Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

Parte I
Parte I Parte II Parte III

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

Cuando el Vidente se percata de que las cualidades son el único agente; cuando conoce á AQUEL que sobre las cualidades prevalece, entonces participa de Mi naturaleza. Cuando el morador del cuerpo transpone las tres cualidades de que dimanan todos los cuerpos, se libra del nacimiento, de la vejez, de la aflicción y de la muerte, y bebe el néctar de inmortalidad.

[Annie Besant; Bhagavad Gîtâ]

El León de Plata

 

Sat

[LECTURA DE LA NOVELA]   << Lectura Interactiva de la Novela en esta Web: Links al Glosario, y a otras web de interés.  <<

[DIFUSIÓN DEL LIBRO EN ESTA WEB] << Obtenga el Libro 'Las 3 Cabezas del Elefante' Gratis en este Link <<

 

La Sagrada Misión: 

 

Los tres Gunas según la teología hindú eran: Sattwa, la conformidad a la esencia pura del ser o Sat, la raíz siempre presente, eterna y sin cambio. Rajas, el impulso que provoca la expansión del ser en un estado determinado o Asat, el mundo fenoménico manifestado; y por último Tamas, la oscuridad o principio único. Los griegos conocieron esos tres principios como Chaos, Theos y Kosmos. En la elevación del hombre, Rajas representa a la línea horizontal de la cruz, el mundo manifestado en el que el alma asciende desde Tamas, la oscuridad hacia el Sattwa, la esencia pura del ser formando la línea vertical de la cruz.

 

Nuestra amiga Claudia:


(p) PRIMER CORREO (
Algunas impresiones de tu obra):

Apreciado Sebastian:

He avanzado en la lectura de tu obra hasta la página 71, y he observado algunos puntos que durante muchos años han sido, para mí, motivo de profunda reflexión. Pero debo decir que sólo en este último período me ha sido posible desentrañar el significado de algunos de ellos.

No me malinterpretes, encontrar a alguien con quien compartir puntos de vista "a este nivel" no es algo frecuente. En mi experiencia he advertido que, la mayoría de los interlocutores con los que hubiera podido tener un sano intercambio, "huyen" literalmente cuando trato de emplear la razón pura para que también vean, bajo esa luz, la vislumbre de un posible significado profundo. Pero como se trata de ideas abstractas que sólo se tornan perceptibles cuando se ha desarrollado cierta sensibilidad mental, es claro dónde reside la dificultad para compartir la impresión.

Como observa la Vieja Dama: "Hasta cierto punto, se admite que aun la Enseñanza Esotérica es alegórica. Para hacer llegar ésta a la inteligencia ordinaria, se necesita el uso de los símbolos en una forma inteligible. De aquí las narraciones alegóricas y semi-míticas en las enseñanzas exotéricas, y las representaciones sólo semi-metafísicas y objetivas en las esotéricas. Pues los conceptos pura y trascendentalmente espirituales se adaptan tan sólo a la percepción de aquellos que "ven sin ojos, que oyen sin oídos y sienten sin órganos", según la gráfica expresión del Comentario."

Tal vez por eso, uno de los temas que me mantuvo más ocupada -hasta que lo comprendí parcialmente- fue precisamente la diferencia entre "Los Hijos de la Sabiduría" y "Los Señores de la Llama o de la Niebla de Fuego".

La Sloka clave, si se me permite el término, fue la siguiente:

24. "Los Hijos de la Sabiduría, los Hijos de la Noche, prontos para renacer, descendieron. Vieron ellos las formas viles de la Primera Tercera. "Podemos elegir" dijeron los Señores; "poseemos la Sabiduría". Algunos entraron en los Chhâyâs. Otros proyectaron una Chispa. Otros lo difirieron hasta la Cuarta. De su propio Rûpa llenaron el Kâma. Los que empezaron se convirtieron en Arhats. Los que sólo recibieron una Chispa permanecieron destituidos de conocimiento; la Chispa ardía débilmente. Un Tercio permaneció sin mente. Sus jivas no estaban dispuestos. Éstos fueron puestos aparte entre los Siete. Se volvieron ellos de cabeza estrecha. En un Tercio estuvieron preparados. "En estos moraremos", dijeron los Señores de la Llama y de la Sabiduría Secreta."

Como sentencia H. P. B., "Dado que, en los relatos exotéricos, los Asuras son los primeros Seres creados del "Cuerpo de la Noche" (Pralaya), mientras que los Pitris salen del cuerpo del "Crepúsculo" (Manvantara); y que en el Vishnu Purâna Parâyara coloca a los "dioses" entre los dos, desarrollándose del "Cuerpo del Día", es fácil descubrir un propósito determinado de velar el orden de la creación". [...]

"La alegoría es muy ingeniosa. Una gran inteligencia y demasiado conocimiento es un arma de dos filos en la vida, e instrumentos tanto para el bien como para el mal. [...] al paso que, aplicados a fines altruistas y humanitarios se convierten en los medios de la salvación de muchos."

"Así, pues, al paso que los Dioses o Dhyân Chohans (Devas) proceden de la Causa Primera -que no es Parabrahman, pues éste es el TODO CAUSA, y no puede ser mencionado como la "Primera Causa"-, cuya Causa Primera es llamada en los Libros Brahmánicos Jagad-Yoni, la "Matriz del Mundo", la Humanidad emana de estos agentes activos del Kosmos. Pero los hombres, la Primera y Segunda Razas, no eran seres físicos, sino meros rudimentos de los hombres futuros; Bhûtas, que procedían de Bhûdati, el "origen" o el sitio "original de donde surgieron los elementos". De aquí que procedan, como todo lo demás, de Prabhavâpyaya, "el sitio" de donde todo se origina y donde todas las cosas se disuelven", según lo explica el Comentador en el Vishnu Purâna. De allí proceden también nuestros sentidos físicos, y hasta la Deidad "creada" más elevada, en nuestra Filosofía. Como uno con el Universo, ya lo llamemos Brahmâ, Îshvâra o Purusha, es él una Deidad Manifestada y, por tanto, "creada", o limitada y condicionada." 
[...]
"Por tanto, como los Pitris superiores o Dhyânis no tomaron parte en su creación física (la del hombre), vemos al Hombre Primordial -salido de los cuerpos de sus Progenitores espiritualmente "sin fuego"- descrito como aeriforme, no compacto y sin mente. No tenía Principio medio que le sirviera de enlace entre lo superior (el triángulo) y lo inferior (el cuadrado) -el Hombre espiritual y el cerebro físico-, pues carecía de manas.
[...]
"La naturaleza, el Poder físico evolucionario, no podía nunca desarrollar la inteligencia, sin ayuda; ella puede únicamente crear "formas sin sentido" [...] Los Manasa-Dhyânis son los que llenan este vacío, y los que representan el poder evolucionario de la Inteligencia y de la Mente; el lazo de unión entre el Espíritu y la Materia, en esta Ronda.

Ahora bien, ¿quienes eran estos Manasa-Dhyâni, que también reciben el nombre de Los Hijos de la Sabiduría? H. P. B. fue categórica:

"Si se le dijera al lector, como en las alegorías semi-exotéricas, que estos Seres eran Nirvânis en retorno de anteriores Mahâ Manvantaras -edades de duración incalculable- a duras penas comprendería el texto correctamente; al paso que algunos vedantinos podrían decir: "Esto no es así; los Nirvânîs no vuelven jamás"; lo cual es verdad respecto del Manvantara al cual pertenecen, y erróneo en lo que se refiere a la Eternidad. Pues según se dice en las Slokas Sagradas:

"El Hilo Radiante que es imperecedero y sólo se disuelve en el Nirvâna, surge de él de nuevo en toda su integridad el día en que la Gran Ley llama a todos los seres otra vez a la acción".

Es aquí donde cobra sentido que:

"Los Hijos de la Sabiduría o los Dhânis Espirituales [...] Renacieron sólo por razón de efectos kármicos. Entraron en aquellos que estaban "preparados", convirtiéndose en los Arhats o Sabios [...] Eran "Esencias", "Inteligencias" y Espíritus Conscientes", Entidades que buscaban hacerse aún más conscientes uniéndose con Materia más desarrollada [...] tenían que pasar por experiencias humanas terrestres para llegar a ser todosabios y poder marchar por el ciclo ascendente de vuelta."

Pero de acuerdo a las Slokas Sagradas, en el comienzo, sólo algunas de las primitivas formas fueron tomadas como morada de estas inteligencias avanzadas, pues la "primera tercera" estaba conformada por formas viles que todavía no habían alcanzado el grado de materialidad que luego las caracterizaría. De manera que "la primera tercera" no podía ser otra que la primera subraza de la tercera raza lemuriana, la cual, para ese tiempo, todavía no se había separado en sexos. 

"Los Comentarios Arcaicos [...] explican que de la Hueste de Dhyânis, a quienes correspondía encarnar como Egos de las Mónadas inmortales, pero inconscientes en este plano, algunos "obedecieron" (a la Ley de Evolución), tan pronto como los hombres de la Tercera Raza [...] se separaron en sexos. De acuerdo a lo que se nos dice: "Éstos fueron los primeros Seres conscientes, que añadiendo entonces el conocimiento consciente y la voluntad a su pureza divina inherente, crearon por Kriyâshakti al hombre semidivino, que fue en la Tierra la Semilla de futuros Adeptos."

Ahora bien. A juzgar por lo expresado en la Sloka 24 citada, tanto el primer grupo como el segundo, respondiendo a la Ley de Evolución, encarnaron ni bien la raza se separó en sexos. Pero de estos dos grupos sólo el primero, compuesto por quienes habían ocupado las formas viles de "la primera tercera", llegaron a crear por "Kriyâshkti" al hombre semidivino. Como está escrito, las primeras subrazas, impulsadas por el instinto creador sin sexo, habían desarrollado una raza intermedia en la que encarnaron los Señores de la Llama o Dhyân Chohans "superiores". (D.S. III., 268).

Como se recordará, la primera raza raíz "desapareció" en la segunda, y la segunda fue destruida. Por eso, si se tiene presente que los procesos pasados se recapitulan, es claro que en las primeras subrazas de la tercera raza raíz debió producirse una recapitulación de los procesos que tuvieron lugar en las razas anteriores, lo cual llevó a aquellos que habían "entrado" en la primera tercera, a "encarnar" en organismos más materiales cuando éstos se separaron en sexos. Sin embargo, éstos, a diferencia de quienes sólo proyectaron una chispa, fueron en verdad los primeros Seres conscientes, pues aquellos que difirieron su descenso u ocupación de las formas viles, no llegaron a prever que debido a la creciente materialidad en la que comenzaba a sumergirse la forma, por Ley Evolutiva, quedarían "inconscientes en este plano". El asunto está claro como el agua, puesto que de los tres grupos mencionados en la Sloka, el segundo, que sólo proyectó una chispa, quedó desprovisto de conocimiento, en tanto que el tercer grupo quedó literalmente "sin mente".

De acuerdo con la Sloka 31:

"Los animales se separaron los primeros. Principiaron a engendrar. El hombre duplo se separó también. Él dijo: "Hagamos lo que ellos; unámonos y hagamos criaturas". Así lo hicieron...

Pero aquellos que conocían el modo de "crear" por Kriyâshakti, se negaron:

"Cuando hayamos comprobado la extensión del universo (y sepamos todo lo que hay en él), multiplicaremos nuestra raza" -contestaron los Hijos de la Voluntad y del Yoga a sus hermanos de la misma raza que les invitaban a hacer lo que ellos".

"[...] por lo tanto, cuando tuvo lugar la separación fisiológica en el curso natural de la evolución -cuando también "toda la creación animal fue desatada, y los machos fueron atraídos hacia las hembras-, aquella raza cayó, no porque hubiesen comido del Fruto del Conocimiento y conociesen el Bien y el Mal, sino porque no sabían otra cosa".

Sin embargo, la peor parte les tocó a aquellos que carecían de chispa (el tercer grupo mencionado en la Sloka 24):

32. "Y aquellos que carecían de Chispa, tomaron para sí enormes animales hembras. Engendraron con ellas razas mudas. Mudos eran ellos mismos. Pero sus lenguas se desataron. Las lenguas de su progenie permanecieron calladas. Engendraron monstruos. Una raza de monstruos encorvados, cubiertos de pelo rojo, andando a gatas. Una raza muda, para guardar callada su vergüenza.

33. Viendo lo cual, los Lhas que no habían construido hombres (pues se abstuvieron de entrar en las chhâyâs para dotar de "manas" al hombre-animal) lloraron diciendo:

34. Los Amanasa (sin mente) han profanado nuestras mansiones futuras. Esto es Karma. Habitemos en otras. Enseñémosles mejor para evitar males mayores". Así lo hicieron...

Ahora, ¿qué pudo haber pasado después de los puntos suspensivos de la Sloka 34? De acuerdo al siguiente extracto, lo siguiente:

"La individualización humana a mediados de la tercera raza raíz. Fue producida por una gran destrucción de las formas denominadas hombre-animal, y rara vez se ha presentado este punto en las enseñanzas. El advenimiento de los Señores de la Llama y la tempestad eléctrica, introducida por el período del hombre, se caracterizó por los desastres, el caos y la destrucción de muchos seres del tercer reino de la naturaleza. Se implantó la chispa de la mente, y la fuerza de Su vibración y el efecto inmediato de Su presencia causaron la muerte de la forma animal, produciendo así la posibilidad inmediata de que los cuerpos causales, nuevamente vitalizados, vibraran con tal intensidad que tuvieron que adoptar nuevos vehículos. Esto constituye la manifestación del aspecto Voluntad en la cuarta ronda, en conexión con la familia humana". (Tratado sobre Fuego Cósmico)

35. Entonces todos los hombres fueron dotados de Manas. Vieron ellos el pecado de los sin mente".

"Afortunadamente para la Especie Humana, la "Raza Electa" se había ya convertido en el vehículo de encarnación de los Dhyâni más elevados (intelectual y espiritualmente), antes de que la humanidad se hubiese hecho completamente material. Cuando las últimas subrazas -exceptuando algunas de las más inferiores- de la Tercera Raza perecieron juntamente con el gran continente Lemur, las "Semillas de la Trinidad de la Sabiduría", habían adquirido ya el secreto de la inmortalidad en la Tierra, el don que permite a la Gran Personalidad pasar ad libitum de un cuerpo gastado a otro".
[...]
"Los "Hijos de la Sabiduría", que difirieron su encarnación hasta la Cuarta Raza, ya manchada (fisiológicamente) con el pecado y la impureza, produjeron una causa terrible, cuyo resultado kármico pesa sobre ellos hasta hoy día. Se produjo en ellos mismos, y se convirtieron en portadores de la semilla de iniquidad por evos futuros, porque los cuerpos que tuvieron que animar se habían corrompido a causa de su retraso."
[...] 
"Así pues, es muy importante tener presente que los Egos de los monos son entidades obligadas por su Karma a encarnar en formas animales, que son el resultado de la bestialidad de los últimos hombres de la Tercera Raza y los primeros de la Cuarta. Son entidades que habían ya alcanzado el "grado humano" antes de esta Ronda. Por lo tanto, son ellos una excepción a la regla general."
[...]
"Semejantes antropoides constituyen una excepción; pues no fueron deseados por la Naturaleza, sino que son el producto directo y la creación del hombre "sin razón". Los indos conceden un origen divino a los monos, porque los hombres de la Tercera Raza eran dioses de otro plano, que se habían convertido en mortales "sin razón". Este asunto ha sido tratado ya en Isis Unveiled, hace ya doce años, con toda la claridad que era entonces posible; y allí se dice al lector que consulte a los brahmanes, si quiere saber la razón de la consideración que guardan a los monos.

"El mono es sagrado en la India porque su origen es bien conocido por los Iniciados, aunque esté oculto bajo el velo de la alegoría."

Comentario final: Si no es mucho abusar de tu tiempo, cuando puedas (y sólo cuando puedas), me interesaría conocer por qué en la Pág. 33 de tu libro mencionas a los Jardineros del Espacio junto a los Hijos de la Llama y del Fuego, pues hasta donde pude ver, el tema de los Jardineros es ciertamente complejo y las fuentes confiables que los mencionan, podría decirte que entran en un terreno al que yo llamaría de "alta tensión".
También, si te parece oportuno, dado que inevitablemente a medida que avanzo en la lectura van surgiendo otros puntos ineludibles, me gustaría acercarte otros comentarios. Pero en todo caso, sabiendo lo exigido que estás con tu trabajo, esperaré a que en algún otro momento se presente la ocasión de tratarlos.
Un cálido saludo.
Claudia.


(r) PRIMER CORREO (Re:

Estimada Claudia,

Estoy muy interesado en tus comentarios, a los que considero de una gran profundidad y de una sensibilidad poco común, como tú comentas no existe mucha gente dispuesta a afrontar francamente estas realidades sutiles que nos rodean y que conforman finalmente nuestra realidad física de una manera rotunda.
Prefiero esperar a que leas el libro completamente para comentarte las preguntas que me haces, aunque me agrada tu espontaneidad y el talante de investigación que demuestras en ellas. 
No obstante pienso que son muy positivos tus correos, envíamelos con la asiduidad que creas conveniente pues para mí forman una guirnalda de flores de conocimiento de singular belleza.

Un cariñoso saludo.

Sebastián.

 

Puertas y ventanas se horadan para crear una alcoba, pero el valor de la alcoba estriba en su vacuidad.

[Lao Tse, Tao Te King]  

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.