal secreto de Hitler… ¡No y mil veces No…! La lógica es lo último que le quedaba aún en este disparatado entramado de informaciones y no podía renunciar a ella ahora. Y esto no tenía ni “pizca” de sentido común… 

Si los nazis hubiesen tenido los “flugelrads” de los que habla Byrd, ahora en Londres se “plantarían patatas”, y no es así, Trafalgar Square aún existe para alivio de los ingleses… 

¡Por no hablar del hecho de que los tripulantes de las naves que relata Byrd hablaran alemán… el “Auf Wiedersehen” y todo eso… ¡

Aunque lo de la svástica en los platillos volantes es definitivamente muy fuerte… 

 

Súbitamente Antonio saltó de su sillón, se sirvió otra copa y se puso a pasear por su estudio como si fuese un león encerrado, con el rostro pálido, los pelos aplastados a un lado de la cabeza como consecuencia de las orejetas del sillón, y la barba pastosa... Farfullaba frases incoherentes, hasta que de repente se paró en seco, se golpeó la frente –afortunadamente no con la mano en la que tenía la copa- y exclamó:

 

¡Claro… la svástica! ¡Ésa es la clave! La svástica es el símbolo ambivalente por excelencia, ella significa tanto el signo positivo como el negativo… Ella simboliza el Sol, la fuente de vida, la elevación de los universos, pero también representa a la diosa Kali, la muerte y la destrucción, el trueno y la cólera de los dioses…

   

  

 

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.