Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

Las Salas III
La Sombra I La Sombra II El Corazón de Iaô La Huella I La Huella II La Rebelión Los Hijos I Los Hijos II Los Hijos III Los Hijos IV La Fuerza de Adonai La Luz I La Luz II La Luz III Las Salas I Las Salas II Las Salas III Las Salas IV Las Salas V La Cruz de Hielo

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

La Nave Alfa es una gran base móvil, una inmensa ciudad en cuyo seno grupos de consciencias estelares trabajan definiendo los procesos de cura, harmonización y transformación de las especies terrestres, preparándolas, según los arquetipos lumínicos procedentes del gobierno central, para el cambio evolutivo que este planeta deberá asumir en breve.

[Sebastián Salado; Las 3 Cabezas del Elefante]

  LA CRUZ DE HIELO

  

     LAS SALAS DE Târâ (III)

 

 

8. LAS SALAS DE Târâ 

( PARTE  III )

 

 

Arânah, esbozó una divertida sonrisa…

 

-         Sí, a mí también me agradaría saberlo, pero me temo que para conocerlo deberíamos regresar a mi pasado; precisamente, para rescatar esa parte del rumbo secuencial de los acontecimientos, que ahora hemos perdido… temporalmente, claro está. Cuando se avanza demasiado por el “futuro” relativo, se pierden ciertos “detalles” del pasado que también tienen su importancia “relativa” en el “presente”.

 

A Atmah, aquello le sonó sospechosamente familiar, y muy relacionado con aquellas disertaciones de su antiguo maestro Djul Nor, cuando éste le aleccionaba acerca del relativo discurrir del tiempo y el desplazamiento de los seres y sus consciencias en su alrededor. ¡Claro que él conocía el desplazamiento astral a través del tiempo…! Pero aquello es distinto. En sus viajes astrales, él solo era un espectador  pasivo de los acontecimientos que se desarrollaban en el Akasha. Así, en ese tipo de desplazamientos no se participaba activamente en los acontecimientos reales, ni se podían cometer actos transcendentes en el Espíritu del Devenir.

Sin embargo, su nuevo guía se encontraba ahora realmente delante de él, habiendo venido, según informaba, de otro núcleo temporal no secuencial con el presente. Atmah sabía que su guía, como gran iniciado del Espíritu del Devenir, podía ser consciente en una dimensión atemporal desde la que se proyectaba según las necesidades de su tarea sobre los  núcleos temporales en constante transformación…

Y sin mayor dilación  Arânah, realizó una pregunta inusitada a Atmah:

-         Atmah. ¿Deseas acompañarme en el viaje atemporal a través del Espíritu del Devenir?

 

Aquella pregunta dejó abrumado a Atmah, un ser de tercer nivel, como era él… ¡No tiene potestad para viajar a través del Espíritu del Devenir! Y su nuevo guía más que nadie debería saberlo. 

Casi adivinando los pensamientos de Atmah, Arânah se proyectó sin mayor ceremonia sobre la mente de Atmah, creando una situación de pánico y alarma como jamás hubiera vivido el asombrado ayudante intraterreno.

El  Matih-Apaneya, es un protocolo muy estricto que implica que bajo ningún concepto un ser puede entrar en el núcleo mental-espiritual de otro ser sin su autorización.

Atmah, sintió en un primer momento la invasión poderosa de su cuerpo de luz por parte de la consciencia de su nuevo guía, y Hermano Mayor Galáctico. Y recordó estupefacto aquellas historias de los Ángeles Caídos e incluso, al causante de la gran sombra: Ildabaoth… Recuperando el control rápidamente, intentó recordar los Mantras de protección mental  que aprendiera tiempo atrás; pero algo le decía que aquella intrusión era algo natural y hasta familiar…

-         Atmah… ¡No temas! Tú y yo somos en realidad el mismo Ser, nuestras Mónadas  son hermanas, y nuestro Padre, el núcleo cósmico, es el mismo Regente Avatar

    

Atmah, advirtió como la figura de Arânah se diluía ante él, y en su lugar una llama de fuego cósmico se elevó con un rugido y un viento ensordecedor. El núcleo Monádico, cubrió toda la estancia dejando a Atmah en su centro.

-         ¡No temas, Yo habito en ti por la gracia del Padre Creador…! Procedo de Él y soy Él. Soy tu Mónada, y te conduciré por los caminos reservados a los incansables navegantes que siguen impasibles a la estrella rutilante que los conduce al Origen de su Esencia.

 

Atmah, se encontró en ese mismo instante en un plano oscuro y sin límites observables, una inmensa extensión del vacío absoluto sin tiempo ni espacio. A su alrededor, Siete gigantescas lenguas de fuego le rodeaban en un silencioso llamear. El suelo negro azabache reflejaba el poderoso flamear de las llamas, pero en lugar de Siete, solo reflejaba Cinco magníficas columnas de fuego invertidas que formaban un pentágono regular, mientras que las Siete originales lenguas de fuego formaban un eptágono perfecto, en el centro del cual se encontraba él.

Las Siete columnas de fuego comenzaron a girar en su derredor, y al tiempo que lo hacían, cada una de ellas entonó una nota musical que oscilaba en una variedad de armónicos monocordes basados en armaduras cromáticas de una sola nota, que representaban a cada una de las Siete lenguas de fuego; los intervalos se invertían del unísono a la octava, de la segunda a la séptima, de la tercera a la sexta y de la cuarta a la quinta, siendo esos intervalos justos y consonantes. Sus colores variaban cromáticamente siguiendo la armadura tónica de la clave musical, y se mezclaban formando signos y figuras que se presentaban ante Atmah, en todo su fulgor.

La sucesión de formas y figuras variaban según la diferente modulación de los colores y las notas musicales, creando éstas, imágenes de las vidas pasadas y futuras de Atmah, que éste, a duras penas reconocía entre los hierogramas, números y signos que formaban el entramado de las propias imágenes. 

En un momento determinado -que Atmah no sabría precisar en la secuencia de eventos-, una de aquellas llamas vivientes se detuvo ante él y le habló con una voz de trueno que parecía absorber el sonido armónico de las otras llamas:

-         Yo Soy el Primer Poder del Regente. La Infinitud de su obra, de su sonrisa y de su misericordia. Así como es infinita la sombra de su luz, la infinitud de su misericordia permite al absoluto habitar en lo limitado de la materia.

 

La segunda llama se paró delante de él y clamó en su magnificencia:

-         Yo Soy el Segundo Poder. La Perfección de su obra; la perfección que existe en todo lo creado y lo increado, la inmutable mano del destino que guía a los universos a través del devenir.

 

 Y en una sucesión de eventos perfectamente sincronizada, el Tercer Poder se manifestó en su inmovilidad:

-         Yo Soy el Tercer Poder del Regente. Su Justicia, la misma que siguiendo la Ley de la Retribuciones asigna a cada ser la recompensa según sus actos.

 

La cuarta llama habló:

-         Yo Soy el Cuarto Poder del Regente. Su Misericordia, la que reconoce los defectos y debilidades de sus criaturas y les alienta en su camino ascensional proporcionándoles el consuelo y el aliento requeridos en cada caso.

 

Y a continuación habló la quinta:

-         Yo Soy el Quinto Poder del Regente. Su Amor, aquel que rebasa todos los muros y todas las puertas, para hacer libres a sus criaturas de las cadenas de la materia.

 

Cuando le llegó el turno a la sexta llama, ésta se detuvo delante de él y comenzó su plática soberana:

-         Yo Soy el Sexto Poder del Regente. Su Bondad, la bondad que palpita en cada uno de sus actos y proporciona la Fe a todos los seres evolucionarios para que traspasen el muro de ilusión que la materia teje a su alrededor.

 

 Por último se detuvo la séptima llama y su voz de trueno se hizo escuchar:

-         Yo Soy el Séptimo Poder del Regente. Su Belleza, la belleza que rige el fin de todos sus actos y la simetría en todas sus acciones, la que equilibra los mundos y justifica su obra.

 

En el momento en que todas las columnas de fuego se hubieron detenido, las figuras llameantes se unieron a la última que había hablado, en un movimiento lento y armonioso, cuando la última figura se hubo fundido en la llama común, todo se detuvo de repente; la música paró, la danza de colores se deshizo, y hasta el mismo fuego de las llamas desapareció.

Se encontró ahora delante de una figura que le costó reconocer como la de Arânah, pues ésta de hallaba duramente transformada, su rostro estaba formado por tres caras iguales, una frontal y dos laterales que reflejaban tres rostros exactamente idénticos, el rostro central lo miraba transluciendo una paz y una armonía especiales, como si el conocimiento de la unidad íntima con aquel ser fundiese sus almas en un estado que transcendiera toda individualidad.

La figura tricéfala en la que se había convertido ahora Arânah, se dispuso a hablar, pero justo cuando abrió su boca, las tres figuras de sus tres rostros comenzaron a cambiar rápidamente de forma, representando a todas las humanidades de la galaxia en las que habían encarnado las distintas prolongaciones del Regente Avatar. Las palabras que pronunciaba eran vertiginosas y carecían de sentido para Atmah que en su estupor observaba el vertiginoso discurrir de las múltiples y diferentes caras que componían momentáneamente cualquier rostro de la figura tricéfala.

En un punto de la transformación mutante, los tres rostros que formaban ahora la cabeza de  Arânah, se consolidaron en tres caras que permanecieron inmutables, la central era el conocido rostro de Arânah, su actual guía, la de la izquierda era un rostro difuso, aún por definir, y el de la derecha... ¡Era su propio rostro!!!

Creyó desvanecerse con la impresión, como si un vértigo lo arrastrase al ver su rostro en la cabeza de Arânah, pero se repuso al instante, aunque sólo para comprobar que la perspectiva había cambiado de repente, y delante de él ahora ya no se encontraba su nuevo guía, sino un vacío sin límites, intentó moverse, pero su cuerpo sutil no reaccionó, y casi sin proponérselo asumió su nueva realidad actual... Él se encontraba fundido en el cuerpo sutil de Arânah, su consciencia  vivía ahora en el segundo rostro, y algo le decía que por algún tiempo esto seguiría siendo así.

La voz mental de Arânah, sonó dentro de su cabeza:

-         Atmah,  me temo que ahora no tienes otra elección más que acompañarme en el viaje atemporal a través del Espíritu del Devenir. 

 

Su voz sonaba divertida y su talante alegre, pero a Atmah todo aquello no le comenzaba a hacer ninguna gracia, el hecho de no poder ver a alguien con el que hablas, unido a no poder controlar el cuerpo astral en el que habitas era una experiencia nueva para él y no muy agradable... 

Al instante Atmah notó una aceleración y una sensación borrosa en su mente, la cual le indicó que se había vuelto a iniciar el cambio adimensional que le transportaría hacia algún remoto lugar. Ante él, aparecía ahora su querido planeta, la Tierra, en medio de un espacio galáctico plagado de otros planetas, estrellas y magníficas nebulosas que como las flores de un hermosísimo jardín ensalzaban la perspectiva que se fundía, como un cuadro de fondo, sobre el entorno donde descansaba el maravilloso planeta laboratorio que se extendía debajo de ellos.

Miró hacia delante, al misterioso punto donde se dirigían; ante ellos, una enorme formación circular de energía radiante, les esperaba,  y parecía hacerles señas pulsando una pequeña luz en uno de sus extremos, con la que, la Nave Comandante del Hemisferio Norte terrestre les daba la bienvenida.

Atmah la reconoció al instante aunque nunca había estado en ella; era la Nave Alfa.

La Nave Alfa es una gran base móvil, una inmensa ciudad en cuyo seno grupos de consciencias estelares trabajan definiendo los procesos de cura, harmonización y transformación de las especies terrestres, preparándolas, según los arquetipos lumínicos procedentes del gobierno central, para el cambio evolutivo que este planeta deberá asumir en breve.

Él conocía que en esa nave, se desarrollaba el control de la transmutación de energías cósmicas, el cambio genético y la modificación del sistema energético de los seres humanos, así como el de los demás reinos de la naturaleza que acompañarán al planeta en su transformación.

Su comandante en jefe: Ashtar Sheran, es una alta jerarquía cósmica de un gran ámbito de influencia, pues mantiene contacto con varias energías extra-galácticas que unifican los procesos de cambio entre galaxias lejanas. Ashtar Sheran promueve así transformaciones potentes entre todas las jerarquías y especialmente entre los seres humanos, en los cuales ejerce su influencia.

Al entrar en el aura de la Nave Alfa, Atmah sintió una energía vivificante y muy poderosa que les daba la bienvenida. En el interior, la multitudinaria actividad producida por la presencia de grandes seres encargados de actividades evolutivas de gran trascendencia para el planeta, se unía a la solemnidad y el sosiego que presidía todos y cada uno de los actos, que invitaban al recogimiento y entrega a la realidad interior.

Atmah se dio cuenta de que su ingreso en la nave coincidía justamente con una asamblea de seres, de alto nivel evolutivo, y todos ellos eran conducidos, de una manera intuitiva, a una gran sala de extraña apariencia que ocupaba el corazón de la nave.

La grandiosa sala perfectamente esférica,  parecía sin más, una sala inmensa de paredes nacaradas que reverberaban con miles de reflejos irisados contrastando con el blanco brillante de su superficie. Los seres que entraban en dicha sala volaban en su interior formando círculos en todas las direcciones de la gigantesca esfera. Cada uno de los seres que formaban la inmensa multitud en el interior de la sala esférica, dejaba tras de sí, en su vuelo circular, una estela de luz blanca purísima que parecía adherirse a las paredes de la esfera y ser la causante del nacarado acabado interior de la misma.

En un momento determinado, difícil de precisar, las paredes de la esfera desaparecieron, y en su lugar el imponente paisaje estelar del exterior de la nave apareció ante ellos con toda su magnificencia.

 

Él era consciente de que esa nueva imagen ya existía ahí desde el primer momento de su ingreso en la gran sala; sólo era cuestión de tiempo adaptarse a la sublime frecuencia de vibración en la que la nueva reflexión de las esféricas paredes polarizaba la luz para mostrar el inmenso cosmos al descubierto. 

La Tierra de perfilaba ahora con una multitud de detalles nunca antes observados por Atmah en su conjunto. Se podían observar las dos realidades terrestres, el mundo de superficie y el mundo intraterreno en superposición. La corteza terrestre aparecía extrañamente transparente dejando ver a su través, las ciudades y núcleos etéricos intraterrenos como puntos de luz rutilantes. El magma central que separa a los dos mundos fluía por su interior como si la sangre de un ser vivo se tratara alimentando todos sus órganos en su eterno devenir. Los vórtices principales de la red magnética planetaria y las partículas energéticas salían como inmensos surtidores de unos centros, hacia el cinturón de radiación planetario, retornando a los vórtices situados en el otro hemisferio en un intercambio energético constante y vital para el planeta, pues ese mecanismo sutil constituía su red etérica, la savia de vida planetaria.

Miles de detalles más eran ahora directamente perceptibles por Atmah; quién  girando la cabeza, reparó ahora en cómo la pálida Luna descubría los secretos que guarda en su interior; naves galácticas y sistémicas entraban y salían  de las ciudades de su interior en el cumplimiento de sus diversas misiones. Los demás planetas del sistema solar eran también observables a su trasluz adivinándose las distintas obras de sus civilizaciones sutiles y la estructura etérica que las representaba como esferas de cristal de múltiples reflejos internos.

Al girar su vista hacia el Sol,  sus tres núcleos quedaron   perfectamente visibles: El sol físico, el anímico y el espiritual se diferenciaban claramente, así como sus tres niveles de radiación, la cual, como una bendición constante bañaba a todos los planetas de su sistema y se extendía hacia el exterior de éste para iluminar las tinieblas del frío espacio intergaláctico, el Khum, el Agua del Espacio,  por donde únicamente navega Anu.

La inmensa y bellísima escena, impresionó a Atmah vivamente. Durante su servicio en la órbita planetaria en una de las dos gigantescas naves de acoplamiento jupiterinas, no había observado un cosmos tan vital y armónico como el que ahora observaba desde la Nave Alfa.

Ahora él observaba con una perspectiva nueva la gran obra creativa del Ser Supremo y su infinita grandeza. 

De repente, algo llamó extrañamente la atención de Atmah; sobre la superficie de su querido mundo, aquí y allá, unas sombras astrales se materializaban sobre el planeta, cubriendo su aura con ignominiosas manchas que, como costras en el velo sutil del planeta, envenenaban el entorno psíquico y etérico de la Tierra. En el plano físico inmensas llagas mostraban las mortecinas luces de las ciudades terrestres, que cubrían la mayor parte de su superficie, semejantes a úlceras sangrantes que un inmenso animal moribundo exteriorizase tristemente sobre su piel enferma. Esa era la apariencia exterior que mostraban los países eufemísticamente llamados “desarrollados”. En cuanto a los “no desarrollados”, esas mismas heridas sangrantes no significaban la polución y el derroche de energía de sus desorganizadas ciudades, sino la destrucción y devastación protagonizada por los gigantescos incendios que agotaban y marchitaban a la exigua Naturaleza, que a duras penas se arrastraba aún por la corteza terrestre en sus últimos estertores.

   

  

 

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.