Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

Hombres y Máqu. III
La Búsqueda I La Búsqueda II La Huidiza Neurona I La Huidiza Neurona II La Tierra Hueca I La Tierra Hueca II La Tierra Hueca III La Tierra Hueca IV La Tierra Hueca V Hombres y Máqu. I Hombres y Máqu. II Hombres y Máqu. III Hombres y Máqu. IV Hombres y Máqu. V El Espíritu I El Espíritu II Caballero en Fango

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

¿O no era así después de todo? ¿No sería la selección natural una ley sabia y justa que “retira” del tablero de la vida a aquellas especies que ya han cumplido su época y su tiempo para dar nuevas oportunidades a las especies que vienen empujando detrás…? Al fin y al cabo, en lo que la Tierra lleva de existencia, ya se han extinguido el 90% de todas las formas de vida que han existido alguna vez sobre el planeta.¿Quién vendrá detrás de la raza humana? ¿Será ésta la última forma de vida sobre el planeta? ¿Seríamos nosotros los que concluyéramos más de 10 millones de años de evolución desde los primeros antropoides arborícolas con el uso de nuestras flamantes bombas atómicas y bacteriológicas?

[Sebastián Salado; Las 3 Cabezas del Elefante]

 EL CABALLERO EN EL FANGO

  

    HOMBRES Y MÁQUINAS (III)

 

 

4. HOMBRES Y MÁQUINAS

( PARTE  III )

 

 

¿O no era así después de todo? ¿No sería la selección natural una ley sabia y justa que “retira” del tablero de la vida a aquellas especies que ya han cumplido su época y su tiempo para dar nuevas oportunidades a las especies que vienen empujando detrás…? Al fin y al cabo, en lo que la Tierra lleva de existencia, ya se han extinguido el 90% de todas las formas de vida que han existido alguna vez sobre el planeta.

¿Quién vendrá detrás de la raza humana? ¿Será ésta la última forma de vida sobre el planeta? ¿Seríamos nosotros los que concluyéramos más de 10 millones de años de evolución desde los primeros antropoides arborícolas con el uso de nuestras flamantes bombas atómicas y bacteriológicas?

¿Serán las máquinas inhumanas y esquizofrénicas con instintos asesinos, como las que entrenaba John, las que hereden un planeta arruinado y oscuro? ¿O por el contrario existe una mente superior que tiene todo bajo control y que espera pacientemente el final de algún ciclo misterioso para poner orden en el caos y “dar a cada uno lo suyo”, como dicen las escrituras?

Antonio, sin saber muy bien porqué, pensaba que esto último era el razonamiento acertado. Sin embargo, aún retumbaban en su mente las palabras de John:

<< Escúchame bien, “listillo”, eso de esperar unos cuantos miles de millones de años de evolución caótica solo pasa en tu pueblo... Pero esto es EE.UU. y aquí pensamos con la cabeza y no con los pies. Aquí podemos simular las implicaciones de unos cuantos miles de años de “carambolas” en solo un par de meses >>.

 

¿Cómo podía estar tan ciego…?¿Cómo podíamos estarlo todos, pensando que la evolución puede crear un cerebro o un ojo de un amasijo de células, basándose sólo en el puro azar?  Cuando nosotros mismos manejamos los parámetros de evolución para cosas tan sencillas y pueriles como el control de selección de algoritmos cibernéticos. Que además, en casi todos los casos terminan en el fracaso más absoluto.

Antonio recordó de pronto el caso del estudio del ADN del hombre de Neandertal encontrado en la gruta Feldhofer del valle del Neander cerca de Dusseldorf en Alemania. En 1997 se extrajeron unas muestras del ADN mitocondrial del húmero de dicho espécimen por Matthias Krings de la universidad de Munich, realizándose también las pruebas de confirmación en la universidad estatal de Pennsylvania, dando finalmente como resultado que la diferencia de las cadenas de ADN del hombre de Neandental son tres veces mayores que la mayor diferencia del ADN entre los humanos de hoy en día y sólo la mitad de las que existen entre el chimpancé y el ser humano.

Si entendemos que la distancia temporal que separa al hombre de Neandertal de nosotros, es sólo de 500.000 años, muchos científicos actuales piensan que el hombre de Neandental no es nuestro progenitor directo, porque sencillamente es imposible un cambio evolutivo tan grande del ADN, en un espacio de tiempo tan pequeño.  

¿Pero entonces quién demonios es nuestro escurridizo antepasado…?                                                                                                                                                                                                               

Antonio se sentía realmente mareado y sin fuerzas para enfrentarse a su jefe o a cualquier otro “sopla gaitas” de los muchos que están dispuestos a “tocarle a uno las narices” en el momento más inoportuno. Así que decidió desaparecer del mundo de los vivos hasta, por lo menos, la hora de su cita amorosa, que él esperaba, le sacase de hoyo oscuro de la estulticia y del lamentable estado mental en el que se hallaba.

Decidió pues, subirse a su coche y desaparecer en dirección a su casa. La música de Shakira surgió otra vez de su radio cassette. Sólo que esta vez era la canción “Si te vas” la que llamó su atención:

<< Si te vas, si te vas, si me cambias por esa bruja pedazo de cuero, no vuelvas nunca más…>>

 

Aquellas palabras trajeron a su mente a su ex-mujer Maite y al objeto de sus odios: “Brenda”. 

Brenda supuso la ruptura definitiva con la situación, nunca aceptada por ella, de una vida nueva y extraña en un país más extraño aún. 

¿Pero qué supuso Brenda para él…? ¡Ni aún hoy, él era capaz de definirlo!

 

Brenda vino a él una buena mañana de Abril, durante uno de los primeros seminarios científicos de la recién estrenada vida de Antonio como “rey del mundo”. Al entrar en el aula de trabajo ella brillaba como el sol del amanecer… - Antonio, inevitablemente, comenzó a rememorar dolorosamente esa mañana, como si la estuviese viendo a través del parabrisas de su automóvil y, como en un sueño, comenzó a contarse su visión a sí mismo…

 

Brenda, no iba vestida de modo provocativo aquella mañana, pero su pulóver y sus jeans dejaban entrever una figura perfecta…

Su cabello rubio y recogido en un gracioso moño sobre su nuca le daba un aspecto serio y sensual a la vez. Ella era la ponente de una buena parte de aquél seminario. Como psicóloga cognitiva iba a darnos unas charlas sobre el conocimiento subliminal de la sexualidad en la estructura del carácter y las sicopatías generadas por la mala concepción de la misma.

Todos, en general, estábamos bastante intrigados por la relación que podría tener, la “teoría del orgasmo” con la programación en “inteligencia artificial”. Pero la cosa prometía ser bastante animada, incluso, algunos opinaban que esto solo era un juego de rol con connotaciones libidinosas, inventado por el Vampiro.

La ponencia comenzaba analizando las teorías de Wilhelm Reich y Erich Fromm y abarcaba varios conceptos básicos sobre sicología y sociología en cuanto al carácter y la relación del individuo con su entorno. 

Brenda inició la ponencia explicando básicamente los conceptos originales de Freud, el cual había sido el primero en construir un camino hacia la comprensión clínica de la sexualidad.

 

Durante la exposición, podía verse como la sexualidad adulta se originaba en las etapas del desarrollo sexual infantil. Para Freud la Libido no era simplemente el deseo consciente de actividad sexual, sino la energía misma del instinto sexual que más tarde sería medida y cuantificada como una corriente bioeléctrica que el propio organismo produce en un ciclo de carga y descarga arraigado en la base biológica de todo organismo vivo.

El ciclo de carga y descarga del proceso energético del acto sexual es bastante simple, si se enmarca en un cuadro clínico estándar, y lo representa una curva genérica denominada “económico-sexual” que posee una fase de tensión y una fase de relajación a partir de un punto de inflexión reconocido en el orgasmo.

El problema, al parecer, es que la mayoría de los individuos no poseemos –según Brenda- la famosa curva del orgasmo “estándar”, sino una curva perturbada mediante una variedad de inhibiciones que generan una fase errática que culminaba en unas mesetas denominadas éxtasis. Éstas mesetas definen, en el sentido estricto, la impotencia orgástica. 

La conclusión más preocupante era que la perturbación de la genitalidad no es, como se supuso anteriormente, un síntoma entre otros, sino… ¡el síntoma de la neurosis!!!   

 

Desde el primer momento, Brenda pareció hipnotizarnos a todos con sus palabras dulces pero seguras y sus movimientos armoniosos que atrapaban nuestras miradas y pensamientos...

<< La potencia erectiva y la eyaculativa no son nada más que los indispensables requisitos de la potencia orgástica. La  potencia orgástica es la capacidad de abandonarse al fluir de la energía biológica sin ninguna inhibición, la capacidad para descargar completamente toda la excitación sexual contenida, mediante contracciones placenteras involuntarias del cuerpo. Ningún individuo neurótico posee potencia orgástica. El corolario de ese hecho es que la gran mayoría de los humanos sufre una neurosis de carácter. >>

 

Ahora sí que nos tenía a todos más que interesados en su exposición; preguntándonos hasta que extremo participábamos, cada uno de nosotros, en “la parte de neurosis sexual colectiva”  que acababa graciosamente de adjudicarnos.

Brenda era definitivamente una persona especial, cuando desarrollaba su exposición se la podría considerar como a la Galadriel de Tolkien, una hechicera poderosa y posesiva que no perdía el control en ningún momento y bajo ninguna circunstancia. Su mirada azul mar, profunda y serena sobrecogía el espíritu, era como si las dos aguamarinas que tenía por ojos penetrasen nuestros secretos más íntimos…

<< Freud suponía que la sustancia viva estaba gobernada por dos fuerzas instintivas opuestas: las fuerzas de la vida, que él identificaba con el instinto sexual “Eros”, y el instinto de muerte “Thanatos”.

Según Freud, Eros, sería la fuerza que despertaría a la sustancia viviente rompiendo su equilibrio, que en reposo es similar a la pasividad de la materia inorgánica. Él crearía la tensión necesaria, y consolidaría a la vida en unidades siempre mayores. Eros es vigoroso y turbulento, pero, por detrás de él, obra siempre el instinto de muerte. Thanatos es la tendencia a reducir lo viviente a lo sin vida, a la nada, al Nirvana. Con arreglo a este concepto, la vida no era realmente sino una perturbación del silencio eterno, de la nada. En la neurosis, aquellas fuerzas positivas de la vida o fuerzas sexuales se veían enfrentadas directamente al instinto de muerte… >>

 

Ella, como la figura resplandeciente de Lifthrasir en la leyenda escandinava del Elder Edda, continuó su charla exultante…

<< La estructura de la neurosis queda definida de esta forma, con la teoría de la coraza caracterológica que nace de la metodología del trabajo clínico y de la diferenciación entre lo reprimido y lo susceptible de volverse consciente. Esta coraza está formada por la acumulación de estratos de los mecanismos de defensa del individuo neurótico que al igual que los estratos geológicos son historia fosilizada de unos conflictos que estuvieron activos en cierta época de la vida y que dejan sus huellas en el carácter en forma de una rigidez.

Si los estratos son muy numerosos y compactos semejan entonces a una coraza que rodea al organismo vivo al cual protegen contra el displacer y los conflictos de la vida exterior. Aunque éste, paga a sí mismo por esa protección perdiendo gran parte de su capacidad de placer >>.

 

Todos nos observábamos como si fuésemos erizos heridos alguna vez en la vida, que habiendo generado una coraza protectora, la hubiésemos identificado tanto con nuestra personalidad que ahora nos es imposible vivir sin su agobiante protección.

<< El esquema freudiano de la estructura psíquica de la mente, está compuesto por el Ello, el Yo y el Superyó que coexisten en perpetuo conflicto en el Inconsciente, residiendo en éste último los deseos reprimidos y también una parte importante del Superyó moral. Pero la situación del Consciente no es tampoco nada halagüeña, pues el Yo no es el único que domina en el reino del Consciente, porque el Yo mismo, solo es una parte del pérfido y primitivo Ello, que pugna por la desinhibición de los impulsos sexuales prohibidos, y obliga al pobre Yo  a reprimirlos constantemente ante el condicionamiento social imperante >>.

 

Antonio reconoció ahora el propio esquema “psicológico” de Betty, que él mismo había leído el día anterior en sus viejas carpetas… dándose cuenta de la influencia real que Brenda había tenido en su primera época… 

<< De toda esta trama de conflictos se desprende que el individuo orgásticamente insatisfecho desarrolla un carácter falso y un miedo a cualquier conducta que no haya meditado de antemano. Así mismo, éstas personas reaccionan con odio intenso a cualquier intención de perturbar el equilibrio neurótico mantenido por su coraza, aunque dicha agresividad es confusa, carente de propósito y, oculta a veces, en un fuerte sentimiento de inseguridad y un egoísmo patológico.  Pero que en ningún caso, ella puede llegar a ser una agresividad sana y racionalmente dirigida como la generada por una conducta espontánea y verdaderamente viva.

El placer y la alegría de vivir no pueden concebirse sin una lucha, sin experiencias dolorosas y sin un combate displacentero consigo mismo. La salud psíquica es, por tanto, la alternancia de la lucha dolorosa y la felicidad, del error y la verdad, de la equivocación y la reflexión sobre ella. En resumidas cuentas: ‘la vitalidad plena en todas las situaciones que puedan presentarse en la vida’. >>

 

En su mente, Antonio  rememoraba una Brenda exuberante y llena de vida que movía sus esbeltos brazos con fiera gesticulación, al tiempo que su voz vibraba con  tonos imperativos mientras describía la fuerza de un ideal.

¿Fue en ese momento cuando él se enamoró locamente de aquel ser mítico y heroico?

Puede que Antonio no lo sepa nunca, pero su corazón y su mente naufragaron aquel día en un mar de ensueño y admiración sin límites… Y por aquel entonces, escribiría en su libreta de apuntes la siguiente reflexión:       

<< ¡Cómo resistirse ante semejante derroche de poder y belleza! ¡Cómo puede uno serenarse ante las aguas de un mar embravecido…!

En los mismos ojos que yo observaba atónito, brillaban los ojos de miles de mitológicas sirenas que desde el Egeo al Adriático, en épocas remotas, capturaban con sus hechizos a todo marino incauto que se atreviese siquiera a escuchar su canto embriagador… Desde las ondinas a las ninfas, y desde las náyades a las glaistigs que en los ríos y estanques habitan, las terribles hijas de Neptuno reúnen las cualidades de la belleza y la perfidia; el agua, entre sus secretos,  ha tenido siempre el poder de mostrar la naturaleza ambivalente de sus criaturas…

A través de aquellos ojos esmeraldinos, te observan los fulgurantes reflejos del sol sobre las aguas del mismísimo Atlántico, donde las sirenas, desencadenan tormentas y galernas para hacer zozobrar los barcos donde viajan los incautos humanos, mientras que, seductoras, a ellas se las ve peinando dulcemente su larga cabellera, mirándose en el espejo de su propia contemplación… >>

 

Ese fue el primer aviso… él debería haberse dado cuenta de que su vida sentimental estaba sufriendo un vuelco irremediable, tendría que haber intentado frenar su ansiedad… pero, todo en vano, al día siguiente escribiría nuevamente en su libreta:

<< Por si fuese poco el derroche de gracia que la naturaleza ha realizado con esa criatura feérica, con aquella nereida impredecible; ella, en su esplendor, muestra una energía arrolladora que transpasa los límites de la vulgaridad convirtiéndola en un ser excepcional...

El ser que porta semejante fuerza vital, posee además el mejor de los dones: una sonrisa amplia y brillante, de dientes perfectos como el níveo nácar de las madreperlas.

Y yo, como un Ulises desarbolado que hubiese sido arrojado a las mismísimas playas de Eea, caí en su fabuloso hechizo.

Yo, pobre mortal… ¿Cómo podría resistirme al designio de los dioses? ¿Cómo luchar contra Afrodita reencarnada? Mi nave hundida, mis compañeros perdidos en los embates de un mar inmisericorde.

Sólo me quedaba una alternativa; hundirme en las olas del cuerpo de esta Circe mitológica y cubriéndome con la espuma de sus cabellos, olvidarme de la lejana Ítaca, donde una Penélope paciente espera un regreso que… esta vez, no se produciría. >>

 

Brenda continuó al día siguiente su ponencia, pero Antonio ya había perdido para entonces la consciencia del tiempo y del espacio y solo tenía ojos para mirarla y oídos para escucharla:

<< La capacidad de tolerar lo displacentero y el dolor sin huir amargamente a un estado de rigidez, van parejas con la capacidad de recibir felicidad y dar amor. En contraste con eso, nuestros conceptos sociales y educativos occidentales han convertido a los jóvenes, ya sea en muñecos envueltos en algodón, ya sea en máquinas industriales o de negocio, secas, crónicamente malhumoradas  e incapaces de experimentar placer.

La presente sociedad debería de preguntarse seriamente si la situación actual no emula a la de la Europa de los años 30 y 40 cuando el caldo de cultivo del Nazismo estaba en pleno apogeo. ¿ No nos estaría esperando a la vuelta de la esquina un nuevo Hitler cibernético que hablaría a nuestros hijos del heroísmo y del sacrificio de la libertad de decidir por uno mismo, cediendo su propia libertad de equivocarse a un ser genérico representado por medio de Internet, la televisión interactiva, o los mismos juegos de ordenador?.

Hitler prometió la abolición de la libertad individual y el establecimiento de la “Libertad de la Nación”. Vehementemente las masas cambiaron sus posibilidades de libertad personal por la libertad común, ilusoria, pero que, al tiempo, los relevaba de toda responsabilidad individual. ¿Podrán en un futuro cercano, las máquinas cibernéticas controladas por mentes neuróticas liberar al hombre de la terrible carga de la responsabilidad de decidir por sí mismo…? >>

 

Aquello desató una tormenta de ideas entre todos los que atendían el seminario, sin precedentes en los anteriores encuentros, pues todos los participantes estaban trabajando precisamente en la construcción de dichas máquinas… En aquel momento todo el auditorio se escindió en dos bandos radicalizados, los que defendían hasta sus últimas consecuencias las ideas de Brenda -y por supuesto a ella misma-, y por el otro lado, el grupo colérico y más numeroso que representaba a la comunidad claramente enferma de la misma neurosis que ella estaba destapando impúdicamente en la ponencia.

 

 

   

  

 

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.