Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

El León de Plata
El Agua de Roth I El Agua de Roth II El Agua de Roth III La Sabiduría La Gran Sala I La Gran Sala II El Reino de Amenti I El Reino de Amenti II El Reino de Amenti III El Cisma de Irshou El Sello de Amath I El Sello de Amath II El León de Plata

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

El león avanza poderosamente, mientras que detrás de él, un grupo de animales en tumultuosa manada, aparecen corriendo desde detrás de una duna de arena, acercándose expectantes a la misteriosa campana, que es desenterrada rápidamente con sus pezuñas.
La campana se eleva por los aires como sujeta por una descomunal mano, una figura medio humana, con cabeza de león, la sostiene firmemente golpeándola con una fuerza descomunal.

[Sebastián Salado; Las 3 Cabezas del Elefante]

  EL LEÓN DE PLATA

  

    EL LEÓN DE PLATA

 

 

7. EL LEÓN DE PLATA 

 

 

Sueño de Atmah:

 

<< Un agua oscura bate sobre una playa desierta. En el escenario no existe nada más que el agua batiente y la arena que va realizando acompasadamente, distintas formas planas al golpear de las olas. 

Éste es un mundo frío en blanco y negro, más precisamente, todo es negro excepto la blanca arena y el tenue resplandor que ésta disipa a su alrededor.  Poco a poco, una depresión pequeña en la playa va siendo ahondada por las olas y, algo metálico y cilíndrico va quedando al descubierto.

 

Como un eco, algo impreciso pasa volando raudo sobre las olas y deja caer un polvo intensamente blanco sobre un mar oscuro y sereno como un espejo de azabache. Al entrar en contacto con el agua ese polvo blanco toma la forma de un magnífico león plateado, que comienza a correr por la negra superficie del agua con un porte majestuoso.

El león argénteo irradia una sensación de poder indescriptible, sus fuertes músculos vibran con cada zancada y el agua salpica fuertemente, respondiendo a los rápidos movimientos de las enérgicas patas del león sobre la cristalina superficie. Pero el tenue piso de agua brillante y negra, no cede ante las acometidas de sus vigorosas zancadas, y así, poder y liviandad se mezclan en una extraña visión.

 

En su carrera, el león deja la superficie del agua y comienza a correr por la arena. En una visión ralentizada, su melena se mueve rítmicamente y sus garras avanzan raudas sin rozar apenas la arena de la playa. 

Dos animales oscuros andan torpe y pesadamente por esa misma playa, alrededor del lugar donde se halla el objeto metálico que, a medio desenterrar,  ya se puede percibir como una campana de bordes labrados con preciosas filigranas.

Los dos animales negros, un jabalí y una cabra, se aterrorizan al ver al león. El jabalí huye corriendo en una desesperada carrera, mientras que la cabra negra se queda inmóvil como si se hubiese convertido en una piedra bruna. 

El león avanza poderosamente, mientras que detrás de él, un grupo de animales en tumultuosa manada aparecen corriendo desde detrás de una duna de arena, acercándose expectantes a la misteriosa campana, que es desenterrada rápidamente con sus pezuñas.

 

La campana se eleva por los aires como sujeta por una descomunal mano, una figura de cuerpo humano y cabeza de león, la sostiene firmemente golpeándola con una fuerza ciclópea.

Al sonar la campana, toda la arena de la playa se levanta formando una tupida nube de polvo.

La visión dentro de la nube empieza a flotar por el aire y poco a poco, éste, comienza a parecerse al agua del mar. Es como si la visión ahora, estuviese sumergida en un inesperado mar radiante de luz y bullente de vida. 

 

Algo viene volando, o tal vez nadando en ese líquido. Al acercarse, se puede apreciar que es una tortuga de mar que con su nadar pausado, invita al alma errante a seguirla hasta la tranquila superficie de ese fecundo mar. La visión sigue a la laboriosa tortuga marina hasta la clara superficie de un luminoso mar que contuviese en algún microscópico lugar de su materia al anterior mar sombrío, como si éste sólo hubiese sido un lóbrego átomo del ahora inabarcable mar de luz. La sensación no es solo de elevación, sino al mismo tiempo de expansión. Es como si en ese viaje se traspasasen los límites de las dimensiones, los planos de referencia que comunican al microcosmos con el macrocosmos.

 

Al salir a la superficie, se ve otra tierra y otro cielo de refulgente luz y radiante color. La visión sigue a la tortuga quién, nadando ahora sumergida, accede en su armonioso navegar a un túnel rectangular de piedra que se abre entre las garras y el pecho de una descomunal esfinge submarina. 

La visión entra en la cavidad de la esfinge, para después introducirse en un corredor con forma perfectamente cuadrangular y llegar, hundiéndose en la roca submarina, a una sala de techos inmensamente altos que forma un gigantesco espacio de cuatro naves unidas en forma de cruz.

A cierta distancia del suelo, en el centro de las naves, algo esférico y de gran tamaño se mueve elásticamente. Al acercarse más la visión se muestra una gran burbuja de aire, atrapada estáticamente en el centro de la gigantesca estancia en el interior del agua… Pero es una sensación extraña, pues parecería como si el agua no existiera, como si la liviandad que acompaña a la escena, fuese indistintamente el producto del agua o del aire. 

Al entrar en la burbuja aparecen unas formas de energía que se definen como caballos voladores, de cuerpo transparente, que brillan con una tremenda fuerza lumínica.

Los corceles voladores, al evolucionar alrededor de la visión parecían estar invitando a que se los siguiese, y al igual que ocurrió con la tortuga, la visión los sigue en espiral dentro de la burbuja que se acaba de metamorfosear en un gigantesco reloj de arena. 

 

Ahora, Atmah aterriza en una nueva playa de un blanco purísimo, dentro de la inmensa cúpula del reloj de arena, en la cual se distingue a lo lejos un portal formado por un arco curvo, esbelto y metálico de sección triangular.

Al intentar cruzarlo, algo le hace mirar para atrás y descubrir a una multitud de gentes que alegres comienzan a atravesar con él el portal. La visión se eleva lentamente para descubrir una inmensa línea de personas que también lo cruzan ordenadamente y avanzan hacia la línea del horizonte que se destaca entre el blanco puro de la arena y el azul brillante y claro del nuevo cielo…

 

 

eeeeeee

   

  

 

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.