Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

Parte III
Parte I Parte II Parte III

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

Ananta-Shesha es una forma de Vishnú, el Espíritu Santo de Preservación, y símbolo del Universo, sobre el cual duerme él durante los intervalos de los días de Brahmâ. Las siete cabezas de Shesha sostienen el universo.

[Wilson; Vishnu Purâna]  

La Cruz de Hielo

   

Ananta

[LECTURA DE LA NOVELA]   << Lectura Interactiva de la Novela en esta Web: Links al Glosario, y a otras web de interés.  <<

[DIFUSIÓN DEL LIBRO EN ESTA WEB] << Obtenga el Libro 'Las 3 Cabezas del Elefante' Gratis en este Link <<

 

Chaos, Theos y Kosmos: 

Los griegos profundizaron, como muchas otras culturas anteriores, en la teogonía de Chaos, Theos y Kosmos. La cual contiene una de las claves maestras del conocimiento espiritual, así podemos escuchar a Hesíodoto diciendo:
<< De todas las cosas, el Caos fue la primera producida. [Tomas Taylor; Parménides de Platón] >>
Así el Caos fue incluso anterior al Fuego Divino o Theos obteniéndose, con la unión de ambos, el Kosmos radiante, tal y como lo conocemos hoy.
<< El Caos obteniendo sentido por esta unión con el Espíritu, resplandece de placer; y así fue producido el Protogonos (la Luz primigenia). [Hermas; Ancient Fragments of Cory] >>
Aunque de nuevo fueron los hindúes los que desarrollaron más ampliamente esta doctrina, creando las más bellas alegorías para expresar esa idea:
<< En el principio sólo existía la oscuridad (Tamas). Estaba en lo Supremo y, movida por lo Supremo, se vuelve desigual. Así se vuelve oscuridad (ragas). Entonces esta oscuridad, siendo movida, se vuelve desigual. Así se vuelve bondad (sattva). Entonces esta bondad, siendo movida, hace fluir la esencia. Esto es esa parte (o estado del Ser) que es completamente inteligente, reflejada en el hombre (como el sol está en diferentes vasijas de agua) conociendo el cuerpo (kshetragña), confirmado por su imaginación, deseando y creyendo que es Pragapati,
llamado Visva. [A. Duperron; los Upanishads] >>

Nuestra amiga Claudia:


(p) PRIMER CORREO (Comentario III):

Apreciado Sebastián,

He llegado hasta la página 213 de tu obra, y bien, hay algunas cosas que no terminan de cerrarme.

Por ejemplo la asociación que se hace entre "Los Dhyân Chohans" y "Los Jardineros Espaciales". A ver, según lo entiendo, deben existir distintos niveles de evolución dentro de una misma Jerarquía. Pues así como hay seres humanos que han desarrollado hasta cierto punto su mente, llegando a emplear la inteligencia en forma autocentrada, también existen otros seres humanos que han logrado desarrollar aún más el principio mental, tanto como para emplearlo como un medio a través del cual pueda manifestarse la intuición o Budhi (entendida como percepción en un plano inmediato superior o de frecuencia vibratoria más rápida). 

Sobre esta base también es lógico pensar que dentro de una Jerarquía superior como la que definimos como Dhyân Chohans, también pudieran existir aquellos que al finalizar el ciclo anterior completaron su aprendizaje y otros que no. Siendo así, es lógico pensar que los que promovieron, estuvieron capacitados para continuar su trabajo a partir de la manipulación de sustancia mental de los subplanos "superiores" o abstractos (arûpa), en tanto que los rezagados debieron comenzar de nuevo a partir del empleo de la sustancia mental concreta (rûpa), o bien a partir de la unidad mental. De allí que en la obra de H. P. B. se mencione a Dhyân Chohans y a Dhyân Chohans "superiores". 

Ahora bien. La diferencia que existe entre los niveles abstractos y concretos del plano mental es que en el subplano más elevado del nivel abstracto se encuentra el átomo mental permanente, en tanto que en el subplano más elevado del nivel concreto se halla la unidad mental. Si se piensa que en el tercer subplano (el más inferior dentro de los subplanos abstractos) se forma el "cuerpo causal", es claro por qué se ha hecho tanto hincapié en la construcción del "Templo de Salomón". Pues ese "templo", construído con las piedras extraídas de la cantera de la vida personal, es justamente el cuerpo causal o Loto Egoico, en cuyo interior se oculta la "chispa" monádica" -la cual regresa a su fuente de origen cuando tiene lugar la primera iniciación mayor.

Esto hablaría claramente de cual fue la situación al momento de iniciar el trabajo en este sistema, tanto por parte de quienes fueron promovidos así como también de aquellos que quedaron atrás. Pero lo curioso del proceso, es que los que quedan atrás deben trabajar más; es decir, deben comenzar antes a fin de preparar el terreno de quienes han avanzado más y requieren material más refinado para poder iniciar su trabajo. Sólo así se entiende que "Los Hijos de la Llama" encarnaran en una raza intermedia. Pero ¿qué características poseía esa "raza intermedia"? ¿No estaría conformada ésta por "cuerpos causales"?, porque sabido es que sin una unidad mental dicho cuerpo no puede formarse y sin él tampoco podrían alcanzarse estados más allá del humano.

Otro de los puntos confusos del tema de los "Jardineros Espaciales", de acuerdo a la versión que manejas, son los tiempos de su intervención y que se los relacione con Jerarquías que dejaron atrás los tres mundos de la evolución humana. Pues si las cosas se dieron tal como dicen, lo que relata Lobsang Rampa en su libro "El Ermitaño" carecería de sentido y es ahí donde precisamente no me cierran los datos. Hay un par de frases en ese libro que me hicieron pensar bastante, pues gran parte de las descripciones que nos acerca Lobsang, coinciden plenamente con otros Escritos que poseo, los cuales provienen precisamente de un mensajero de los Jardineros Espaciales. Éste, por su parte, explica la historia de un modo algo diferente y como si fuera poco, también existen otras fuentes donde pueden detectarse informaciones comunes, aunque lo más extraño es que no todos dan una misma versión de los hechos -algo que sin duda nos obliga precisamente a formarnos nuestra propia verdad echando mano a todo lo que parece estar irremediablemente disperso. Por lo tanto, me parece que sería muy útil continuar el intercambio de puntos de vista, aunque en apariencia parezcan dispares. Te adjunto una breve compilación de lo dicho por L. R.

Un cordial saludo.
Claudia.

Anexo sobre: Lobsang Rampa; El Ermitaño:

 

La Fundación de la Jerarquía:

"Había una gran quietud, aunque no silencio, entre la multitud que me rodeaba. No puede existir silencio donde hay gente congregada. Desde esa tranquilidad pude percibir pasos muy definidos que se detuvieron  bruscamente. "¡Sentáos!" - ordenó una voz cortante, militar. Se produjo un murmullo de relajamiento, de roce de ropa almidonada, de crujido de cuero y de pisadas de muchos pies. Un sonido como de arrastre sugería que uno de aquellos extraños asientos había sido empujado hacia atrás. Un hombre se ponía de pie. Una calma tensa, expectante, invadió el lugar durante un segundo más o menos, y entonces la voz se hizo oír.

            "Señoras y señores - anunció solemnemente con tono profundo y maduro -, nuestro Cirujano General considera que este nativo se halla ahora lo suficientemente recuperado e instruido como para que, sin mayor riesgo, pueda ser preparado con el Conocimiento del Pasado. Siempre existe un riesgo, por supuesto, pero debemos enfrentarlo. Si la criatura muere, deberemos empezar nuevamente la tediosa búsqueda de otro. Este nativo se halla físicamente en estado deficiente; esperemos, por lo tanto, que su voluntad sea férrea y su apego a la vida sea firme." Sentí que mi carne se crispaba ante la insensibilidad despreciativa en cuanto a MIS sentimientos, pero la Voz continuó:

            "Hay quienes entre nosotros consideran que debemos utilizar sólo Registros escritos revelados a algún Mesías o Santo que hemos ubicado en este mundo con tal propósito, pero yo digo que a esos Registros les ha sido otorgada una reverencia supersticiosa que anuló sus beneficios porque con frecuencia  han sido mal traducidos y mal interpretados. Los nativos no han indagado el significado contenido dentro de las escrituras sino que solamente han alcanzado su valor literal, y a menudo este mismo valor literal ha sido erróneamente comprendido. Por lo general, ello ha perjudicado su desarrollo y establecido un sistema de casta artificial bajo el cual algunos de los nativos presumen que ELLOS han sido elegidos por los Poderes Supremos para enseñar lo que NO está escrito.

            "No tienen un concepto real de nosotros y del espacio externo, más allá del sistema solar. Nuestras naves patrulleras, al ser avistadas, se consideran objetos celestes naturales o simple alucinación del espectador, que se ha engañado, y hasta se cuestiona su sano juicio. Creen que el Hombre ha sido hecho a la imagen de Dios y, por consiguiente, nada en la vida puede ser superior al Hombre. Tienen la firme convicción de que este mundo mezquino constituye la UNICA fuente de vida, desconociendo que los mundos habitados son mayores en número que los granos de arena esparcidos sobre todo este mundo y que él es uno de los más pequeños e insignificantes.

            "Creen que son las Padres de la Creación y que todos los animales del orbe son suyos para devorarlos. Hasta la duración máxima de su vida no es sino un simple pestañeo. Comparados con nosotros son como los insectos que viven sólo un día y tienen que nacer, llegar a la adultez, buscar su pareja, casarse y morir, todo dentro de un lapso de horas. Nuestro promedio de término de vida es de cinco mil años y el de ellos escasamente de unas pocas décadas. Y todo esto, damas y caballeros, se ha originado en sus creencias particulares y sus conceptos trágicamente erróneos. Por esta razón los hemos ignorado hasta hoy, pero ahora nuestros Sabios opinan que en el período de medio siglo estos nativos descubrirán algo sobre los secretos del átomo y podrán con ello hacer pedazos su pequeño mundo. Radiaciones peligrosas invadirán el espacio y constituirán una amenaza de contaminación.

            "Como la mayoría de vosotros sabéis, los Sabios han decidido que se atrape a un nativo - nosotros hemos conseguido éste - y que su cerebro sea tratado de manera que pueda recordar todo lo que vamos a enseñarle. Estará entonces en condiciones de revelarlo SOLAMENTE a alguien que nosotros pondremos a su debido tiempo sobre este mundo. Su tarea será la de trasmitir a todos los que escuchen los hechos reales, y no las fantasías de otros, en mundos más allá de este pequeño universo. Este nativo, de sexo masculino, ha sido especialmente preparado y será el receptor del mensaje que deberá más tarde trasmitir a otro. El esfuerzo será muy grande; él quizá no lo sobreviva, de manera que deseemos todos que resulte fuerte, porque si su vida halla fin sobre esta mesa tendremos que comenzar nuevamente nuestra búsqueda para lograr otro, y ya sabemos cuán aburrido resulta eso.

            "Uno de nuestros tripulantes ha protestado porque no tomamos un nativo de un país más desarrollado, que gozara de mayor reputación entre sus compañeros, pero creemos que eso sería un paso en falso. Instruir a tal nativo y luego liberarlo entre los suyos sería asegurar su inmediato descrédito entre otros de su clase y demorar seriamente nuestro programa. Vosotros, todos los que estáis aquí, podréis presenciar esta recordación del pasado. Esto es raro, en verdad; recordad entonces que tenéis el privilegio que otros no poseen."

            (...)

            "Damas y caballeros - dijo la voz del Almirante -, ahora que hemos acabado con las objeciones y las interrupciones quisiera decir unas pocas palabras para beneficiar a los que son nuevos en esta Estación de Supervisión. Alguno de vosotros habéis oído rumores, pero los rumores jamás son responsables. Voy a deciros lo que pasará, qué es lo que estamos tratando de hacer, para que podáis apreciar mejor los acontecimientos en los cuales pronto participaréis.

            "La gente de este mundo está desarrollando una tecnología que de no ser controlada, podrá llegar a destruirlos. En el proceso también contaminará el espacio con tal intensidad que otros nuevos mundos de este grupo podrían quedar seriamente afectados. Debemos prevenirlo. Como bien sabéis, este mundo y otros de este grupo constituyen nuestros terrenos de prueba para diferentes tipos de criaturas. Así como las plantas que no se cultivan se convierten en yuyos, en el reino animal pueden conseguirse pura sangre o mestizos. Los humanos de este mundo están pasando a esta última categoría. Nosotros, que hemos sembrado este orbe con plantel "humanoide", debemos asegurarnos ahora de que nuestras siembras sobre otros mundos no corran peligro.

            "Tenemos aquí, delante de nosotros, a un nativo de este mundo. ...un nativo en quien pudiéramos inculcar conocimientos que deberán ser transmitidos a otro que más tarde pondremos sobre este mundo.

            "Algunos de vosotros podréis preguntaros por qué él no puede ser nuestro representante directo. No podríamos hacerlo con una total respuesta a nuestro propósito, ya que ello conduciría a omisiones y aberraciones. Tal procedimiento ha sido ensayado en diversas ocasiones y nunca ha resultado como nosotros lo deseamos. Como vosotros veréis más adelante, lo intentamos con regular éxito con un hombre que los habitantes de la Tierra llamaron Moisés. Pero aun con  él no lo logramos COMPLETAMENTE y los errores y las malas interpretaciones prevalecieron. Ahora, a pesar de nuestro respetado Mayor Biólogo, vamos a ensayar este sistema ideado por los Sabios.

            "Del mismo modo que su soberbia capacidad científica hace millones de años-tierra descubrió la energía más veloz que la luz, también ha perfeccionado un método por medio del cual el mismo Registro Ascásico puede ser consultado. En este sistema, la persona que se halle dentro del aparato especial podrá ver todo lo que ocurrió en el pasado. En el grado que lo permitan sus impresiones, VIVIRA en realidad todas sus experiencias; VERA y OIRA con toda precisión como si estuviera viviendo esos días que pasaron hace tanto tiempo. ¡Para él será como SI ESTUVIERA ALLÍ! Una extensión especial que parte directamente de su cerebro hará posible que cada uno de nosotros participe indirectamente de la experiencia. El...vosotros o, mejor diría "nosotros", prácticamente dejaremos de existir durante ese tiempo y nos trasportaremos a esas épocas y, en la medida en que nuestra sensibilidad, nuestra vista, nuestro oído y nuestras emociones nos respondan, "viviremos" su vida y sus acontecimientos reales del mismo modo que ahora hacemos esta experiencia de vida a bordo de la nave o de una pequeña patrulla de naves, o trabajando en este mundo muy por debajo de la superficie de nuestros laboratorios subterráneos.

            "Yo no pretendo entender del todo los principios que esto encierra. Algunos de vosotros aquí presentes conocéis mucho más que yo el tema; por eso estáis aquí. Otros, que se dedican a cosas diferentes, sabrán menos y es a ellos a quienes me he estado dirigiendo en estos comentarios. Os recuerdo que debemos también considerar la santidad de vida. Algunos de vosotros quizá miréis a este nativo de la tierra simplemente como a un animal de laboratorio; pero, según ha demostrado, tiene sentimientos. Posee inteligencia y - recordad esto bien - para nosotros es actualmente la criatura más útil del mundo. Esa es la razón por la cual está aquí."...

            "El Almirante hizo una pausa dramática. (...) Luego continuó: "Este mundo está muy enfermo. SABEMOS que está enfermo, pero no sabemos por qué. Estamos tratando de averiguarlo. Nuestra misión consiste en descubrir primero que existe el estado de enfermedad. En segundo término, debemos convencer a los humanos de que están enfermos y tercero, inculcarles el deseo de ser curados. Cuarto, habremos de descubrir exactamente cuál es la naturaleza de su mal. Quinto, tendremos que desarrollar un agente curativo y sexto, deberemos persuadir a los humanos de que hagan lo que corresponde para que la cura se efectúe. La enfermedad está relacionada con el aura. Todavía nosotros no podemos descubrir por qué. Otro vendrá, que no será de este mundo pues ¿puede un hombre ciego ver la dolencia que padecen sus compañeros cuando él también es ciego?"

"...viajaréis al pasado y así veréis cómo son descubiertos los mundos, cómo nacen, y cómo tratamos de ayudar a los que desean ser auxiliados. Recordad siempre esto: nosotros, los del espacio, no somos perfectos, pues la perfección no puede existir cuando uno se halla en el estado material del ser en cualquier parte del universo, pero tratamos de serlo y hacemos tanto como podemos. Algunos en lo pasado, como convendréis con nosotros, han sido muy buenos y otros, para nuestro pesar, muy malos. Nosotros no ambicionamos vuestro mundo, la Tierra; deseamos, en cambio, que la hagáis evolucionar, que viváis allí, pero debemos asegurarnos de que los trabajos del Hombre no contaminen el Espacio y pongan en peligro a los seres de otros mundos. (...)"

            "Yo no me movía a voluntad. Mi mente dirigida abandonó esa habitación extraña y penetró en otra... ¡más extraña todavía!  Aquí, en nueve de esas pantallas de imágenes, aparecían sentados nueve hombres viejos. Durante un momento los miré estupefacto, rompiendo luego a reír casi histéricamente. Allí estaban nueve viejos, todos barbados, todos muy parecidos y todos de semblante sumamente grave. En mi pobre cerebro retumbó la Voz airada: "¡SILENCIO, sacrílego! Estáis frente a los Sabios que controlan VUESTRO destino. ¡Silencio os digo y demostrad respeto!" Pero los ancianos no se dieron cuenta, aunque estaban advertidos de mi presencia, pues sobre una de las pantallas había una imagen mía sobre la Tierra, una fotografía que me mostraba rodeado de cables y tubos. ¡Todavía otra escena me mostraba AHI! Una experiencia muy desalentadora, por cierto.

"Yo flotaba a la deriva... como los pensamientos de un hombre ocioso, sin dirección, sin objetivo. Vacilante y pasando de pantalla a pantalla, según me indicara la fantasía, oí de pronto en mi la Voz que me decía: "Debemos deciros más". Y, a medida que hablaba, me di cuenta que estaba siendo dirigido a las pantallas que había estudiado primeramente, las cuales se hallaban otra vez en acción. Sobre una de ellas aparecía el universo conteniendo lo que ahora llamamos Sistema Solar.

            "La Voz prosiguió: Durante siglos se mantuvo la más rigurosa observación para el caso de que pudiera producirse peligro de radiación desde el nuevo Sistema. Pasaron un millón de años, pero en la vida del universo un millón de años son minutos en el curso de la vida humana. Finalmente, salió otra expedición de éste, el corazón de nuestro imperio, una expedición equipada con los más modernos aparatos para determinar la planificación de nuevos mundos que pudieran ser sembrados". La Voz calló y yo miré nuevamente a las pantallas.

            "Las estrellas brillaban frías y remotas en las estupendas distancias del espacio. Duras y vítreas resplandecían con más colores que los del arco iris. La imagen se hizo cada vez más grande hasta que apareció un mundo semejante a un globo nebuloso. Eran nubes turbulentas hondamente heridas por los rayos más terroríficos. "No es posible - dijo la Voz - hacer un VERDADERO análisis de un mundo distante mediante exploraciones remotas. En un principio creímos que podría ser, pero la experiencia nos ha demostrado que estábamos en un error. Ahora, durante millones de años, hemos enviado expediciones. ¡Mirad!

            "El universo fue barrido hacia un lado de la misma manera que se corre una cortina. Nuevamente vi una llanura que se extendía hacia lo que semejaba ser el infinito. Los edificios eran diferentes, largos y bajos, así como la gran embarcación que allí estaba lista. Se parecía a dos fuentes: la inferior, con la abertura hacia arriba en posición normal, mientras que la superior se veía invertida, descansando sobre la primera y brillante como la luna llena. Cientos de orificios redondos con vidrios detrás rodeaban la circunferencia. Sobre la elevación máxima descansaba una habitación transparente en forma de cúpula, posiblemente de unos cincuenta pies trasversales. La gigantesca periferia de la nave empequeñecía enteramente las máquinas auxiliares que trabajaban en su base para abastecerla.

            "Grupos de hombres y mujeres se paseaban, todos en uniformes extraños, con una cantidad de cajas amontonadas a sus pies, sobre el suelo. La conversación parecía animada y el humor excelente. Individuos más lujosamente ataviados se contoneaban inaccesibles caminando hacia atrás y hacia delante como si estuvieran deliberando sobre el destino del mundo, como en realidad podrían haber estado haciéndolo. A una señal imprevista se inclinaron todos rápidamente, tomaron su equipaje y echaron a correr hacia la nave que aguardaba. Puertas metálicas se cerraron herméticamente detrás de ellos como el iris de un ojo.

            "Lentamente la inmensa creación metálica se elevó algunos cientos de pies en el aire, quedó suspendida durante un momento y luego se desvaneció sin dejar huella que indicara que alguna vez había existido. La Voz dijo: "Viaja a una velocidad increíble, más ligero que la de la luz. Es un mundo independiente, autónomo y, cuando uno se encuentra en él, se vuelve totalmente inmune a toda influencia externa. No hay sensación de velocidad ni de caída, ni siquiera en las vueltas más pronunciadas. El espacio - continuó la Voz - NO es el vacío que los habitantes de vuestro mundo creen: el espacio es un área de densidad reducida. Hay una atmósfera de moléculas de hidrógeno. Las moléculas aisladas pueden estar separadas por cientos de millas, lo admitimos, pero a la velocidad generada por nuestras naves esa atmósfera parece casi tan densa como el mar. Se oyen pasar vertiginosamente las moléculas contra el costado del barco y debemos adoptar medidas especiales para superar el problema del calor que produce la fricción molecular. Pero ¡mirad...!

            "Sobre una de las pantallas adyacentes la nave en forma de disco estaba despegando y dejaba tras de sí una estela casi intangible de desvaída luz azul. La velocidad era tal que, como la imagen se movía para mantener la embarcación en el centro, las estrellas aparecían como sólidas líneas de luz. La Voz murmuró: "Omitiremos las secuencias innecesarias del viaje y nos dedicaremos a los acontecimientos que interesan. Mirad la otra pantalla". Así lo hice y pude presenciar que la nave, viajando ya mucho más lentamente, daba unas vueltas alrededor del Sol, NUESTRO Sol. Pero un Sol sumamente diferente de lo que es ahora, más grande, más brillante, con enormes lenguas de llama que se alejaban mucho más allá de su periferia. La nave daba vueltas primero alrededor de un mundo y luego de otro. 

            "Por último, se acercó bastante a uno que por algo conocí que era la Tierra y que, completamente oculto entre nubes, giraba debajo de la embarcación. Se hicieron varias órbitas y entonces la nave disminuyó la velocidad aún más. La imagen cambió; un pequeño grupo de hombres y mujeres caminaba por un largo corredor de metal. En el extremo desembocaron en un recinto donde se encontraban pequeñas réplicas de la embarcación grande. Los hombres y las mujeres subieron una rampa y entraron en una de estas naves más pequeñas. Todas las demás personas abandonaron ese sector. Un hombre observaba detrás de un tabique trasparente con las manos puestas sobre extraños botones de colores y luces relampagueantes. Una luz dio un reflejo verde y un hombre presionó diversos botones simultáneamente. 

            "Una parte del piso se retrajo uniformemente desde la pequeña nave, como lo hace el iris del ojo. La nave pasó a su través y entró en el espacio. Se alejó planeando cada vez más hacia abajo hasta que la perdimos de vista entre las nubes que rodeaban la Tierra. Luego la escena cambió otra vez y vi como si estuviera dentro de la misma pequeña nave. Allí estaban las arremolinadas y abultadas nubes, primero como barreras impenetrables, pero disipándose al contacto con la nave espacial. Descendimos millas de la nube hasta que al fin nos absorbió un día triste y sombrío. El mar gris se agitaba y embravecía y a la distancia parecía mezclarse con las nubes color ceniza, nubes que recibían los reflejos rojizos de algún origen desconocido.

            "La nave espacial enderezó para aterrizar y voló entre nube y mar. Las millas pasaban, interminables, sobre el mar rugiente. En el horizonte una masa oscura se mostró atravesada en su totalidad por intermitentes golpes de llama. La nave se desplazaba. Pronto, debajo de nosotros, apareció una gran masa de tierra montañosa. Enormes volcanes empinaban sus feas cabezas, elevándose hacia las nubes, lanzando llamas descomunales. La lava fundida caía tambaleando por las laderas de la montaña para desembocar en el mar con un estruendo chispeante. Aunque se percibía un manchón grisáceo a la distancia, próximo a la tierra se mostraba como un rojo muy opaco.

            "La nave se movió hacia delante circunnavegando el mundo durante un número de veces. Sólo se distinguía una inmensa masa terrestre rodeada por el mar agitado la cual, a menor altura, parecía despedir vapor. Finalmente se elevó, entró en el espacio y retornó a la nave madre. La pantalla se oscureció cuando la embarcación emprendió a toda velocidad el viaje de regreso al mundo del Imperio.

            (...)

            "La Segunda Expedición volvió a ..." - la Voz aquí pronunció un nombre que no alcancé a distinguir por lo cual lo reemplazo y digo "nuestro imperio". Los científicos estudiaron los informes sometidos por las tripulaciones y se hicieron las evaluaciones sobre el probable número de siglos que trascurrirían antes de que el mundo estuviera preparado para abastecerlo con criaturas vivientes. Los biólogos y las geneticistas trabajaron juntos para formular planes en el logro de los mejores tipos de criaturas que habrían de producirse. Cuando hay que poblar un nuevo mundo, y ese mundo desciende de una estrella transitoria, se requieren primero animales y follaje fuerte. Todo el suelo consiste en roca pulverizada, con polvo de lava y ciertos oligoelementos. Tal suelo sólo puede mantener vegetales gruesos de alimentación; luego esas plantas decaen y los animales mueren y se pudren mezclándose con el polvo rocoso. El "suelo" se forma en el trascurso de milenios. A medida que el suelo se va alejando cada vez más de la piedra original, pueden cultivarse tipos de plantas más finas. En su momento, sobre cada planeta, el suelo "es" realmente las células de animales y plantas podridos y las materias excretadas de los primeros durante los lejanos años del pasado".

            "Tuve la impresión de que el dueño de la Voz hizo una pausa mientras observaba a su audiencia. Luego continuó: "La atmósfera de un nuevo planeta no es absolutamente respirable para los humanos. Las emanaciones de los volcanes en erupción contienen sulfuro y muchos gases nocivos y letales. Una vegetación adecuada tiene que superar esto absorbiendo las toxinas y restituyéndolas al suelo como minerales inofensivos. La vegetación tomará los vapores venenosos y los convertirá en el oxígeno y el nitrógeno requeridos por los humanos. Así, los científicos de muchas especialidades trabajaron juntos durante siglos para preparar el plantel básico. Este fue entonces ubicado sobre un mundo cercano de condiciones similares de manera que pudiera madurar para que estuviéramos seguros de que sería enteramente satisfactorio. Si fuera necesario, entonces podría ser modificado.

            Así, durante siglos el nuevo sistema planetario fue abandonado a sus propios recursos. Abandonado mientras el viento y las ollas corroían los agudos picos de la roca. Durante millones de años las tempestades golpearon sobre esa tierra rocosa. Piedra pulverizada se desparramó desde las altas cumbres, cantos pesados cayeron con furia de la tierra, desprendiendo estribaciones, golpeándolas entre sí y reduciéndolas a fragmentos. La lava que fluía hirviendo y blanca dentro de las aguas producía humo y espuma y se deshacía en millones de partículas para volverse arena en el océano. Las olas arrojaron la arena sobre la tierra y la fricción continua desgastó las montañas desde sus alturas de millas hasta disminuirlas a decenas de miles de pies.

            "Pasaron algunos siglos interminables en el tiempo de la Tierra. El Sol flameante ya no ardió con tanta fiereza. Ya no arrojaba masas incandescentes que envolvían e incineraban los objetos adyacentes. Ahora el Sol ardía con regularidad. Los mundos cercanos también se enfriaron y sus órbitas se estabilizaron. Bastante a menudo pequeños fragmentos de roca chocaron con otras masas y el total se hundió en el Sol, produciéndose un aumento temporario en su intensidad ígnea. Pero el sistema se fue estabilizando. El mundo llamado Tierra se tornó apto para recibir su primera visita.

            "En la base del Imperio una gran nave se preparaba para viajar a la Tierra y los miembros de lo que sería la Tercera Expedición eran adiestrados para desempeñarse en todo lo relativo a su tarea futura. Se estaba seleccionando a hombres y mujeres que fueran compatibles y no padecieran neurosis. Cada nave espacial es un mundo autónomo, independiente, dentro del cual el aire es producido por las plantas. Se cargaron instrumentos y provisiones generales y el nuevo plantel fue cuidadosamente congelado y listo para ser reanimado en cualquier momento. Sin apresuramientos, pues no había apuro, la Tercera Expedición estuvo lista.

            "Observé la embarcación que se deslizaba atravesando el universo del Imperio; cruzó otro más y penetró en aquel que contenía en su distante extremo la nueva Tierra. Aparecían muchos mundos girando alrededor del Sol brillante, antes ignorados; toda la atención fue atraída a un único planeta. La gran embarcación, perdiendo velocidad, se balanceó en una órbita tal que resultaba estacionaria con relación a un punto sobre la Tierra. A bordo de la embarcación se aprestó una pequeña nave. Seis hombres y mujeres la ocuparon y nuevamente apareció una abertura en el piso de la nave madre a través del cual salió la pequeña embarcación exploradora. Nuevamente sobre la pantalla miré cómo caía atravesando una densa nube para surgir unos pocos miles de pies sobre el agua. Moviéndose en un plano horizontal, pronto llegó adonde la tierra rocosa se proyectaba sobre el agua.

            "Las erupciones volcánicas, aunque muy violentas, eran menos intensas que antes y la lluvia del residuo de la roca menos profusa. Cuidadosamente, muy cuidadosamente, la pequeña embarcación se hundía cada vez más abajo. Ojos inquisidores, de vista aguda, exploraron la superficie buscando el lugar más apropiado para el aterrizaje y, finalmente, habiéndolo decidido, lo realizaron. Allí, asentados sobre la superficie dura, la tripulación hizo lo que parecían ser pruebas de rutina. Satisfechos, cuatro de sus miembros vistieron extraño ropaje que los cubría desde el cuello hasta los pies. Cada uno de ellos colocó sobre su cabeza un globo redondo, trasparente, que de alguna manera se conectaba con el cuello de la vestimenta que ya tenían puesta.

            "Cada uno levantó una caja y entró en una pequeña habitación cuya puerta fue cuidadosamente cerrada con seguro detrás de sí. Una luz roja opuesta a otra puerta se encendió. La aguja negra comenzó a moverse sobre un "O", la luz roja se volvió verde y la puerta exterior se deslizó abriéndose. Una escalera metálica nada común, como dotada de vida propia, corrió ruidosamente a través del piso extendiéndose hacia abajo unos quince pies. Un hombre, con toda precaución, descendió por ella y se asentó cuando alcanzó la superficie. De la caja extrajo una larga varilla que introdujo en el suelo. Inclinándose, examinó cuidadosamente las marcas que dejaba e, incorporándose, llamó con señas a los otros que debían unírsele.

            "El pequeño grupo se movió por los alrededores aparentemente al azar, haciendo cosas que para mi no tenían significado alguno. Si no hubiera sabido que se trataba de adultos inteligentes hubiera subestimado sus extravagancias rebajándolas a meros juegos de niños. Algunos levantaban pequeñas piedras y las ponían en una bolsa. Otros golpeaban el suelo con martillos o introducían lo que parecían ser varillas de metal. Otro más, una mujer, según observé, andaba por ahí agitando pequeñas tiras de vidrio adhesivo y metiéndolas luego apresuradamente en botellas. Todas estas cosas me resultaban totalmente incomprensibles. Por último, volvieron a su nave y entraron en el primer compartimento. Allí permanecieron todavía como ganado en el mercado, mientras luces notablemente coloreadas brillaban y se movían sobre la entera superficie de cada uno. Una luz brilló más verde y todas las otras de colores se extinguieron. El grupo se despojó de sus atavíos protectores y penetró en la parte principal de la nave.

            "Pronto se produjo una gran actividad. La mujer con las tiras de vidrio adhesivo se apresuró a ponerlo en un dispositivo metálico y colocándose frente a él de manera de mirar a través de dos tubos, hizo girar algunos botones mientras comentaba con los otros todo el tiempo. El hombre volcó los pequeños guijarros en una máquina que emitía un gran chirrido y repentinamente expulsaba los que habían sido reducidos a polvo muy fino. Se hicieron muchas pruebas y se mantuvieron muchas conversaciones con la gran nave madre.

            "Apareció luego otra de estas embarcaciones mientras la primera se retiraba y retornaba a la mayor. Las que quedaron dieron vueltas alrededor del mundo entero y desde ellas cayeron cosas, algunas de las cuales descendieron sobre la tierra y otras, de tipo diferente, en el mar. Satisfechos con su trabajo, todas las pequeñas naves se retiraron juntas formando una fila, después de lo cual se elevaron y abandonaron la atmósfera de la Tierra. Una a una fueron entrando en la nave madre y, cuando lo hubo hecho la última, el gran aparato abandonó rápidamente esa órbita y viajó a otros mundos del sistema. Así fue como hace muchos años la Tierra fue ocupada.

            "Muchos siglos pasaron sobre la Tierra, pero para la nave que viaja por el espacio sólo eran semanas, pues las dos cronologías son diferentes, en alguna manera difícil de comprender, pero ES así. Pasaron muchos siglos y una vegetación tosca, áspera, floreció sobre la tierra y bajo las aguas. Enormes helechos se elevaron hacia el cielo, con hojas inmensas y gruesas que absorbían los gases tóxicos expeliendo oxígeno durante el día y nitrógeno durante la noche. Después de mucho tiempo, un Arca del Espacio descendió de entre las nubes y aterrizó sobre la orilla arenosa. Se abrieron grandes compuertas y criaturas de pesadilla salieron de la embarcación de una milla de longitud que avanzaba pesadamente. Los extraños seres eran tan aplastantes que la Tierra se estremeció a su paso. Estas horrendas criaturas se agitaban torpemente en el aire sobre crujientes alas de cuero.

            "La gran Arca - la primera de muchas que llegaron a través de las eras - se levantó en el aire y se deslizó suavemente sobre los mares. En zonas predeterminadas, el Arca descansaba sobre la superficie del agua y seres raros eran sumergidos blandamente en las profundidades del océano. La enorme embarcación se elevó y desapareció en el más recóndito de los espacios. Sobre la Tierra, criaturas increíbles vivieron y lucharon, procrearon y murieron. La atmósfera cambió. La flora se modificó y los seres evolucionaron. Pasaron eternidades mientras desde el Observatorio de los Sabios eran contemplados los universos distantes.

            "La Tierra se tambaleaba en su órbita; se estaba desarrollando un peligroso grado de excentricidad. Desde el seno del Imperio llegó una nave espacial. Los científicos decidieron que una masa de tierra era insuficiente para impedir que los océanos se levantaran y desequilibraran al mundo. Desde la gran nave suspendida a millas de la superficie partió un delgado rayo de luz. El continente, a la vista de la Tierra se sacudió, quebrándose en pequeñas masas y se produjo un violento terremoto. En la plenitud del tiempo las masas terrestres se apartaron formando murallas contra las cuales el mar, ahora dividido en MARES, se estrellaba en vano. La Tierra se asentó en una órbita estable.

            "Transcurrieron millones de años. Millones de años en la cronología TERRESTRE. Nuevamente llegó una expedición desde el Imperio; esta vez traía los primeros humanoides al mundo. Desembarcaron criaturas purpúreas, extrañas; las mujeres tenían ocho pechos y hombres y mujeres una cabeza cuadrada sobre los hombros de manera que, para mirar a los lados, era necesario mover todo el cuerpo. Las piernas eran cortas y los brazos, largos, descendían por debajo de las rodillas. Nada sabían del fuego o las armas y por ello eran pacíficos. Vivían en cuevas y en las ramas de los árboles. Se alimentaban con bayas y hierbas y de los insectos que pululaban por la tierra. Pero los Observadores no estaban satisfechos, pues eran criaturas que no podían valerse por sí mismas y no presentaban signos de evolución.

            "Entonces las naves de ese Imperio se hallaban en constante patrullaje por el universo que sostenía el sistema solar. También se estaban desarrollando aquí otros mundos. Y el de otro planeta evolucionaba mucho más rápidamente que la Tierra. Se destacó una nave de patrulla para ir hasta ella donde aterrizó y se capturó a unos pocos nativos purpúreos. Al ser examinados se decidió que toda la raza debía ser exterminada del mismo modo que un jardinero destruye la maleza. Una peste cayó sobre la Tierra y todos sus habitantes fueron aniquilados. La Voz se dejó oír nuevamente: "En años venideros la gente de vuestro Tierra utilizará este sistema para aniquilar una plaga de conejos, pero vuestra gente empleará un método que acabará con los conejos en agonía; NOSOTROS lo hacemos sin provocar dolor".

            "Desde los cielos llegó otra Arca trayendo diferentes animales y humanoides, que fueron distribuidos por las tierras, eligiendo el tipo y quizás el color que más convenía a las condiciones de la zona. La Tierra todavía rugía y temblaba; los volcanes vomitaban fuego y vapores y la lava fundida corría montaña abajo, por las laderas. Las aguas se enfriaron y la vida fue cambiando para adecuarse a las nuevas condiciones. En los polos, las aguas se enfriaron y se formó el primer hielo sobre la Tierra.

            "Las Eras se sucedieron. La atmósfera de la Tierra cambió, los helechos gigantescos dieron paso a los árboles ortodoxos y las formas de vida se estabilizaron. Florecía una civilización poderosa. Los Jardineros de la Tierra volaron alrededor del mundo visitando una ciudad tras otra. Pero alguno de ellos se familiarizaron demasiado con sus cargas humanas, las mujeres entre ellas. Un sacerdote perverso de raza humana persuadió a una hermosa mujer para que sedujera a uno de los Jardineros para obtener de él recónditos secretos. Pronto la mujer estuvo en posesión de ciertas armas anteriormente al cuidado del hombre y al cabo de una hora el sacerdote era dueño del secreto.

            "Traicioneramente, algunos integrantes de la casta sacerdotal fabricaron armas atómicas, utilizando como modelo las robadas. Se coincidió un plan por medio del cual varios de los Jardineros fueron invitados a un templo donde se celebraba un oficio en acción de gracias. Allí, en suelo sagrado, los Jardineros fueron envenenados. Les robaron los equipos y los otros Jardineros fueron víctimas de un gran asalto. Un sacerdote hizo explotar durante la batalla la carga atómica de una nave espacial aterrizada y el mundo entero se sacudió. El gran continente de la Atlántida se hundió bajo las aguas. En las lejanas tierras los tornados agrietaron las montañas y arrojaron a los humanos con violencia. Olas gigantes se volcaron en tempestad desde el océano y el mundo quedó huérfano de vida humana, salvo unos pocos que sollozaban cobardemente en cuevas remotas.

            "Durante años la Tierra se sacudió y tembló por los efectos de la explosión atómica. Durante años ningún Jardinero vino para inspeccionar el mundo. Las irradiaciones eran poderosas y el resto espantado de la humanidad dio a luz una progenie distinta. La vida vegetal sufrió el efecto y la atmósfera quedó viciada. Nubes bajas, rojizas, oscurecieron el sol. Los Sabios decretaron mucho después que otra expedición debía viajar a la Tierra y llevar un nuevo plantel a su jardín profanado. La gran Arca cargada de humanos, animales y plantas partió atravesando los lejanos límites del espacio."

            ..."El Arca apareció en la pantalla frente a mi, ... Su volúmen era tan descomunal que los humanos que surgían de ella comparativamente eran tan pequeños como hormigas trabajando en la arena. Se descargaban grandes animales y multitudes de nuevos humanos. Todos parecían deslumbrados, narcotizados, presumiblemente para que no lucharan. Hombres con cosas extrañas en los hombros volaban por los alrededores como vuelan los pájaros, conduciendo animales y hombres en rebaño y picaneándolos con varillas de metal.

            "La nave circundó el mundo en su vuelo aterrizando en diversos lugares donde dejó animales de diferentes tipos. Humanos blancos, otros negros y algunos amarillos. Altos y bajos, con cabello negro y blanco. Animales con cuerpo a franjas, con cogotes largos, otros sin cogote; jamás pensé que pudiera existir tal variedad de colores, tamaños y tipos de criaturas vivientes. Entre las marinas había algunas tan inmensas que yo no alcanzaba comprender cómo podían moverse; sin embargo, en el agua se veían tan ágiles como los peces en nuestros lagos.

            "El aire era cruzado constantemente por pequeñas naves que volaban conduciendo a gente que controlaba a los nuevos habitantes de la Tierra. En sus correrías dispersaban sobre el globo grandes manadas de animales y humanos. A lo largo de varias centurias el Hombre no era capaz todavía de encender el fuego ni siquiera de fabricar un rudo implemento de piedra. Los Sabios mantuvieron una conferencia y decidieron que ese plantel debía ser mejorado introduciendo algunos humanoides que fueran más inteligentes, que supieran encender el fuego y trabajar el pedernal. Así, los siglos fueron pasando mientras los Jardineros de la Tierra seguían introduciendo especímenes nuevos de energía reforzada para mejorar el plantel humano. Poco a poco la humanidad fue progresando desde la chispa del pedernal hasta el encendido del fuego. Las casas, también gradualmente, se edificaron, formándose las ciudades. Siempre los jardineros alternaban con las criaturas humanas y los  humanos los consideraban dioses sobre la Tierra.

            "La voz dijo: "Ningún propósito útil podía lograrse si seguían los interminables inconvenientes que acosaban esta nueva colonia de la Tierra. Os informaré sobre sus características sobresalientes con el único objeto de que os intruyáis. Mientras yo hablo podremos presenciar una secuencia de imágenes apropiadas para que tengáis también un medio de ilustración.

            "El Imperio era grande, pero de otro universo llegó gente que intentó arrebatarnos nuestras posesiones. Eran humanoides que sobre sus cabezas lucían prominencias córneas que se proyectaban desde las sienes, también tenían cola. Poseían una naturaleza eminentemente guerrera y esta inclinación constituía su deporte al mismo tiempo que su tarea. Llegaron en naves negras, invadiendo este universo cuyos mundos tan recientemente poblados devastaron. Se produjeron en el espacio batallas catastróficas. Los mundos quedaron desolados, hundidos en lenguas de humo y llamas y sus residuos alteran aún ahora los caminos espaciales, como el Cinturón de Asteriodes (Maldek). Mundos que eran fértiles se agostaron y todo lo viviente pereció. Un mundo, con un golpe desviado, empujó a otro arrojándolo contra la Tierra. Esta trepitó, sacudiéndose, y fue echada dentro de otra órbita que prolongó su día.

            "Durante la siguiente colisión, gigantescas descargas eléctricas se desprendieron de los dos mundos. Los cielos quedaron envueltos nuevamente en llamas y muchos de los humanos terrestres perecieron. Grandes inundaciones barrieron la superficie del mundo y Jardineros compasivos llegaron apresuradamente con sus Arcas tratando de cargar a bordo a todos los humanos y animales que pudieran ser trasportados con seguridad a terreno alto y seguro. Años después - prosiguió la Voz - esto dio origen a leyendas falsas que se propagaron por todas las comarcas de la Tierra. Pero en el espacio la batalla fue ganada. Las fuerzas del Imperio derrotaron a los malvados invasores y los hicieron prisioneros.

            "El Príncipe de los Invasores, Príncipe Satán, suplicó por su vida alegando que tenía mucho que enseñar a la gente del Imperio y que trabajaría a toda hora para el bien de los demás. Su vida y la de algunos de sus hombres dirigentes fue perdonada. Después de un período de cautiverio se mostró ansioso por cooperar en la reconstrucción del sistema solar que había profanado. Como eran hombres de buena voluntad, los almirantes y generales del Imperio no podían sospechar que otros abrigaran intenciones de traición y maldad. Aceptaron el ofrecimiento y al Príncipe Satán y a sus oficiales les fueron asignadas tareas bajo la supervisión de los hombres del Imperio.

            "Sobre la Tierra los nativos estaban enloquecidos por las experiencias que habían sufrido; habían sido diezmados por la inundación y las llamas desprendidas por las nubes. Nuevo plantel fue traído desde planetas remotos en donde algunos humanos habían sobrevivido. Las comarcas ahora eran diferentes, así como los mares. El cambio total en órbita alteró el clima. Ahora existía una cálida zona ecuatorial y el hielo se formaba sólidamente en las áreas polares. Témpanos se desprendieron de las masas principales y flotaron sobre las aguas. Los bosques sucumbieron ante el cambio tan drástico de sus condiciones de vida.

            "Muy lentamente las condiciones se fueron estabilizando. Una vez más el Hombre se puso a construir una forma de civilización. Pero el Hombre se había vuelto excesivamente guerrero y perseguía a todos aquellos más débiles. Rutinariamente, los Jardineros introdujeron nuevos especímenes para que el plantel básico mejorara. Un nuevo tipo de criatura surgió poco a poco a medida que la evolución del Hombre se producía. Pero los Jardineros no estaban satisfechos, por lo cual se decidió que un número mayor de ellos debía vivir sobre la Tierra junto con sus familias. Las cumbres de las montañas o altos lugares fueron utilizados, convenientemente como bases. En la región oriental, un hombre y una mujer descendieron en su nave espacial, asentándose sobre una agradable elevación montañosa. Izanagi e Izanami se convirtieron en protectores y fundadores de la raza japonesa y - la Voz sonó triste y airada al mismo tiempo - otra vez se tejieron leyendas falsas, porque como estos dos, Izanagi e Izanami, aparecieron desde la dirección del sol, los nativos creyeron que eran el dios y la diosa del sol que habían llegado para vivir entre ellos."

            "Sobre la pantalla que se encontraba delante de mi vi el sol rojo sangre que brillaba intensamente en el cielo. De él descendió una nave luminosa con los reflejos rojizos que le enviaba el sol poniente. La nave que bajaba aún más, quedó suspendida en el aire y luego perezosamente dio una vuelta alrededor. Finalmente, a medida que los rayos purpúreos del sol del atardecer caían sobre la cima de la montaña cubierta de nieve, descendió hasta el nivel de una falda alta sobre uno de sus lados. Los últimos destellos de la luz solar iluminaron al hombre y a la mujer que dejaron la embarcación para observar, volviendo luego a penetrar en ella. Los nativos de piel amarilla, postrados ante la nave, intimidados por la gloria de la visión, esperaron en respetuoso silencio hasta que la nave desapareció en la oscuridad de la noche.

            "La imagen cambió y vi otra montaña en una tierra remota. ¿Dónde? No lo sabía, pero esa información pronto me iba a ser suministrada. Desde lo alto venían naves espaciales que daban vueltas para descender luego lentamente en formación regular hasta ocupar el faldeo de la montaña. "¡Los dioses del Olimpo! - dijo la Voz en tono sarcástico, los llamados dioses que trajeron tanta desgracia y tribulación a este joven mundo. Esta gente, con el mencionado Príncipe Satán entre ellos, llegó para establecerse en la Tierra, pero el Centro del Imperio estaba muy lejos. Ennui y los secuaces de Satán desorientaron a estos hombres y mujeres jóvenes a quienes se les había asignado esta Tierra para que pudieran obtener experiencia.

            "Júpiter, Apolo, Teseo, Afrodita, las hijas de Cadmo y muchos otros formaron estas pandillas. El mensajero Mercurio corría de nave en nave por el mundo llevando mensajes y escándalos. El deseo por la mujer del prójimo acosó a los hombres y las mismas mujeres se dedicaron a atrapar a los hombres que deseaban. Locas persecuciones se iniciaron en naves veloces a través de los cielos del mundo, la mujer detrás del hombre o el marido seducido y fugando con las esposas de otros. Y los ignorantes nativos del mundo ante las extravagancias sexuales de aquellos a quienes consideraban dioses, pensaron que ESTA era la modalidad de vida que ELLOS debían adoptar. Y así comenzó una era de corrupción y libertinaje durante la cual fueron despreciadas todas las reglas de la decencia.

            "Varios nativos astutos, más despiertos que los comunes, se erigieron en sacerdotes pretendiendo poseer la Palabra de los Dioses. Los "Dioses" estaban demasiado ocupados con sus orgías para siquiera saberlo. Pero estas orgías condujeron a otros excesos, se cometieron asesinatos tan numerosos que finalmente las últimas noticias sobre ellos llegaron hasta el Imperio. Los nativos-sacerdotes que pretendían ser los representantes de los Dioses redactaron todo lo ocurrido, alterando los hechos de manera que sus propios poderes pudieran ser acrecentados. Y así fue siempre en la historia del mundo: algunos nativos no relataron lo que había ocurrido, sino lo que podía aumentar su propio poder y prestigio. La mayoría de las leyendas no se aproxima siquiera a lo que realmente ocurrió".

            "Fui trasladado a otra pantalla. Allí apareció otro grupo de Jardineros, o "Dioses": Horus, Osiris, Anubis, Isis y muchos otros. Y también otra vida de disipación y orgía. Allí también un ex lugarteniente del Príncipe Satán trabajaba tratando de sabotear todos los esfuerzos que se realizaban para lograr bienestar para este pequeño mundo. Y otra vez los inevitables sacerdotes escribiendo sus interminables e inexactas leyendas. Entre ellos, algunos se habían captado servilmente la confianza de los dioses obteniendo así conocimiento por lo general prohibido a los nativos por su propio bien. Estos nativos constituyeron una sociedad secreta destinada a robar más conocimiento secreto y a usurpar el poder de los Jardineros. La Voz continuó: "Tuvimos muchos trastornos con algunos de los nativos, lo cual nos obligó a introducir medidas represivas. Ciertos sacerdotes nos habían sustraído equipos de los Jardineros, no supieron tener control sobre ellos y desataron plagas sobre la Tierra. Enorme cantidad de personas murieron y el desastre también afectó a las cosechas.

            "Pero los Jardineros, bajo las órdenes del Príncipe Satán, habían establecido la Capital del Pecado en las ciudades de Sodoma y Gomorra. En ellas toda forma de vicio, perversión o depravación, era considerada una virtud. El Maestro del Imperio pidió solemnemente a Satán que desistiera y abandonara su empeño, pero Satán se mofó de él. Los mejores habitantes de Sodoma y Gomorra fueron avisados para que dejaran el lugar y entonces, en un momento determinado, una nave solitaria sobrevoló dejando caer un pequeño paquete. Las ciudades se inflamaron en llama y humo. Grandes nubes de forma de hongo ascendieron al cielo tembloroso, y sobre la tierra sólo hubo devastación, montones de piedras, fragmentos de rocas y una increíble montaña de escombros de edificios. Por la noche toda la zona brillaba con un reflejo púrpura enfermizo. Muy pocos escaparon al holocaustro.

            "Tras esta saludable advertencia se decidió retirar a todos los Jardineros de la faz de la Tierra y evitar otro contacto con los nativos, tratándolos sólo como especímenes a la distancia. Las patrullas seguirían rondando por la atmósfera y el mundo y sus nativos serían supervisados, pero ya sin contacto oficial. En cambio se determinó que vivirían sobre la Tierra nativos que hubieran sido especialmente adiestrados y fueran "plantados" donde gente apropiada pudiera hallarlos. El hombre que más tarde fue conocido como Moisés fue un ejemplo. Una nativa que se adaptaba para la experiencia fue sacada de la Tierra y fecundada con la semilla que respondía a las características necesarias. El niño que aún no había nacido fue telepáticamente adiestrado y dotado de un gran conocimiento no común entre los nativos, así como también hipnóticamente preparado para que no lo revelara hasta el momento preciso.

            "A su debido tiempo el niño nació, recibiendo aún más preparación y adiestramiento. Posteriormente el pequeño fue ubicado en un recipiente apropiado y, al abrigo de la oscuridad, depositado en un lecho de cañas donde pudiera ser rápidamente hallado. A medida que crecía, hasta llegar a la adultez, se mantuvo en frecuente contacto con nosotros. Cuando se consideró oportuno, una pequeña nave llegó a la montaña y, oculta entre las nubes naturales o las que ex profeso producíamos, esperó que Moisés ascendiera y subiera a bordo, dejándolo posteriormente con un Cetro de Autoridad y Tablas de Mandamientos especialmente compiladas que le habíamos preparado.

            "Pero esto no era todavía suficiente, debíamos adoptar procedimientos similares en otros países. En la tierra que ahora se conoce con el nombre de India instruimos y preparamos un hijo varón de un Príncipe muy poderoso. Consideramos que su poder y su prestigio harían que los nativos lo siguieran y adhirieran a la norma especial de disciplina que habíamos formulado y que representaría un progreso en el estado espiritual de los nativos. Gautama tenía sus propias ideas, sin embargo, y, lejos de ignorarlo, se le permitió ejercer su propia norma espiritual de disciplina. Una vez más encontramos que los discípulos o sacerdotes, generalmente en su propio beneficio, distorsionaron las enseñanzas en sus escrituras. Y así fue siempre sobre la Tierra; una serie de individuos que se auto titulan sacerdotes, editaron o reeditaron escrituras para engrandecer sus propios poderes y riquezas.

            "Hubo otros que fundaron nuevas doctrinas religiosas, como Mahoma, Confucio y muchos otros que sería largo de mencionar. Cada uno de ellos se hallaba bajo nuestro control o era preparado por nosotros con la intención básica de que estableciera una creencia en el mundo. Por tanto, los líderes de esas religiones guiarían a sus adeptos dentro de BUENOS hábitos de vida. Nuestro propósito era que cada humano se comportara con los otros de la misma manera que él desearía que los otros se comportaran con él. Tratábamos de instaurar un estado de armonía universal como existía en nuestro propio Imperio, pero esta nueva humanidad todavía no estaba lo suficientemente adelantada como para desligarse de su propio yo y trabajar por el bien de los demás.

            "Los Sabios estaban muy disconformes con el curso de los acontecimientos y, como resultado de sus reflexiones, se presentó un nuevo esquema. Uno de los Sabios afirmó que todos los que habían sido enviados a la Tierra hasta ese momento integraron el tipo de familia más pudiente. Como correctamente exponía, los pertenecientes a la clase más baja rechazarían instintivamente las palabras de personas que se desenvolvían en una clase superior. Se realizó una investigación, utilizando primero el Registro Ascásico para localizar a una mujer que pudiera concebir a un niño. Debía ser una mujer apropiada, de una familia de clase inferior también apropiada, y dentro de un país donde se considerara que podía florecer una nueva religión o doctrina. Los investigadores se dedicaron con todo empeño a la tarea, presentando un número bastante respetable de posibilidades. Tres hombres y tres mujeres fueron dejados secretamente sobre la Tierra para que pudieran proseguir su búsqueda y descubrir la familia adecuada. 

            "El consenso de opinión recayó sobre una joven mujer sin hijos, casada con alguien que ejercía el más viejo de los oficios sobre la Tierra: carpintero. Los Sabios razonaron y llegaron a la conclusión de que la mayoría de la gente pertenecía a esta clase, por lo cual se hallaría mejor dispuesta a seguir las palabras de uno a quien consideraría su igual. Así, la mujer fue visitada por uno de nosotros - que ella tomó por un ángel - y que le dijo que sería objeto de un gran honor porque iba a tener un hijo varón que fundaría una nueva religión. Al cumplirse el tiempo, la mujer quedó embarazada y entonces ocurrió uno de los acontecimientos tan comunes en esa parte del mundo: la mujer y su esposo tuvieron que huir de su hogar al ser objeto de la persecución de un rey local.

            "Iniciaron su lento camino hacia una ciudad del medio oriente donde la mujer se dio cuenta de que su hijo estaba por nacer. No había adonde ir, salvo un establo. Y allí nació el niño. Nosotros habíamos contemplado la huida y estábamos preparados para intervenir en cualquier emergencia. Tres miembros de la tripulación de la nave vigilante descendieron sobre la superficie de la Tierra y se acercaron al establo. Con desaliento supieron que su embarcación había sido vista y tomada como una estrella en el Oriente.

            "El pequeño llegó a la adolescencia y, mediante un especial adoctrinamiento que recibía constantemente por telepatía, demostró representar una real promesa. En su juventud llegó a polemizar con sus mayores y, los sacerdotes locales. En su primera juventud se retiró de todos los que conocía y viajó a muchas otras tierras en medio del lejano oriente. Nosotros lo dirigimos al Tibet, allí cruzó la cadena de montañas, residiendo durante algún tiempo en la Catedral de Lhasa donde aún ahora se observan las impresiones de sus manos. Allí recibió consejo y asistencia en cuando a la estructuración de una religión adecuada para la gente de Occidente.

            "Durante su estada en Lhasa sufrió un tratamiento especial mediante el cual el cuerpo astral del humano terrestre fue liberado y llevado a otra existencia; en su lugar le fue insertado el cuerpo astral  de uno de nuestra elección. Se trataba de una persona con una gran experiencia en asuntos espirituales, experiencia superior a la que podía ser obtenida bajo cualquier condición en la Tierra. Este sistema de trasmigración es uno de los que empleamos frecuentemente cuando tratamos con razas retrógradas. Finalmente todo estuvo listo y él emprendió el largo viaje de regreso a su tierra. Llegado que hubo allí, tuvo éxito en hacerse de ciertas relaciones que le serían muy útiles con el fin de propagar la nueva religión.

            "Lamentablemente, el primer ocupante del cuerpo se había colocado en situación antagónica con los sacerdotes. Estos recordaron el hecho y cuidadosamente prepararon un incidente bajo el peso del cual el hombre pudiera ser arrestado. Como el juez que entendía en la causa estaba dominado por ellos, su desenlace era previsible. Consideramos la posibilidad de llevar a cabo un acto que lo liberara, pero llegamos a la conclusión de que el resultado final sería negativo para el pueblo y la nueva religión que pensábamos establecer.

            "El nuevo adoctrinamiento espiritual fue difundido. Pero una vez más no faltaron quienes lo subvertieron en su propio provecho. A sesenta años de iniciado se llevó a cabo una gran convención en la ciudad del medio oriente de Constantinopla. La asamblea congregó a gran número de sacerdotes, muchos de ellos hombres pervertidos, con deseos sexuales depravados, que consideraban la normal atracción del sexo opuesto como algo sucio. Su voto mayoritario alteró el significado de las verdaderas Enseñanzas, haciendo aparecer impura a la mujer. Así preconizaron -muy erróneamente- que todo niño nace en pecado y decidieron publicar un libro sobre los acontecimientos ocurridos sesenta años atrás.

            "Contrataron a escritores para recopilar textos por el estilo utilizando, tanto como fuera posible, los cuentos y leyendas trasmitidos (con todas sus inexactitudes) de persona a persona. Durante años varias comisiones se dispusieron a editar, omitir y alterar pasajes que no eran de su agrado. Con el correr del tiempo se escribió un libro que NO predicaba la religión real, sino que constituía un material de propaganda para engrandecer el poder del clero. A lo largo de los siglos que siguieron, los sacerdotes - que DEBÍAN haber cooperado para el desarrollo de la humanidad - lo entorpecieron activamente. Las falsas leyendas fueron propagadas, los hechos distorsionados y, a menos que los habitantes de la Tierra - y particularmente los malos sacerdotes - cambien, nosotros, la Gente del Imperio, tendremos que hacernos cargo del mundo de la Tierra. Mientras tanto, salvo en casos extremos como éste, tenemos orden de no alternar con el Hombre ni de hacer propuestas a ningún gobierno de la Tierra".

            "La Voz se apagó... Las pantallas que hasta entonces estaban tan llenas de vívidos colores se volvieron grises. Mi visión se nubló y caí en estado de inconsciencia. 

..."Encontrarás mucha opocisión y muchas calumnias" le advierten las Altas Personalidades del País de la Luz Dorada. "No te inquietes por quienes puedan criticarte, pues no saben lo que dicen y están cegados con esa ignorancia que cada cual se impone a sí mismo en Occidente. Cuando la muerte cierre sus ojos y nazcan a la idea Superior, entonces sin duda lamentarán las penas y contrariedades que tan innecesariamente han causado", le dicen en el Palacio de los Recuerdos.

Extraído del libro [ Lobsang Rampa; El Ermitaño ]  >>

 

La profundidad determina la calidad del pensamiento. El amor determina la calidad del regalo. La verdad determina la calidad de la palabra.

[Lao Tse, Tao Te King 

 

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.