Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

R
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V X Y Z

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

 

Índice Alfabético - Glosario

Ra RaHa Râkshasas Ram Roth ROuaH-ALHIM
Rupa                                               

Glosario de términos (R):

R   

 Ra:                  

Ver también:   Chaos; Ishva-Ra; Theos; Shu                     

Ra, fue entre los egipcios, la divinidad principal que representó la fuerza creadora del Sol. Ra se une con Atum o Atón, el espíritu del Sol,  para rechazar el Caos mediante la Luz. Ra aparece en la mitología egipcia como el ‘gran juez’ que mantiene el equilibrio entre las facciones de la luz y de las tinieblas visitando regularmente a los mundos de su creación en un ciclo interminable. Para los vedantinos hindúes, esta misma figura esta representada por Ishva-Ra, que es Rey y Señor de los Alhim o fuerzas activas del universo. 

Según las antiguas tradiciones conservadas por las culturas ancestrales; Chaos se transforma en Kosmos mediante el fulgor del rayo de luz primigenio, creado por el gran poder mágico de la palabra del Sol o Theos. El Agua es incubada por la Luz y el ser triple brota como su primogénito. Ra crea entonces sus propios miembros, formándose a sí mismo y creando después a los demás dioses para que le ayuden en su tarea precursora de constitución del mundo manifestado. 

Escuchemos ahora lo que Blavatsky nos cuenta del “Dios que salió del Huevo del Mundo”: 

<< El Señor de los dos sexos, habitó en el Huevo y salió de él. Este "Primogénito del Mundo," fue, según algunos griegos, Dionysus; el Dios que salió del Huevo del Mundo, y del que se derivan los Mortales y los Inmortales. El Dios Ra, en el Libro de los Muertos es representado radiante en su Huevo, y emprende su marcha tan pronto como el Dios Shu, le despierta y le da impulso. " Él está en el Huevo Solar, el Huevo al que se le da Vida entre los Dioses". El Dios Solar exclama: "Yo soy el Alma Creadora del Abismo Celestial. Nadie ve mi Nido, nadie puede romper mi Huevo; ¡yo soy el Señor!”. [ H. P. Blavatsky, La Doctrina Secreta Vol. II ] >> 

 

Poco a poco Ra se nos revela como el guardián del Hijo Creador de este universo que a su vez vigila incansable su curso y su evolución. Así, Ra, el Poderoso, permanece en su Huevo, durante las luchas de la Tríada, compuesta por los Hijos de la Rebelión, Shu (la Energía Solar) y el Dragón de las Tinieblas. Actuando en diferentes ocasiones y bajo diferentes formas en el curso de los mundos que forman el grupo de sistemas en el que se encuentra la Tierra. 

 

 RaHa:         (Raja) 

Ver también:  Gupta Vidya; Sat          

RaHa o Raja es el impulso ascensional de todo lo viviente representado por el elemento aire. Los tres Gunas según la teología hindú eran: Sattwa, la conformidad a la esencia pura del ser o Sat, la raíz siempre presente, eterna y sin cambio. Rajas, el impulso que provoca la expansión del ser en un estado determinado o, el mundo fenoménico manifestado; y por último Tamas, la oscuridad o principio único. 

En la elevación del hombre, Rajas representa a la línea horizontal de la cruz, el mundo manifestado en el que el alma asciende desde Tamas, desde la oscuridad, hacia el Sattwa, la esencia pura del ser formando la línea vertical de la cruz: 

 

 Râkshasas:   (Raksasas)      

Ver también:         Asuras        

Comúnmente entendemos que los diablos son seres mitológicos cuya función es la de atormentar incesantemente a los pecadores durante toda la eternidad por unos pecados cometidos durante una vida, un período de tiempo tan pequeño en comparación que no representaría ni siquiera el parpadeo de un ojo. 

Pues bien, no es esta la acepción que en los Vedas y en el sánscrito devanagario le da al nombre de Râkshasas; aunque tal vez nos vendría mejor quedarnos con esta interpretación que conocer la verdad... Pero ¡No puede ser...! Para bien o para mal, hemos de seguir la máxima: ¡la Verdad os hará libres! 

¿Quiénes son entonces los temibles Raksasas? Para descubrirlo debemos acudir a las palabras del  Bhagavad Gîtâ y conocer la respuesta a este enigma de los labios del propio Krishna

<< Valor, sinceridad, perseverancia en el Yoga de sabiduría, caridad, negación, dominio de sí mismo, devoción, austeridad, rectitud, mansedumbre, veracidad, paciencia, abnegación, sosiego, sinceridad, compasión de los seres vivientes, castidad, benevolencia, modestia, constancia, firmeza, misericordia, fortaleza, pureza, humildad, indulgencia: He aquí, ¡Oh Bhârata!, las virtudes de quien nació en condición divina. 

Hipocresía, soberbia, presunción, ira, aspereza é ignorancia: Éstos son, ¡Oh Pârtha!, los vicios de quien nació en condición demoníaca. 

Las virtudes conducen a la liberación; los vicios á la esclavitud. Mas no temas, ¡Oh Pândava! Tú naciste en condición divina. 

De dos estirpes son en este mundo las criaturas animadas: divina y demoníaca. Ya te he descrito la divina. Escucha ahora, ¡Oh Pârtha!, lo que es la demoníaca. 

Los hombres de naturaleza demoníaca ignoran la acción y la omisión. Ni pureza ni honradez ni verdad hay en, ellos. 

Así dicen: ‘En el universo nada hay que sea verdad ni tampoco hay Dios alguno que lo rija. Todos los seres proceden de la sexual unión sin más causalidad que la lujuria.’ 

Con tales ideas se muestran como enemigos suscitados para la destrucción del género humano estos hombres protervos, de acciones brutales y rudimentario discernimiento. 

Esclavos de insaciables apetitos, poseídos de vanidad, presunción y soberbia, indúcelos el error a falsos conceptos y obran movidos por impuras determinaciones. 

Forjan infinitos proyectos cuyo término es la muerte, y creen que en la satisfacción de sus deseos consiste el Supremo bien, aviesamente convencidos de que todo se cifra en esto. 

Mantenidos en esclavitud por cien ligaduras de ilusoria perspectiva, se abandonan ciegamente á las pasiones y se esfuerzan en acopiar por medios ilícitos montones de riquezas con que satisfacer su apetito de goces sensuales. 

Dicen ellos: ‘Esto gané hoy; esto me propongo ganar. Ya es mía esta riqueza y también lo será mañana tal otra.» 

«Me deshice de este enemigo y de igual modo me desharé de otros. Soy el dueño, el disfrutador. Soy afortunado, poderoso y feliz.’ 

‘Soy rico, noble, ¿quién como yo? Ofreceré sacrificios, daré limosnas, viviré dichoso.’ Así los engaña la ignorancia. 

Combatidos por multitud de pensamientos, envueltos en las redes del error, atentos á la satisfacción de sus deseos, acaban por hundirse en hediondo infierno. Ególatras, obstinados, poseídos de orgullo, embriagados en la codicia de riquezas, ofrecen sacrificios por vana ostentación, contrariamente a los mandatos de la Ley escrita. 

Egoístas, altaneros, insolentes, sensuales é iracundos, estos malignos hombres Me odian en los cuerpos ajenos y en el suyo propio. 

A estos impíos, malvados y aborrecedores, los más viles entre los hombres del mundo, Yo los arrojo perpetuamente en demoníacas matrices. Y caídos en demoníacos senos, alucinándose de nacimiento en nacimiento, no me alcanzan, ¡Oh Kaunteya!, y en los más profundos abismos se sumergen. 

Tres son las puertas de este infierno destructor del ser: lujuria, ira y avaricia. Así pues debe el hombre apartarse de ellas. [Annie Besant; Bhagavad Gîtâ] >> 

  

Como hemos podido escuchar, la definición que Krishna hace de los Raksasas u “hombres diabólicos” es desgraciadamente la misma que podríamos hacer hoy para el hombre moderno típico en la sociedad actual. Aunque tampoco podríamos hablar de una decadencia general de la raza humana, sino, más bien, de un estancamiento crónico en los aspectos evolutivos que el ser humano debiera haber abordado hace mucho tiempo. Pues sólo con echar una mirada a las “viejas costumbres” nos damos rápidamente cuenta de ello... 

La vieja magia practicada por todos los pueblos antiguos en los que se establecían rituales donde se derramaba sangre es sospechosamente parecida, si la comparamos con múltiples pasajes de la Biblia, a la magia que los Raksasas utilizan en el Ramayana:
<< El perverso héroe Indragit, humillado, corrió a sacrificar en el fuego, siguiendo los ritos establecidos, y sobre el sitio destinado a las víctimas. El guerrero ávido en combates, degolló vivo un macho cabrío negro, y vertió en el fuego, conforme a los ritos, la sangre que emanaba de su cuello. Una gran llama exenta de humo, se encendió de súbito, signo que presagiaba la victoria. El fuego inflamóse en sí mismo, y volviendo al mediodía el espiral de las llamas color de oro puro, acogió graciosamente la oblación de manteca clarificada. Enseguida salió del fuego un carro magnífico, arrastrado por cuatro hermosos corceles sin freno y que, provistos de diversos dardos y cubiertos de ricas vestiduras, armado de grandes lanzas, caminaba invisible. Montado, Indragit, en el aéreo carro invisible, hirió con sus acerados dardos a Rama y a Laksmana. [Valmiki; El Ramayana] >> 

  

Así pues, es nuestro penoso deber el reflexionar acerca del estado actual de nuestra sociedad y el de la mayoría de sus individuos y considerarlos afines a los conceptos vedantinos de Raksasas u “hombres diabólicos”, con lo que, nuestra “flamante humanidad” pasaría a ser, en estricta terminología vedantina, nada más que un conglomerado amorfo de diablos viciosos y pervertidos. 

 

 Ram:       (Rama)  (Nârâyana)  (Yama) (Kaimurath)    

Ver también:   Adán; Kumâra; Vishnú           

El Adán Ario es conocido como Ram, también llamado Kaimurath por los persas, Rama por los hindúes  e incluso Hércules por los griegos. Y también, finalmente, conocido como Ram,  por las tribus caucásicas y europeas septentrionales.  Rama es representado al igual que el Adam-Kadmón Semita, como el Hombre Arquetipo, reencarnación de Vishnú, relacionado con Agni e Indra. 

Vishnú es El Conservador, vive en el monte Meru y su símbolo es un caracol y un disco.  Él es también un  Kumâra, idéntico a Agni, el Dios del Fuego o Sol, e igual a Indra, el resplandeciente Dios del firmamento  que mata  a  Vritra o Ahí, el Demonio-Serpiente,  y conduce a las huestes de Devas frente a los otros Dioses revelados contra Brama, por lo cual se le da el sobrenombre de Jishnu, el ‘conductor de la hueste celestial’. Realmente, Rama es el ser excelso que impulsó a la Raza Aria hacia una elevación espiritual y física. El ser destinado a estabilizar la raza humana del planeta, mediante el control de los diablos Raksasas

<< ¡Rama, Rama el de los largos brazos, acuérdate en tu corazón de ti mismo! ¡Tú eres Nârâyana, el bienaventurado, encarnado en este mundo para salvarlo de los Raksasas!. ¡Acuérdate solamente del hijo de Vinata, el divino Garuda, de vigor inmenso, y que devora a las serpientes!. [Valmiki; El Ramayana] >> 

  

Rama es el prototipo humano-divino que saca al mundo del tremendo caos que se produjo con la llamad “Guerra de los Dioses”: 

  << Antaño, en el tiempo de la guerra entre los dioses y los demonios, solicitado tu invencible esposo por el rey de los Inmortales, afrontó aquellos combates. Descendió a la playa meridional en la comarca llamada Dandaka, donde el dios que lleva en su estandarte la imagen del pez Timi, posee una ciudad llamada Vedjayanta. Allí, un gran Asura, no vencido por los ejércitos celestes, llamado Sambara, poderoso en la magia, libró una batalla con Sakra. El rey fue herido por una flecha en aquella terrible jornada...  (Las luchas que así comenzaron, se prolongaron durante varias generaciones, hasta la venida de Rama, quién se vio envuelto en combates similares… ) En aquel momento, deseosos de presenciar el gran combate, acudieron los Risis, y los Sidas y los Sioses, los principales Gandarvas, y los célebres coros de Apsaras.
En cuanto el demonio de fogosa audacia, Kara, llegó cerca de la choza santa, Rama y su hermano vieron unas siniestras figuras, y el mayor de los Ragüidas, dijo:
- Tenemos en nuestra mano la victoria y el enemigo la derrota, pues mi semblante está sereno. ¡Mira como resplandece!
Y mirando el Kakútstida a todos lados, vio a los batallones de Raksasas que venían a combatirle. Empuñó el arco, preparó las flechas, y aprestóse a combatir. El aspecto del terrible hijo de Ragú produjo estupor a los Raksasas, que se detuvieron un poco alterados, y quedaron inmóviles como una montaña. Kara, poseído de impetuosa bravura, se lanzó con su carro contra el valeroso vástago de Kakutsta, lo mismo que Rau hendió el astro que produce la luz. Al ver el ejército raksasa que Kara entraba en combate aguijoneado por el furor, se lanzó tras él en compacta falange, produciendo el ruido del trueno, propio de las borrascas y el choque de los grandes ejércitos.
Y, encolerizados, los grandes demonios noctívagos arrojaron sobre Rama una lluvia de proyectiles, que él recibió impasible, lo mismo que el océano recibe el tributo de las flechas. Y ya comenzado el combate, envió multitud de dardos de oro, indomables e irresistibles, semejantes al lazo de la muerte. Las cabezas del enemigo partidas por los dardos, en forma de garfio, caían por tierra a millares, agitando convulsamente labios y boca. Entonces el resto del enemigo se refugió junto al monarca y su hermano Dusana, rodeándole como un rebaño de elefantes. Kara, al ver a sus batallones diezmados por las flechas de Rama, dijo al general de sus tropas, guerrero de espantoso vigor y de corazón ardiente:
- ¡Héroe, reanima el valor de mi ejército!. ¡Haz un nuevo esfuerzo!.
Dusana  se precipitó sobre el vástago de Kakutsta con el mismo furor que lo hiciera en otro tiempo el demonio Namuchi. Igualmente, todos los malos genios, viendo a Dusana junto a ellos, se lanzaron también sobre Rama por segunda vez provistos de toda suerte de proyectiles. El héroe de largos brazos, lo mismo que si jugara, cortaba diestramente, dentro del círculo de los malos genios, cabezas y brazos...
El campo de batalla quedó limpio de combatientes, pues el fuego de las flechas de Rama los había devorado a todos. En aquella jornada Rama dio muerte a catorce mil Raksasas, espantosos, audaces, valientes y, sin embargo, él era un solo individuo a pie, ¡un hombre solo! [Valmiki; El Ramayana] >> 

   

Rama tiene otra importante labor que cumplir en su titánica tarea. Él debe de combatir y destruir la Magia Negra practicada por los Raksasas, herencia enquistada de los anteriores ciclos y condenada a la extenuación en los siglos venideros por los mismos Dioses. Pero para conseguir su objetivo, no utiliza la Magia Negra, sino la fuerza interior y las armas fabulosas entregadas por los Dioses para cumplir su misión.
Rama es aclamado en varios pasajes como iniciado en la Ciencia y practicante de las dos Ciencias Maravillosas, la Potencia y la Ultra-Potencia. Su arma principal es su valor, la mente concreta y la observancia de las reglas. Cualidades que marcarían al pueblo Ario más que a ningún otro.
Rama, o Ram, como se le conocerá más adelante, comenzó entonces una égida, que inició el ciclo de más de 9.000 años que rigió hasta esta época de transición actual, y que distribuiría la cultura Aria y su lenguaje el Sánscrito, por una gran parte de Asia y Europa. 

   

 Roth:   (Varuna)         

Ver también:   Âdityas; Atlante; ; Âgarttha.        

Roth fue el príncipe adyta que guió a las fuerzas intraterrenas, los fervorosos Hijos de Ad, los Hijos de la Voluntad y del Yoga, y a los habitantes del continente de que lucharon valientemente contra el rey Thevetat, al mando de los Daityas y los diablos Râkshasas que controlaban el continente de Kusha. 

El rey Thevetat  luchó cruel y encarnizadamente contra los Âdityas y los Sâdhus o sabios guías de la Raza Atlante, liderados por Roth, el Brihaspati de los Vedas

Las terribles consecuencia de la devastadora guerra concluyeron con el segundo y definitivo diluvio Atlante. Esta guerra, además, decidió los destinos de los dos pueblos, el intraterreno y el perteneciente al mundo de superficie en dos culturas separadas y realidades diferentes dentro del mismo planeta. Los vestigios de esta terrible guerra quedaron grabados en la mente colectiva de la humanidad actual y reflejados en muchas de sus leyendas tradicionales, en las cuales, aún se llora la partida de los Elfos (Âdityas) hacia la Isla Sagrada (Âgarttha).
Roth vivifica por un lado a la gran figura del Lipika, el legislador que actúa en sintonía con los Siete Regentes, los Siete Círculos o Espíritus Invisibles que sustentan las bases de la Ley o Karma en éste y otros mundos. De ellos dijo el propio Roth: ‘No son ni el Sol, ni la Luna, ni las estrellas, ni la aurora, sino los elementos sostenedores de esta vida luminosa que existe, por decirlo así, detrás de todos estos fenómenos’. 

Para los Siete Señores, el Tiempo es sólo una ilusión producida por la sucesión de nuestros estados de consciencia, en nuestro viaje a través de la Duración Eterna. Así, uno de los Siete Señores, Ahura Mazda, no se constituye en el centro de poder sino en el mensajero de La Palabra, cuya fuente se encuentra también en el corazón del mismo Zarathushtra. Por tanto, Ahura Mazda y Ahriman son los dos polos de una misma fuerza, solo que  Ahura Mazda sacrifica voluntariamente su manifestación gloriosa en aras de su Fravarshi, que es en realidad la Luz Eterna. 

Los primeros Mazdeitas, no creían que la Luz y las Tinieblas fuesen eternas y antagónicas, sino que surgían como evolución cíclica del Tiempo sin Límites, la Causa Desconocida a la que ellos mismos  llamaban Zeruâna Âkerne.
Según lo definió Roth de los adytas:
<< El Pensamiento, el Divino, que es Luz y Vida produjo por medio de su Palabra, o primer aspecto, el otro Pensamiento operador, el cual siendo el Dios del Espíritu y del Fuego, construyó Siete Regentes que encerraban en su círculo al Mundo de los Sentidos, llamado “Destino Fatal”. [Darmesteter; Zend Avesta] >> 

  

Según otros autores, Roth es asimismo encarnación viviente de uno de esos mismos señores, en concreto de Varuna o Urano, el Señor que controla las Aguas: 

<< Urano es un Varuna modificado, el que "circuye al Universo", el que "todo lo abarca", y una de las Deidades védicas más antiguas -el Espacio, el hacedor del Cielo y de la Tierra.- puesto que ambos vinieron a la manifestación de su semilla. Más tarde fue cuando Varuna se convirtió en el jefe de los Adityas y en una especie de Neptuno, montado en el "Leviathán" Makara, ahora el más sagrado y misterioso de los signos del Zodiaco. Varuna, sin el cual "ninguna criatura puede ni aun pestañear", fue degradado lo mismo que Urano, y como él cayó en la generación; pues sus funciones -"las funciones cósmicas más grandiosas ", como Muir las llamaba- fueron degradadas del Cielo a la Tierra, por el antropomorfismo exotérico. Según dice el mismo orientalista: "Los atributos y funciones atribuidas a Varuna en los Vedas, dan a su carácter una elevación moral y una santidad que sobrepujan en mucho a las que se atribuyen a toda otra Deidad Védica". Pero para comprender correctamente la causa de su caída, así como la de Urano, hay que ver en todas las religiones exotéricas la obra imperfecta y pecadora de la fantasía del hombre, y también estudiar los misterios que se dice que Varuna comunicó a Vasishta. Solamente que... "sus secretos y los de Mitra no se deben comunicar a los necios". [H. P. Blavatsky, La Doctrina Secreta Vol. III ] >> 

  

Roth también ejemplifica la Videncia, no desde su aspecto negativo o nigromántico, sino desde la ciencia que transciende el concepto de las diferenciaciones temporales por la “Forma Única de Existencia” como base y origen de todas las cosas. 

La ciencia que instituyó y desarrolló Roth en el mundo intraterreno, es conocida en el mundo de superficie mediante la deidad egipcia Thoth-Hermes, y representada por el símbolo de un ojo abierto, conocido en Egipto como el Ojo de Ra, asociado a Isis. 

La Ciencia Vidente también se conoce en la india como el Ojo de Ziva, y en los Himalayas como el Ojo Abierto de Dangma. El “Ojo Abierto” es en realidad el ojo interno y espiritual del vidente, relacionado con el “Tercer Ojo”, fuente del conocimiento clarividente y espiritual.  

   

 ROuaH-ALHIM:       (Ruach-Elohim)        

Ver también:        ALHIM             

ROuaH-ALHIM es el Espíritu que alimenta a las Fuerzas del Verbo Creador, las cuales se hayan unidas al ROuaH, los ciclos de la eternidad y el NaHaSH, el tiempo en espiras. 

Jeshu Ben Pandira continuó la tradición de Moisés, potenciando un conocimiento más profundo de su ser interior o Mónada, y de la verdadera naturaleza de su Yo; convirtiéndose así el Hombre, en el germen potencial del Dios que vive dormido en su Regente Avatar; acercándose mucho al concepto del Espíritu Santo, el “Ruach-Elohim” (Rouah-Alhim) que Cristo predicaría. 

El Ruach hebreo representa también a uno de los cuatro elementos, en concreto el “Aire”, siendo éstos elementos Iam (agua), Nur (fuego), Ruach (aire) e Iabeshah(tierra), los cuales forman el anagrama INRI, curiosamente el mismo que se utilizó en la crucifixión de Cristo...
    

 Rupa:                

Ver también:   Arupa              

Los Rupas son las formas físicas, o más bien los Arquetipos de los cuerpos manifestados, también llamados Espíritus materiales. 

Todo ser manifestado posee dos “cuerpos”, uno etérico-físico y el otro espiritual o Monádico, así el Rupa y el Arupa se combinan para dar forma a los universos. 

Los seres espirituales no poseen cuerpo Rupa -el cual es sólo necesario para vivir en el mundo material-, sino que lo adquieren para realizar sus experiencias en el mundo de Mâyâ. 

 

 

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.