Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

El Reino de Amenti II
El Agua de Roth I El Agua de Roth II El Agua de Roth III La Sabiduría La Gran Sala I La Gran Sala II El Reino de Amenti I El Reino de Amenti II El Reino de Amenti III El Cisma de Irshou El Sello de Amath I El Sello de Amath II El León de Plata

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

Cuando por fin llegan al borde mismo del mar de magma, el Maharshi, el Príncipe Iniciático, levanta sus manos y comienza a hablar por signos en el leguaje de los hierogramas demiúrgicos. A partir de ese momento, los Pundits saben que no se puede hablar, comer, beber ni tocar ningún objeto en el reino de Amenti. 
El grupo encabezado por el Maharshi atraviesa el mar de fuego levitando, sólo de cuando en cuando, unos ligeros pasos son impresos en la ardiente superficie y únicamente en aquellos puntos seleccionados por el gran maestro. A continuación, los avezados Pundits marcarán levemente sus huellas sobre el magma en esos mismos puntos, siguiendo escrupulosamente las huellas de su guía.

[Sebastián Salado; Las 3 Cabezas del Elefante]

  EL LEÓN DE PLATA

  

    EL REINO DE AMENTI (II)

 

 

4. EL REINO DE AMENTI 

( PARTE  II )

 

 

Un yoghi deberá responder a las cualidades de las tres resplandecientes artes:

<< ¿Quién podrá medir la extensión de sus cualidades? Pues el campo del yoghi es el Espacio.

¿Quién podrá enumerar sus victorias cuando los Fuegos resplandecen en él?.

¿Quién podrá mencionar a los que han sido salvados por él, si él mismo los guía sin haber averiguado siquiera sus nombres?. >>

 

Cuando por fin llegan al borde mismo del mar de magma, el Maharshi, el Príncipe Iniciático, levanta sus manos y comienza a hablar por signos en el leguaje de los hierogramas demiúrgicos. A partir de ese momento, los Pundits saben que no se puede hablar, comer, beber ni tocar ningún objeto en el reino de Amenti.   

El grupo encabezado por el Maharshi atraviesa el mar de fuego levitando, sólo de cuando en cuando, unos ligeros pasos son impresos en la ardiente superficie y únicamente en aquellos puntos seleccionados por el gran maestro. A continuación, los avezados Pundits marcarán levemente sus huellas sobre el magma en esos mismos puntos, siguiendo escrupulosamente las huellas de su guía.

Todos ellos practican en ese momento, la lección esotérica largamente aprendida: 

<< Aunque la manifestación del fuego es destructiva para el cuerpo, el elemento fuego, es perfectamente compatible con el cuerpo astral. >>

 

La acción de los Devoradores de los fuegos puede ser controlada mediante la mente, evitando así cualquier daño en el cuerpo físico. Así, las partículas conscientes llamadas Devoradores, las cuales son solo las vidas ígneas que habitan los Átomos de Fuego y, por consiguiente en el magma, son repelidas por el cuerpo astral, siendo así el cuerpo físico protegido por la envoltura exterior de ese mismo cuerpo astral.

 

Cuando se acercan a la Metrópolis ciclópea, el Príncipe de los Magos ordena a los jefes del pueblo infernal obedecer, esgrimiendo para ello ante los enfurecidos hijos de Plutón, los  mismos sagrados signos demiúrgicos que el supremo Gûrû de la comitiva utilizará como estandarte durante todo el trayecto.

Ante la escrutadora mirada del reducido grupo de iniciados, los más extraños órdenes de arquitectura se desarrollan hasta el infinito. Todos los metales y minerales aparecen mezclados en una alquimia primitiva y grosera que configuran unas estructuras exacerbadamente irregulares e irrepetibles.

Aquí y allá, furiosos de ser interrumpidos por los magos, un pueblo con forma groseramente humana, pero de cuerpo ígneo, se retira reticente ante los iniciados que se acercan. Algunos, nerviosos, agitan sus alas y se dispersan en todos los sentidos, para ocultarse tras las murallas plutónicas de su ciudad hasta que la comitiva haya pasado.

 

Los seres del Amenti doblan en estatura al pueblo secular, pero su cuerpo no esta hecho de carne y sangre sino de magma fluídrico y vivo en su interior y algo parecido a ceniza volcánica en su exterior.  Su fiero rostro, semejante al de un toro, muestra el fuego vivo que bulle en sus fauces y en sus hirvientes ojos. Sus alas, recuerdos de los seres que constituyeron la Segunda Raza Raíz del planeta, aún son útiles hoy en día, pese a la terrible densificación de sus cuerpos minerales porque la inestabilidad magnética y gravitatoria de la esfera magmática, haría que estos seres fabulosos flotasen a la deriva en las turbulentas tormentas magnéticas del mundo infernal si no pudiesen navegar con sus alas entre la enrarecida atmósfera compuesta por gases y humos de azufre.  

Estos seres se presentan como los descendientes directos de una de las más primitivas razas humanas, la Segunda Raza Raíz, los seres alados que existían en medio del fuego de la materia antes de la solidificación del planeta. Pero ahora, sus actuales cuerpos etéricos y astrales han descendido hacia los límites de la densificación en la materia primordial, hasta fundirse con el propio corazón del planeta. Ellos no evolucionaron en las sucesivas razas humanas, como lo hicieron las distintas razas exteriores e interiores del planeta, sino que permanecieron enclaustrados en su mundo ardiente, como fósiles vivientes, vestigios de un remoto pasado...

 

La Metrópolis Ciclópea se abre ante los intrépidos Pundits, iluminada desde abajo por un océano incandescente y rojo como el metal en la fragua, presentándose ahora ante ellos únicamente como un lejano reflejo del fuego central retraído en sí mismo durante esta particular época del año.

Mientras tanto, a la vez que avanzan, los yoghis observan y estudian a este extraño pueblo y disciernen la utilidad  que sus trabajos tienen para el conjunto del planeta.

La actividad de estos seres sobre la capa magmática se materializa en consecuencias concretas, protegiendo de cataclismos y terremotos a ambos hemisferios mediante la conducción y excavación de volcanes y otros trabajos que ayudan grandemente al equilibrio de las presiones internas del planeta, constantemente influenciadas por las turbulentas tormentas magnéticas de la esfera magmática.

 

Los Âgartthianos, los más elevados exponentes de la Cuarta Raza Raíz -que evolucionó en una Quinta Raza diferente de la existente en el mundo exterior-, poseen antepasados comunes pero remotos de los habitantes del reino de Amenti, así como también lo son de los habitantes del mundo exterior.  

 

Cuando los Dhyân Chohans dieron por concluida la solidificación del planeta, fue cuando evolucionaron los componentes de la Segunda Raza Raíz, los seres alados que existían en el fuego primordial, antecesores de los actuales habitantes del reino de Amenti y de las demás razas humanas. Esos seres alados desaparecieron de forma global mientras que los Dhyân Chohans vaciaban posteriormente el núcleo planetario, creando así la superficie interior del planeta.

Pero algunos remanentes quedaron encerrados en el cinturón magmático como antiguas reliquias de la raza primordial que había dominado la convulsiva era anterior. Mientras que la Tercera Raza Raíz, era introducida por los Dhyân Chohans, los Grandes Señores de la Meditación Mística,  en el exterior del planeta después del vaciado de su núcleo. El interior planetario durante aquellas remotas épocas era aún un santuario en perpetua remodelación, no apto para la vida humana, tal como se la conoce hoy. 

 

Cuando la Tercera Raza se extinguió, desapareciendo de la faz exterior del mundo en los albores del nacimiento de la Cuarta Raza, fue cuando aconteció el inicio de la historia humana en el interior del planeta. La extinción de la Tercera Raza Raíz no ocurrió antes de que unos pocos supervivientes, elegidos y guiados por los espíritus superiores, recalasen en la Paradesa. Estos remanentes de la Tercera Raza Raíz formaron el germen del primer estado social planetario que fue establecido en la superficie interior del planeta coincidiendo con el nacimiento de la Cuarta Raza. Posteriormente, la mayoría de los componentes de la de la Cuarta Raza fueron conducidos hacia la superficie exterior, quedando el interior consagrado como santuario y centro de elevación, siendo habitado entonces, tan sólo por una pequeña dotación de seres seleccionados de entre aquellos que formarían los primeros exponentes de la Cuarta Raza, llamados: La Jerarquía de los Elegidos, los cuales, posteriormente se llamarían los Hijos de la Voluntad y del Yoga o  los Hijos de la Niebla de Fuego. Aquellos seres constituyeron un primer núcleo básico donde ancoró la actual raza intraterrena, y estuvieron dedicados fundamentalmente a la custodia de las humanidades del mundo exterior y las del magma central. 

 

La función principal de la anual exploración científica del mundo magmático, no es, sin embargo, únicamente de tipo intelectual o iniciático, sino que está fundamentada en el sagrado compromiso de custodiar y ayudar a la elevación espiritual de los seres del Amenti. Para ello, el Maharshi comunica desde su mundo al mundo infernal las tres certidumbres fundamentales siguientes: La existencia de Dios, de su Verbo y de sus Potencias, siendo estos principios los que redundan en la inmortalidad del alma. Y es sobre ésta triple certeza, sobre la que ha sido fundado el primer estado social planetario. 

El Príncipe de los Magos realiza el sagrado rito de confirmación en el altar que existe delante de la puerta superior de la Metrópolis Ciclópea. El Maharshi, al realizar el rito sagrado, comunica a los jefes del pueblo infernal la certeza de esta verdad eterna y del convencimiento de que todas las veces que se ha intentado o que se intente retirar esta triple base sagrada, se ha retornado o se retornará al espíritu de la Bestia…

 

 

eeeeeee

 

Atmah no conocía físicamente ese mundo, pero un extraño acontecimiento durante la prueba de la pequeña muerte le hizo vislumbrar vagamente el esplendor del imperio de Plutón, el mítico Pâtâla

 

Durante la primera parte de la prueba del  Anâgâmin, cuando observaba a los “seres gusano” u hombres sin alma del mundo exterior en el fondo del gran Abismo del Ahankâra, una luz primordial se abrió ante él en lo más profundo del lóbrego abismo de negrura.

Atmah se dirigió hacia la luz que brillaba con un fulgor rojizo al final del corredor del negro Abismo de la Ignorancia... 

Lo que descubrió al llegar al origen de la luz, justo al final del abismo, lo dejó aterrado y fascinado al mismo tiempo. El inmenso río, mezcla de lodo y “seres gusano” se precipitaba en medio de un inmenso mar de magma hirviente a través de un portal ígneo parecido a la boca de un inmenso volcán en plena erupción. Los “seres gusano” y el lodo caían revueltos en una masa indiferenciada al crisol hirviente en un acto que más parecía de misericordia que de castigo. Pues, al final de su recorrido por el negro discurrir del río de la muerte, los devoradores de los fuegos podrían disolver al fin los fuegos astrales de los cuerpos etéricos de los desdichados seres, permitiendo finalmente,  la liberación de las energías espirituales retenidas en las almas atrapadas dentro de unos cuerpos ya sin la menor posibilidad de evolución. Todo esto permitiría con el discurrir del tiempo cósmico, reiniciar el largo camino ascendente de dichos seres en otro ciclo posterior.

 

La ígnea puerta que

El

Al girarse las Cuatro Diosas, otra faz muy distinta se mostró en la parte posterior de sus figuras, aparecieron entonces ante él, los cuatro Animales Místicos, envueltos cada uno de ellos en una rueda de fuego. Eran las cuatro figuras de los Chaitans  Zodiacales, los señores de los Devas y grandes reyes de los Dhyân Chohans, rectores de la Luz y las Tinieblas, al igual que los Grandes Señores Lipikas  que manejan la balanza del Karma

En esta ocasión, la forma externa que adoptaron los Animales Místicos, fue la de cuatro soberbios Leones de Fuego de regio porte. 

De la parte frontal del esbelto arco de negro metal se desprendieron cuatro hierogramas de fuego que fueron a reunirse con cada uno de los cuatro Animales Místicos. Alternativamente, los Leones de Fuego levantaron su garra derecha, para recibir cada uno de ellos el correspondiente escudo con el sello vivo de los  Hierogramas de Fuego, que se depositaron en la tierra volcánica con un estruendo ensordecedor, debajo de cada una de las poderosas garras, como si éstos representasen el escudo emblemático de cada Potencia. 

La configuración de los cuatro leones con su emblema ardiente impresionó vivamente a Atmah, el cual no dejó de inferir que en esos hierogramas se encontraba la clave de la apertura de la puerta. El único problema era que no conocía el significado de dichos hierogramas en la posición que ocupaban bajo los leones. 

El primer hierograma representaba a la letra , La Potencia que recompensa o castiga, cuyo número asociado es el 30 que ejemplifica el 3, su forma, el triángulo equilátero, su nota Fa y su escudo el Verde.

El segundo hierograma representaba a la letra Ma, El desarrollo en el Tiempo y en el Espacio, su número es el 40 que ejemplifica el 4, su forma el cuadrado, su nota Re y su escudo también el Verde.

El tercer hierograma representaba a la letra He, el soplo vital del Ser Supremo, su número es el 5, su forma el pentágono, su nota Re y su escudo el Naranja.

El cuarto hierograma representaba a la letra Va, El aliento de la Potencia animadora, su número es el 6, su forma el hexágono, su nota Fa y su escudo el Rojo.

 

Aquello era un galimatías inescrutable para él, intentó conjugar las letras para formar palabras, pero no salía nada claro. Se relajó y procedió a analizar los símbolos, los números y los sonidos según las estructuras armónicas del lenguaje milenario, aunque sólo después de una meditación prolongada una ordenación de sílabas surgió en su mente:  vA-La-He-Ma, ALaHIM. ¡Claro! ¿Cómo no se le había ocurrido antes? Los ALaHIM son los encargados de dar a toda vida mental sus alimentos y sus elementos. Los ALaHIM, son los responsables de la Puerta Horizontal y de la Puerta Occidental del mundo astral…

¡Bien, esto empieza a funcionar! –Dijo para sí.

Pero, aunque pronunció el Mantra de apertura, utilizando el nombre recién hallado y pronunciándolo según el solfeo de los himnos teúrgicos del luminoso arte de la magia, no obtuvo respuesta alguna. Atmah intentó en ese momento trabajar con los números y las formas de dichas letras y pensó en el primer símbolo; el triángulo equilátero y a continuación en su asociado segundo, el cuadrado. 

 

Las figuras de un triángulo inscrito en un cuadrado se asentaron en su mente, Atmah se relajó y tanteó varios enfoques, para terminar abandonando toda racionalización del problema, acalló su mente, el Manas, para percibir después de una prolongada meditación, como el triángulo se hacía transparente, a la vez que una especie de líquido acuoso se vislumbraba a través de él. El triángulo equilátero, parecía dividir el espacio en dos dimensiones contrapuestas, sin embargo, Atmah podía percibir que esas dimensiones, realmente se ínter-penetraban entre sí.

El líquido fluía en la parte posterior del triángulo como si éste lo retuviera en una dimensión distinta de la del observador, pero a la vez sincronizada con él. La impresión que recibía, era como si el triángulo transparente no existiera físicamente, y el líquido siguiera su fluir desconcertante sin derramarse hacia el espectador. En un momento determinado el agua de sabiduría se desbordó  mediante la canalización del triángulo, amenazando con inundarlo todo a través del mundo del cuadrado circunscrito a él…  

 

Atmah comenzó a recitar los conocimientos aprendidos durante su formación:

<< La Jerarquía de los Poderes Creadores, está dividida en Siete, que son Cuatro más Tres, dentro de las Doce grandes órdenes, que recuerdan los Doce signos del zodíaco. Las principales jerarquías se hallan incluidas, pues, en el gran Cuaternario o los Cuatro cuerpos y las Tres facultades; el grupo más elevado háyase compuesto por las Llamas  Divinas o los Leones de Fuego, los Cuatro Soplos Ígneos informes e iguales a la Tríada Superior. >>

 

A continuación Atmah meditó acerca del pentágono; el Quinto Orden es muy misterioso, pues se halla relacionado con el pentágono microcósmico, cuyo símbolo es el pentagrama, o la estrella de cinco puntas que representa los miembros de un ser humano. Pero en realidad se trata del Dragón de Sabiduría, el Manas o mente humana. El Principio Inteligente que es llamado en la Paradesa el Quinto Principio.

Pero a estas alturas, Atmah sospechaba que era precisamente ese Quinto Principio, el que constituía el Cuerpo Astral de Deseos del Ahankâra. Y recordó precisamente unos hierogramas que hasta entonces habían permanecido inexpugnables para él: 

<< No es la materia constituida molecularmente, y menos todavía el cuerpo humano el más grosero de todos nuestros Principios, sino que en realidad el Principio Medio, la Mente es el verdadero centro animal, el factor e instrumento irresponsable, por medio del cual la Bestia actúa en nosotros. >>

 

El último símbolo, el hexágono, la estrella de seis puntas, representa a las seis fuerzas o poderes de la Naturaleza, a los seis planos principios, que son sintetizados por el Séptimo, representado por el punto central en la estrella. La estrella de seis puntas como conjunción de dos triángulos invertidos y centrados en el Séptimo punto, es el símbolo del Logos que es a su vez la emanación primera que transmite la eterna Ley: ‘Uno con el Padre’.  Los hierogramas sagrados así lo atestiguan:

<< El Universo es elaborado y dirigido, de dentro afuera: Tal como es Arriba es abajo. Así en los cielos como en la tierra. Y el hombre, el exiguo microcosmos, es en realidad la copia en miniatura del macrocosmos, él es el testimonio viviente de esta Ley universal y de su manera de obrar. Todo el Cosmos está dirigido, vigilado y animado por series casi interminables de Jerarquías de seres autoconscientes, teniendo cada uno de ellos una misión que cumplir, siendo ellos tan solo, sencillos mensajeros de las Leyes Kármicas o Cósmicas >>.

 

Atmah sintió en esos momentos que su alma se elevaba por unos senderos nunca antes explorados, su visión de la realidad, del mundo en el que su mente lo confinaba se desplazó literalmente hacia arriba dándole una perspectiva infinitamente más amplia de la que anteriormente tuviera. Él podía ahora abstraerse de las limitaciones impuestas por su mente humana y liberar el  Cuerpo Astral de Deseos de sus fronteras formales. En esos momentos tomó conciencia de la relación del  Quinto Principio o Manas, con el Quinto Elemento o Akasha. Pues la Mente moldea al AEter, como el alfarero a la arcilla.  

<< Cualquier cosa que abandone el estado Laya, se convierte en vida activa; ella es arrastrada al torbellino del Movimiento. El Espíritu y la Materia son los dos Estados del Uno, que no es ni Espíritu ni Materia; siendo ambos la Vida Absoluta latente. El Espíritu es la primera diferenciación del Espacio, y la Materia la primera diferenciación del Espíritu. Lo que no es ni Espíritu ni Materia es el ELLO. La Causa sin Causa del Espíritu y de la Materia, que es a su vez la Vida Una, AQUELLO, la Causa del Cosmos >>

 

   

  

 

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.