Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

El Sello de Amath I
El Agua de Roth I El Agua de Roth II El Agua de Roth III La Sabiduría La Gran Sala I La Gran Sala II El Reino de Amenti I El Reino de Amenti II El Reino de Amenti III El Cisma de Irshou El Sello de Amath I El Sello de Amath II El León de Plata

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

Así la Fuerza Creadora moldea el plano físico como si de una melodía sublime se tratase. La clave o tono de esa melodía en este universo local, es el Fa de la escala diatónica, también llamado el Kung, el Gran Tono. 
Por eso, en la Materia, La música de las proporciones, de las formas, los colores y la música de los sonidos son inseparables y están íntimamente unidas, siendo unas consecuencias de las otras. Las leyes armónicas de las proporciones, de las longitudes de las cuerdas y las de las formas, es decir, de las vibraciones y de las leyes armónicas de la música, los sonidos y acordes forman un todo inseparable.

[Sebastián Salado; Las 3 Cabezas del Elefante]

  EL LEÓN DE PLATA

  

    EL SELLO DE AMATH (I)

 

 

6. EL SELLO DE AMATH 

( PARTE  I )

 

 

En este momento Atmah, sintió que estaba llegando al límite de su viaje y de sus fuerzas. Realizó un ejercicio mental dando ciertas órdenes a su Aj o subconsciente y se encontró fuera del libro del  Akasha, alejándose raudo del monumental archivo que continuaba girando con su rotación parsimoniosa e incansable. Vislumbró una luz lechosa y se lanzó a ella con un apremiante ímpetu, pues ciertos calambres y una cefalea persistente le indicaban que algo no funcionaba muy bien en su contraparte física. 

Atravesó el Sol Central como si de un destello luminoso se tratase,  y algo deslumbrado intentó orientarse con respecto a su punto de origen.

Allí abajo, a la derecha, vislumbró la Ciudad y, a la izquierda del perímetro exterior, la Gran Biblioteca del Ciclo de Ram que se extendía a través del subsuelo, oculta a la vista de los profanos. Miles de kilómetros de galerías subterráneas que como las circunvoluciones de un gigantesco cerebro planetario recorrían  todo el subsuelo de la Paradesa, en la cual, durante los más de 559 siglos del Ciclo de Ram,  los iniciados de todos los niveles habían descendido para consultar o escribir en piedra toda la memoria histórica del planeta y sus humanidades, así como las artes y las ciencias antiguas del ciclo que expiraba. Para ello se había utilizado el Lenguaje Universal Hierográfico que ellos denominaban Vattan y los Hermanos del Cosmos Irdin

Él era plenamente consciente de ser uno de los últimos, o tal vez el último ser que escribiría su historia en ella: La Gran Biblioteca, como ocurriera en otras bibliotecas de ciclos anteriores, ella quedaría clausurada finalmente y sólo se admitirían el acceso para consultas e investigaciones a los historiadores e iniciados de épocas venideras. 

Allá, a lo lejos, en los antípodas del planeta, justo en el área formada por las tres ciudades del Triángulo de Luz, recaía ahora la responsabilidad y el honor de iniciar el nuevo Satya-yuga, la Nueva Era Dorada.

 

Atmah localizó el punto exacto donde su contraparte física descansaba y atravesando la fría roca llegó hasta su cuerpo exhausto, el cual presentaba evidentes síntomas de deshidratación. No podía calcular cuanto tiempo había pasado desde que se iniciara su viaje astral, pero era palpable la urgencia de la reanimación de las funciones corporales.

Trató de entrar rápidamente y al no conseguir una adecuada sincronización salió inmediatamente despedido hacia arriba con el consiguiente espasmo de su cuerpo físico. 

¡Lo que faltaba, tendré un monumental dolor de cabeza al despertar! -Se lamentó un tanto impaciente.

Intentó serenarse y ser consciente de los pasos a seguir; al momento, su mente se iluminó con el sabio proverbio popular: 

<< Cuándo no sepas como entrar, entra siempre con los pies…>>

 

¡Dicho y hecho…! Se acostó encima de su cuerpo físico en la misma postura que éste mantenía tocando primero con los pies levemente y, a continuación, con el resto del cuerpo astral fue descansando lentamente sobre su organismo yaciente.

Cuando despertó se sintió tan mal que creyó desmayarse y ser expulsado de nuevo de su extenuado cuerpo. Pero la urgencia de ingerir líquidos y algo de alimento le encendió algunas luces rojas en el interior de su mente. Al momento, descubrió a su lado un bol de su acostumbrada colación altamente energética y un tazón de Té de hierbas caliente, que, misteriosamente le estaban esperando encima de la mesa. -¡Desde luego, esta Ley de la Necesidad funciona de maravilla! ¡Y más aún cuando alguien conocido vela por ello…! –pensó alegremente para sí.

Bebió y comió todo lo que pudo en su perentorio estado, mientras que en su interior, daba las gracias mentalmente a su maestro Djul Nor y a todos los que le habían alentado y guiado en su vida, a su Ser Interior y por supuesto al Único a través de la inconmensurable variedad de sus formas.  

 

Una semana le costó restablecerse de su lamentable estado, durmiendo la mayor parte del tiempo y “abarrotándose” de todo lo que era capaz de ingerir, que resulto ser bastante más de lo que él habría imaginado…

Estaba feliz, con una alegría infantil que lo llenaba todo y que superaba con creces todos los sufrimientos y penalidades pasadas durante estos dos últimos y largos años. Sin embargo, aún tendría que darse prisa pues más de los dos tercios del tiempo disponible para la culminación de su tarea se habían cumplido ya. 

 Sólo quedaban unos escasos ocho meses para que expirase el tiempo de tres años adjudicado a su tarea y... ¡Aún tenía que escribir en las frías paredes de roca los hierogramas que narrarían la experiencia vivida!

 

Aunque realmente, él no había estado ocioso esa semana, al día siguiente a su retorno astral reparó en una caja de madera recubierta de una fina lámina de  plata que se hallaba en un extremo del corredor,  Atmah sintió un impulso acuciante de ir hacia ella pues intuía demasiado bien lo que esa caja contenía…

Con sumo cuidado, abrió el contenedor y descubrió tres piezas de metal brillante separadas entre sí, que se mantenían encajadas perfectamente en unas cunas, también de madera, que se hallaban forradas con primoroso cuidado de una tela negra antiestática.

Lo que tenía ante sí era un instrumento mágico de alto grado, una Pschent o corona doble. Tradicionalmente, la Pschent estaba compuesta por una corona blanca o mitra alargada con forma de bulbo y una corona baja de color rojo, cuya parte posterior se eleva verticalmente más que la anterior encajándose a la altura de la sien sobre la blanca. La tercera pieza que constituye el conjunto de la Pschent es el Ureo, la cobra enhiesta que es acoplada sobre la roja a la altura de la frente.

 

Atmah había usado anteriormente algún tipo de Pschent, pero muy inferior en méritos y poder a la que se encontraba ahora delante de él, pues como Dwija había sido entrenado en el uso y en la fabricación de dichos instrumentos mágicos tal y como se exige en la Alta Escuela de las Artes.

Relajando su mente recordó su primera experiencia con la Pschent durante su primer ciclo como Dwija. Por aquél entonces había participado en la construcción de un anexo en el edificio central del Sagrado Colegio de Las Razas y se le encargó el noble trabajo de “Mueve Piedras”, como a él le gustaba llamarlo, si bien, según sus maestros su nombre ortodoxo era el de “Iniciado en Control Levitacional” -que aunque suene mejor, viene a ser la misma cosa.

 

Lo único que recordaba de interés en aquella época era a los compañeros que al ser todos muy jóvenes y tener aún un cierto espíritu de competición con mezcla de juego infantil, creaban entre sí un ambiente “dibertido” que daba como resultado una cierta pugna por el “control de la piedra”, cosa que invariablemente exasperaba a sus maestros.

El asunto era bien sencillo, se utilizaba una Pschent de poder con poca o ninguna calibración, se repetía un Mantra específico y… ¡Piedra arriba!. Lo único realmente complicado era mantenerla entonces arriba sin que girase peligrosamente o se escorase en un balanceo, cuando menos, inquietante… 

Para resolver estos “triviales” problemas, los maestros –en el límite de su paciencia- idearon una solución bien sencilla:  se mantiene a tres “Mueve Piedras” empujando la misma piedra desde tres ángulos distintos y… ¡Listo!.

 

Y de esta forma singular, milagrosamente la piedra se mantiene suspendida sin balancearse, a no ser que alguien empuje más de la cuenta... ¡ Y ahí es donde comienza la diversión…!

¡Afortunadamente nunca se nos llegó a caer ninguna piedra…! –se dijo a sí mismo el ahora “serio” y comedido asceta-, por que no me hubiera gustado seguir aún hoy, empujando todavía piedras por ahí... O peor aún, quedar aplastado por una enorme laja de cantera o un obelisco y formar parte para siempre de la pintura ornamental de los mismos…

Atmah se reía abiertamente ahora de sus propias ocurrencias, describiendo su “instructiva” experiencia como “Iniciado en Control Levitacional”... Al menos, Lhamany no  había perdido el tiempo desarrollando en él el sentido del humor. Virtud que ahora, el extenuado iniciado, apreciaba en toda su magnitud como un método de cura insustituible.

 

Pero si la experiencia de usar una Pschent menor como instrumento grosero y sin modular era algo atorrante y aburrido –exceptuando ciertos escarceos juveniles-, la de la fabricación de una Pschent no tiene comparación con ninguna actividad creativa que él hubiera realizado anteriormente. 

Este ejercicio de creación era un compendio de rito, alquimia, musicalidad y armonía que aún hoy le era difícil de describir y definir.

La Alta Escuela de las Artes poseía un sinfín de laboratorios para la creación de utensilios armónicos e instrumentos mágicos de todas las formas, tamaños y utilidades imaginables. Éstos laboratorios son edificios especiales, con un armazón musical o figura de las proporciones que sigue estrictamente la Ley Geométrica Mayor, la cual, está basada en la Ley de la Simetría Cósmica. Por lo que la mayoría de estos edificios eran figuras geométricas puras como esferas, conos, tetraedros, pirámides de base cuadrangular, exaedros, octaedros, dodecaedros e incluso  icosaedros, dependiendo de las funciones y del tipo de  utensilio o instrumento a fabricar.

 

La esfera es el tipo de forma ideal para los observatorios astrológicos. No permaneciendo estos edificios anclados al suelo como los demás, sino en sustentación hidráulica, mediante una cuna de piedra y un fluido, generalmente agua, que lo mantiene en flotación controlada mediante una regulación exacta de la presión del líquido sustentador. Los iniciados del Sagrado Colegio Astrológico penetran en su interior por medios astrales, observando el impacto de las partículas subatómicas de alta energía y carga neutra que procediendo del exterior del planeta atraviesan el mismo desde todas direcciones, dejando su impronta cósmica en la superficie interior de la esfera hueca.

Hay otro tipo de observatorio astrológico basado en un cono que se enfoca directamente al Sol Central Interior y mide las perturbaciones magnéticas que el Sol Sistémico Exterior y los demás planetas y estrellas crean en su superficie. 

 Pero la Astrología es una ciencia extremadamente complicada, porque el cálculo de las Casas Astrológicas, Domicilios, Exaltaciones, Exilios y Caídas en el interior del planeta es de una complejidad enorme, al tener como referencia los dos soles en conjunción. 

¡Tal vez ésta sea esa la causa de que yo siga “picando piedras” aún, cuando mis antiguos compañeros tripulan ya naves intra sistémicas en unión con los Hermanos del Cosmos…! –Se reprochó a sí mismo en un amargo e irónico comentario.

 

Aunque, algo le recordó en su interior, que él era el heredero de una sagrada tradición milenaria  y que la tarea encomendada a cada uno no es mejor ni peor que la de otros, sino la adecuada en cada caso, según los designios del Único.

Atmah se concentró entonces en el recuerdo de los conocimientos adquiridos acerca de la Pschent, los cuales le serían de vital ayuda para su correcto manejo.

 

El laboratorio donde había dedicado algunos años en la confección de utensilios armónicos e instrumentos mágicos era un hexaedro (cubo perfecto), que aunque de piedra pulida, podría pasar por metal bruñido pues tal era su cristalina superficie. Su estructura estaba formada por una única y gigantesca mole de piedra vaciada interiormente hacía miles de años. Su armazón musical o figura de las proporciones poseía una corona musical cosmológica constante, es decir, la unidad de medida en el eje longitudinal era la cuerda de Sol dividida en 144.000 partes, la unidad del eje transversal era la cuerda de La dividida en 129.600 y la unidad del eje vertical era la cuerda de Re en 96.000 partes. Con lo que la unidad cosmológica era la misma en todos los ejes, las cuerdas permanecían en reposo, lo que implicaba que esos ejes se situaban en líneas rectas y ángulos de 90 grados.

Aunque podría parecer a simple vista un Edificio Armónico Simple, en realidad era un edificio Mágico de Primer Grado, es decir, de estructura física y geométrica estable pero divergente al estar la corona musical exterior definida según los VII Modos Luminosos en Sistema Diatónico Becuadro y  la corona musical interior definida según los VII Modos Lunares en Sistema Diatónico Bemol.

Este tipo de edificio es el preferido para construir instrumentos Mágicos de Segundo Grado como máximo o hasta un grado de libertad, es decir, que pueden poseer estructura física estable y ser la estructura geométrica inestable, como es el caso de la Pschent que se mantiene estable (sin fluctuar en el espacio dimensional) pero modifica sus dimensiones y forma opcionalmente. O incluso de estructura física inestable y geometría estable, como el caso de otros objetos que fluctúan entre varias dimensiones espacio-temporales o planos temporales, aunque sin cambiar de forma y dimensiones.

El tercer nivel de instrumentos Mágicos, los de estructura física inestable y geometría también inestable, implican para su construcción el tener un edificio Mágico de Segundo Grado donde fabricarlo. Pero tanto éstos objetos como los propios edificios no son muy equilibrados en sí y, por tanto, suelen construirse ex profeso para objetivos concretos, al ser los edificios mágicos de segundo grado difíciles de mantener y controlar.

El habitáculo interior del edificio en el que Atmah había trabajado durante varios años, constaba de cuatro grandes mesas de piedra situadas cerca de las esquinas y una posición central reservada para el Arka-Maetra, la Medida del Sello Divino. Se accedía al interior del edificio a través de un pasillo disonante entre las dos puertas situadas en sus extremos; la disonancia se creaba al estar una puerta en Diatónico Becuadro y la otra en Diatónico Bemol, lo que implicaba que no se podían abrir ambas al mismo tiempo.

 

Las paredes interiores del edificio y también el techo, estaban recubiertas por los Hierogramas Sagrados en la parte superior y los Hierogramas Mágicos en la inferior.

Atmah aún recuerda nítidamente estos hierogramas y la estructura de la sala en la que había pasado tanto tiempo trabajando en la construcción de instrumentos mágicos junto con los otros iniciados y los Gûrûs que lo instruían en estas tareas... 

En el techo, se encontraba el Hierograma Sagrado que representaba el Sello del Dios Viviente o AMaTh. En el frontal, el Hierograma de MIHAel, el Hijo Creador, la Función Central de las Potencias del Verbo.  Más abajo los ALHIM, las Potencias del Verbo que controlan el A-ReTs, la Astralidad Gravitante y su evolución, ésta atracción gravitatoria universal  procede del ROuaH-ALHIM, como motor principal que comprenden el ROuaH, los ciclos de la eternidad y el NaHaSH, el tiempo en espiras.

En la pared de su derecha se encuentra el IShOua-Ra, Reino Celeste de la Potencia Crística, que a su vez es el SheMa de los SheMa-IM en la SheMaM o subida del MeShIaH sobre el trono y bajo la corona de gloria.

En la pared de su izquierda se encuentra BWâL, El Sol que es el RASh (marido) de la Luna o AïShaH, así el MeShIaH es el RASh del Ha-Kahalah, el estado social, y a su vez el MOShIWo, el liberador del yugo de la materia, que se situará por encima del HaGO o estado administrativo.

En la pared de enfrente se encuentra el IHOH, Yo-la-Vida, Yo-Soy es el CaVi, el Creador por su Verbo, el Dios Poeta, el inspirador celeste o MAeTATRON, el ISHO, Cielo Divino, y el MATA-TRON o Matesis de Salvación, en el HâOuR, o tiempo celeste sin límites.

 

Por debajo del friso sagrado, se encuentran los Hierogramas Mágicos, que describen los procesos de génesis alquímica…

<< El NaHaSH o criatura espiritual que lleva a cabo su rol y desarrolla su función de hacer pasar el alma a su forma, del plano invisible a la encarnación visible. Así la letra “N” de  IONaH y de NaHaSH,  es la focal, la que homologa al centro, es decir, la sustancia luminosa universalmente distribuida… Este hogar, es el Sol en los SheMa-IM, en los centros fluídricos ondulatorios, antes de serlo en la astralidad gravitante... >>

 

Y así, cientos de  Hierogramas Mágicos transcribían los conocimientos sagrados de la transmutación alquímica y espiritual…

Sin embargo, todo aquello, aunque desentrañaba la unión con lo Sagrado, no era más que una oda a la espiritualidad en la materia. 

Así como en el mundo material hay colores invisibles y sonidos inaudibles, las enseñanzas esotéricas muestran que en el mundo espiritual, donde se fragua el mundo fenoménico, existen colores audibles y sonidos visibles los cuales definen y moldean a las formas físicas. 

Así la Fuerza Creadora moldea el plano físico como si de una melodía sublime se tratase. 

La clave o tono de esa melodía en este universo local, es el Fa de la escala diatónica, también llamado el Kung, el Gran Tono. 

Por eso, en la Materia, La música de las proporciones, de las formas, los colores y la música de los sonidos son inseparables y están íntimamente unidas, siendo unas consecuencias de las otras. Las leyes armónicas de las proporciones, de las longitudes de las cuerdas y las de las formas, es decir, de las vibraciones y de las leyes armónicas de la música, los sonidos y acordes forman un todo inseparable.

 

   

  

 

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.