Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

Diluvianismo
Orígenes Geológicos Diluvianismo Registro Fósil

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

Mucho antes de los días de Ad-am (Unidad y Universalidad), y de su esposa He-va, en donde ahora solo se encuentran lagos salados y desiertos estériles desolados, había un vasto mar interior que se extendía sobre el Asia Central, al Norte de la altiva cordillera de los Himalayas, y de su prolongación  occidental. En este mar había una isla, que por su belleza sin par, no tenía rival en el mundo, y estaba habitada por los Hijos de la Voluntad y del Yoga...

[Libro de Dzyan]

Mundos Inéditos

Hansa_Vâhara

¿Actualismo o diluvialismo?

Este artículo puede encontrarse completo en: 

www.sedin.org/CC02GAD/

Se publica Aquí solamente una breve sinopsis del mismo para su análisis y evaluación:

¿Actualismo o diluvialismo?
EL MENSAJE DE LOS FÓSILES

H. M. MORRIS, Ph.D., Editor

En la monografía nº 1 queda documentado el hecho de que en el registro fósil existen unas discontinuidades regulares y sistemáticas que son inconsistentes con el modelo evolutivo de la historia de la Tierra. Pero si los fósiles no nos muestran evolución, ¿cuál es exactamente su mensaje? ¿Cómo y cuándo se formaron las tremendas capas de rocas sedimentarias que contienen estos fósiles?

Esta pregunta suscita inmediatamente la controversia entre el actualismo y el catastrofismo. Estas palabras pueden parecer misteriosas, pero no lo son, y las ideas expresadas por estas palabras son vitales, y directamente relacionadas con la visión del mundo que se vende en la actualidad.

La cuestión es: los fósiles y las rocas, y otras características de la corteza terrestre, ¿se formaron lentamente a lo largo de vastas épocas, producidas por los mismos procesos que ahora operan en la Tierra? Esta idea, conocida como actualismo, es casi siempre dada por cierta en los tratamientos que en los libros de texto se hacen de los asuntos relacionados con la estructura de la Tierra y su historia. O ¿es más adecuado adoptar la tesis de que estos depósitos fueron formados rápidamente en un período de tiempo relativamente corto? Esta idea es el catastrofismo.

Generalmente, el modelo evolucionista se asocia con el actualismo, y el modelo creacionista con el catastrofismo. Esta asociación no anula la posibilidad de la ocurrencia de catástrofes locales dentro del amplio marco del actualismo evolucionista. Tampoco sugiere que el catastrofismo rechace la operación normal y uniforme de las leyes y de los procesos naturales durante la mayor parte de la historia de la Tierra. Los creacionistas creemos que el uniformismo general es una evidencia del mantenimiento providencial por el Creador de las leyes que Él impuso en el principio. Por otra parte, hay ciertos catastrofistas que niegan la existencia de un Creador, atribuyendo cataclismos pasados a causas puramente naturales. Así, los dos términos son flexibles, y hasta cierto punto indican diferencias más de grado que de naturaleza.

No obstante, también es cierto que el modelo evolucionista está atado fundamentalmente al actualismo, debido a que presupone que los procesos y las leyes presentes son suficientes para dar cuenta del origen y del desarrollo de todas las cosas. El modelo creacionista es fundamentalmente catastrofista, ya que dice que las leyes y procesos actuales no son suficientes para explicar los fenómenos que se hallan en el mundo actual. En el modelo catastrofista, la explicación de la historia pasada se centra alrededor de un período de procesos constructivos especiales y de un período de procesos destructivos especiales, habiendo operado ambos por caminos o en actividades que no pueden compararse con los procesos actuales...

Estamos seguros de que, con tanta opinión autorizada (y se podría citar mucha más, si fuese necesario), estamos autorizados para considerar el catastrofismo como una interpretación alternativa de los estratos geológicos. Encontraremos que no solamente no hay ninguna característica geológica que no pueda ser explicada en términos de formación rápida, sino también qué hay muchas de estas características que solamente pueden explicarse de esta manera. Veremos, además, las razones que hay para creer que estas características fueron formadas de una manera esencialmente consecutiva y continua, de modo que todo el complejo conocido como columna geológica puede ser comprendido en términos de una formación relativamente rápida. La «inmensidad de tiempo» predicada por el actualismo y por el evolucionismo no está demandada en modo alguno por los hechos reales de los estratos geológicos...

No obstante, este autor dejó de señalar que, mientras que una “marea roja” puede producir la muerte de cantidades inmensas de peces, no produce peces fósiles. Los peces se descomponen en las orillas, o se los comen los carroñeros, pero no se transforman en fósiles. ¿Y qué hay de las grandes capas de huesos de dinosaurios, que se hallan en prácticamente todos los continentes? El doctor Edwin Colbert es quizá la principal autoridad en dinosaurios, y a continuación ofrecemos unas citas típicas de sus escritos:

1. En Nuevo México

«Al quedar descubierta la capa (los trabajadores efectuaron una gran hendidura penetrando la ladera de la colina) ésta reveló una sepultura muy notable de dinosaurios en la que habían literalmente veintenas de esqueletos amontonados y enredados unos con otros. Parece como si una catástrofe local hubiera alcanzado a estos dinosaurios de manera que todos murieron juntos y fueron enterrados juntos.»

2. En Wyoming

«En esta localidad los buscadores de fósiles hallaron una colina cuya ladera estaba literalmente cubierta con grandes fragmentos de huesos de dinosaurio ... Resumiendo, era una verdadera mina de huesos de dinosaurio ... La concentración de los fósiles era notable; estaban amontonados como troncos en un atasco [se refiere al transporte fluvial de troncos, N. del T.].»

3. En Alberta

«Son innumerables los huesos y excelentes esqueletos de dinosaurios y otros reptiles asociados que se han extraído de estas inhóspitas tierras, particularmente en una zona del río de 26 km. al este de Steveville, que es un verdadero cementerio de dinosaurios.»

4. En Bélgica

« Se podía ver que este osario fósil era evidentemente uno de proporciones gigantescas, especialmente notable a causa de su extensión vertical a través de más de treinta metros de roca.»

Se hallan cementerios similares de dinosaurios en cada continente, a través del mundo. Otra vez esto es un desafío a los actualistas que quieran señalar un fenómeno similar que sirva como ejemplo en nuestro mundo en la actualidad...

Las rocas fosilíferas que contienen estos invertebrados se hallan por todo el mundo, y a menudo contienen fósiles en gran abundancia, y aún así es difícil, si no imposible, hallar tales rocas en proceso de formación en la actualidad. Ocasionalmente, se hallan rocas fosilíferas en las que el proceso de enterramiento y litificación fueron tan rápidos que fueron preservadas hasta las partes blandas de los animales.

«El descubrimiento de partes blandas de fósiles del Paleozoico es un suceso muy raro. Durante una extensa investigación con rayos X de fósiles Devónicos de las famosas localidades de Bundenbach y Wissenbach (Devónico inferior y medio, República Federal de Alemania) se hallaron algunas pizarras no preparadas en las cuales estaban preservadas partes blandas y estructuras extremadamente detalladas de los fósiles incorporados.»

Estos fósiles (trilobites, etc.) son algunos de los más importantes de los invertebrados marinos supuestamente extintos utilizados para la datación de estratos antiguos que, en este caso, se suponen de 300 millones de años.

Sería fácil documentar aún más el hecho de que las rocas fosilíferas de cada «era» y de todos los lugares del mundo, deben haber sido formadas rápidamente, a fin de haber podido ser formadas. La misma existencia de los fósiles, especialmente en grandes cantidades, es evidencia de catastrofismo, por lo menos a escala local. Ya que los estratos fosilíferos están por todas partes, y que de hecho constituyen toda la «columna geológica», hay evidencia de catastrofismo por todas partes.

«Ya no hay necesidad de excusarse más con la pobreza del registro fósil, pues ha llegado a ser difícil de manejar debido a su riqueza, y los descubrimientos están saturando la integración [de datos].»

Los fósiles suministran, pues, una evidencia clara de enterramiento rápido y por tanto de catastrofismo. Apoyan al modelo catastrofista más directa y claramente que al modelo actualista. Este último está obligado a incorporar catástrofes locales como mínimo en su marco básico de actualismo a fin de explicar los datos...

Esto es, los procesos geológicos del presente, actuando a las mismas actividades que en el presente, no pueden en ninguna manera dar cuenta de los sucesos geológicos del pasado. El presente no es la clave del pasado.

Consideremos primeramente los principales tipos de roca que se hallan en la corteza terrestre, y cómo se formaron.

1. Rocas ígneas

Las rocas ígneas (granitos, basaltos, etc.) fueron formadas con rapidez, con toda certeza. Fueron formadas al surgir los magmas (materiales rocosos fundidos) desde las profundidades del manto terrestre. Al enfriarse los magmas, ya como intrusivas (debajo de la superficie) o extrusivas, en la superficie, se transformaron en las rocas con las que estamos familiarizados. Los magmas no permanecen líquidos por mucho tiempo después de llegar a la corteza relativamente fría, por lo que está claro que estas rocas se formaron rápidamente. Cada formación ígnea (incluyendo los batolitos gigantes y los lacolitos, así como las diques, filones-capa, etcétera), tienen que haberse formado rápidamente una vez que el material emergió del manto. Ni siquiera el volcanismo actual es significativo en relación con estructuras como éstas.

2. Rocas metamórficas

El proceso de metamorfización por medio del cual las rocas sedimentarias se convierten en rocas metamórficas (p. ej., la caliza en mármol, etc.) no es bien comprendido, a causa de que no está sucediendo en la actualidad. Algunos geólogos atribuyen ciertos granitos a un supuesto proceso metamórfico llamado «granitización», que convertiría rocas sedimentarias en aparentes granitos. En todo caso, son tremendas las cantidades de calor y de esfuerzo que van implicados en el metamorfismo, y esto presupone condiciones anormales, por lo menos en comparación con los modernos procesos de formación de sedimentos...

Este hecho está también confirmado al considerar aquellos depósitos geológicos de especial interés económico, o sea, el carbón, petróleo, y los yacimientos metálicos. Existe una concepción muy extendida de que se precisa de largas épocas para producir estos materiales, pero es incorrecta. Consideremos brevemente cada uno de ellos.

1. Carbón

Todos están de acuerdo en que el carbón está compuesto de los restos carbonizados de grandes masas de restos vegetales. No obstante, las vetas de carbón se hallan generalmente interpuestas entre estratos de pizarra, caliza o arenisca. Además, algunas veces son muy gruesos y también se repiten docenas y veintenas de veces en una sección vertical.

Este fenómeno no se está produciendo en la actualidad. Existen muchas turberas, desde luego, pero ninguna de ellas presenta una gradación subterránea vertical de vetas de carbón. La teoría de las turberas como origen de las vetas de carbón parece bastante fuera de relación con el mundo en que vivimos.

Existe una prueba bastante clara de que las capas de carbón deben haber sido formadas rápidamente: la existencia de fósiles «poliestráticos» como, troncos de árbol y otros (son fósiles que se extienden a través de varios estratos de carbón y de otra unidades rocosas), en las capas de carbón...

Pero, con toda probabilidad, la principal evidencia contra el concepto actualista del origen del carbón, y la más concluyente, es el carbón mismo —que hubiera podido haber veintenas de ciclos de crecimiento de turbera, hundimiento, transgresión de los estratos marinos, levantamiento, renovación del crecimiento en la turbera, y así continuamente, teniendo también en cuenta que cada ciclo se desarrolla a lo largo de vastas épocas. Como ejemplo, podemos considerar el siguiente caso:

2. Petróleo

Así como el carbón es un material de origen vegetal, la mayor parte de los geólogos están de acuerdo en que el petróleo es el resto de millones de animales marinos atrapados y enterrados, mayormente de las partes blandas de invertebrados (aunque hay evidencia de que también puede haber contribuido a ello una cantidad de peces enterrados). El modo exacto del origen del petróleo es bastante oscuro y, desde luego, este mismísimo hecho milita en contra del actualismo. El petróleo no está siendo formado en la actualidad, ni tampoco se halla en depósitos del Pleistoceno (edad glacial). Es casi cierto que fue formado por alguna clase de enterramiento catastrófico de inmensas cantidades de organismos marinos.

La consiguiente conversión de esta materia orgánica a hidrocarburos y después a petróleo es más una función de la temperatura y de la presión que del tiempo. E1 hecho de que no se precisa de largas épocas está claramente indicado por una reciente producción de petróleo a partir de basura en un laboratorio:

«Hay una gran promesa en un sistema que está siendo desarrollado por científicos del gobierno [de los EE. UU.] que transforma materia orgánica a petróleo y gas tratándolo con monóxido de carbono y agua a altas presiones y temperaturas ...

    »Utilizando este proceso basura-a-petróleo se podrían producir 1,1 mil millones de barriles de petróleo a partir de los 880 mil millones de toneladas de desperdicios orgánicos apropiados para esta conversión (anualmente).»

3. Metales

La formación de yacimientos metálicos es también inexplicable en términos del concepto actualista de procesos muy lentos. Su modo de formación no es seguro según los geólogos, pero se cree generalmente que ha estado asociado con flujos de magmas. Como ya hemos visto anteriormente, los flujos ígneos son rápidos y de poca duración, por lo que debemos esperar que lo mismo sea cierto de los flujos metálicos asociados con ellos. En todo caso no hay nada de este tipo que esté sucediendo en la actualidad, ni siquiera en flujos de lava volcánicas. Otra vez parece que el modelo actualista parece inadecuado. El modelo cataclísmico parece más productivo, pero hasta ahora no se tiene ninguna explicación específica en este modelo tampoco. En todo caso, el enfoque actualista ha sido hasta ahora tan estéril, ya sea en la localización o en la explicación de los depósitos metalíferos, que vale la pena intentar un análisis sistemático en términos de procesos cataclísmicos...

«Los primeros estudios de geología alpina revelaron que las montañas son zonas de plegamientos y empujes tremendos de la corteza terrestre. En muchas localidades los sedimentos oceánicos de que se componen las montañas quedan invertidos, con los sedimentos más antiguos encima de los más recientes ... En una fosa del Mediterráneo oriental, una placa continental está deslizándose por debajo de otra ... En una localidad se hallaron calizas de 120 millones de años de antigüedad directamente colocadas encima de limos de tan solo 5 a 10 millones de años de antigüedad.»

La mecánica que colocó a un limo bajo caliza sólida en el fondo del mar parece como mínimo muy oscura.

La otra excepción al orden usual de los fósiles ocurre cuando fósiles de diferentes zonas se hallan mezclados juntos. La explicación evolucionista de este fenómeno tiene que ser o bien la re-erosión de estratos originalmente separados y consiguiente mezcla de los sedimentos de ambos, o la «contaminación» de estratos antiguos por alguna clase de intrusión de materiales recientes (o viceversa).

Por su propia naturaleza, estas explicaciones son difíciles tanto de confirmar como de refutar, ya que no tenemos a mano la «máquina del tiempo» para poder observar lo que realmente sucedió. Pero en ninguno de estos casos hay ninguna dificultad para el modelo cataclísmico.

Pero hay algunos ejemplos que parecen muy difíciles de aceptar, como casos de «reformación» con mezcla de estratos originales separados, o de contaminación. Los casos más espectaculares son aquellos en los que se hallan fósiles del ser evolutivamente más «reciente», el hombre, asociado con formaciones mucho más «antiguas».

Por ejemplo, consideremos lo siguiente:

«Se ha descubierto un antiguo relieve Maya de un ave peculiar con características reptilianas en Totonacapán, en la sección nororiental de Veracruz, México. José Díaz Bolio, el arqueólogo periodista responsable del descubrimiento, dice que hay evidencias de que el relieve de esta ave-serpiente no es simplemente el producto de vuelos de imaginación de los Mayas, sino que es una representación realista de un animal que vivió en el período de los antiguos Mayas —de 1.000 a 5.000 años atrás.

     »Si es cierto que estas aves-serpientes fueron coetáneas de la antigua cultura Maya, este relieve nos enfrenta con una rareza evolutiva sorprendente. Se cree que los animales de estas características habían desaparecido hace 130 millones de años. El archaeornis y el archaeopteryx, que presentan un vago parecido con los relieves, fueron reptiles voladores que se extinguieron durante la edad Mesozoica de los dinosaurios.»

La evidencia parece clara de que el archaeopteryx, o algún ave equivalente antigua, fue coetánea con el hombre, y que solamente se extinguió hace unos pocos miles de años.

De hecho, se ha encontrado una gran cantidad de artefactos y de fósiles en zonas anómalas. Desafortunadamente, la mayor parte de éstos han sido publicadas por la prensa popular, y después han sido ridiculizados o esquivados por las autoridades científicas, y después olvidados. Se han anunciado los hallazgos de esqueletos humanos y herramientas en zonas profundas de minas de carbón encajados sólidamente en el carbón mismo, de pictogramas de dinosaurios en paredes de cavernas o de cañones, de polen fósil de tipos modernos de árboles descubierto en los estratos marinos más antiguos, y un largo etcétera.

Uno de los ejemplos más espectaculares de fósiles anómalos es el ahora bien conocido caso de las huellas del río Paluxy, en la formación Cretácea Glenn Rose de Texas central. Allí, las capas de caliza presentan un gran número de pisadas humanas y de dinosaurios. Las pisadas ocurren en rastros, y, en dos o en tres lugares, los rastros de humanos y dinosaurios se cruzan, con dos casos conocidos en los que las pisadas humana y del dinosaurio se superimponen.

Este caso particular no puede ser desdeñado como «reformación» de dos depósitos fósiles distintos. Tampoco pueden atribuirse a tallas actuales fraudulentas, ya que muchas de las huellas, tanto humanas como de dinosaurios, fueron descubiertas por primera vez por la excavación de los estratos superiores durante estos últimos años por un numeroso equipo de trabajadores y de observadores.

Parece ser que la única vía de escape que les queda a los actualistas para soslayar la conclusión de que el hombre y el dinosaurio fueron coetáneos es decir que las huellas humanas no eran en realidad humanas sino que fueron hechas por algún desconocido animal bípedo con pies como los humanos. Ya que nunca se ha observado un animal así, viviente o fósil, la sugerencia de que esto fue así (y esta sugerencia fue hecha con toda seriedad en la presencia del autor de estas líneas por un doctor en Geología, en el acto mismo de observar las huellas en cuestión) es ciertamente más difícil de aceptar que aceptar que el hombre y el dinosaurio fueron coetáneos.

Estas huellas y rastros, y el descubrimiento de todo ello, han quedado documentados de manera concluyente por medio de la toma de películas en el mismo lugar y momento de la excavación. Quisiéramos invitar a los escépticos a ver esta película antes de que deseche la evidencia demasiado apresuradamente, como demasiados evolucionistas ya lo han hecho en el pasado. Son muchas las personas a las que este documental les ha obligado a replantearse la cuestión actualismo-catastrofismo...

Se postula que sobre la superficie del mundo primitivo existía con toda probabilidad un complejo sistema de mares estrechos y de vías de agua cuyas precisas posiciones no pueden ser determinadas en la actualidad. Aunque el clima uniforme inhibiría el movimiento de las masas de aire, así como impediría tormentas y lluvias fuertes, un ciclo diario de evaporación local y de condensación mantendría una humedad uniforme en todas partes. Este favorable clima, juntamente con el eficientísimo filtro contra las radiaciones constituido por la capa de vapor de agua, favorecería el abundante crecimiento de la vida vegetal y animal, la longevidad de la vida animal, y el crecimiento de los organismos de gran tamaño.

Un número de causas pudo haber desatado el cataclismo al liberar las aguas en reserva. La explicación más sencilla sería suponer que las aguas sometidas a presión surgieron bruscamente al vencer un punto débil de la corteza. El colapso en un punto provocaría otras muchas erupciones similares de muchos otros puntos alrededor del mundo.

La turbulencia que resultaría en la atmósfera, juntamente con las inmensas cantidades de polvo proyectado hacia las capas superiores de la atmósfera, iniciaría la condensación y precipitación de la capa de vapor de agua.

Este modelo, que parece bastante realista en términos del modelo creacionista básico, es suficiente para explicar la mayoría de las características del registro fósil y de los estratos geológicos, y también como marco dentro del cual investigar el origen de otras características.

Este modelo del cataclismo y de sus causas también indica que sus efectos posteriores continuarían a través de los siglos, y quizás, en alguna medida, hasta nuestro tiempo. Algunos de los efectos más importantes de las últimas etapas del diluvio y posteriores son los que mencionamos a continuación:

1.  La formación de las montañas

Uno de los problemas irresueltos más importantes con los que se encuentra el actualismo geológico es la causa de la formación de las montañas. Como Dott y Batten admiten:

«Todavía se nos escapa una teoría realmente satisfactoria para explicar la formación de las montañas.»

Además, los principales sistemas montañosos del mundo actual son, hablando geológicamente, bastante recientes, por lo menos en lo que se refiere a sus últimos períodos de levantamientos. Richard Foster Flint, el geólogo glacial de la Universidad de Yale, atribuyó de hecho la entrada de la época glacial en el Pleistoceno principalmente a la orogenia mundial que tuvo lugar justo antes de ella. Afirmó, en una revisión de estos fenómenos:

«El resultado cumulativo de los levantamientos graduales y sucesivos a lo largo de toda la segunda mitad de la era Cenozoica fue un incremento en la altitud promedio de los continentes desde un valor estimado de 300 metros hasta el actual de 800».

El mayor sistema montañoso, los Himalayas, fue formado solamente después de la aparición del hombre sobre la Tierra.

«La mayor parte del gran levantamiento de los Himalayas es asignado a últimos del Terciario y Pleistoceno.»

Los vastos reajustes isostáticos necesarios después del Diluvio, posiblemente aumentados por continentes en deriva y colisión como efecto también del cataclismo global, constituyen la mejor explicación de la formación de montañas de que disponemos.

2.  Glaciación

Antes del cataclismo, el efecto de invernadero impedía la formación de glaciares y capas polares. Pero la disipación de la capa de vapor provocó rápidamente el establecimiento de los diferenciales latitudinales de temperatura. La tremenda aportación de energía en el Diluvio provocó una continua evaporación de las aguas de las nuevas superficies oceánicas a la atmósfera, siendo grandes cantidades de ellas precipitadas en forma de nieve en las regiones polares. Estos fenómenos condujeron al desarrollo de las grandes capas glaciales continentales de la época Pleistocénica.

Es significativo que no exista ningún modelo actualista satisfactorio que dé cuenta de la causa de estos grandes glaciares del Pleistoceno:

«Los geólogos y los climatólogos han estado intentando, durante más de un siglo, explicar la repetición de la glaciación en una escala continental. Se han sugerido teorías tras teorías, pero todas ellas explican o muy poco o demasiado. No se puede considerar como satisfactoria ninguna de ellas, por lo menos en su forma presente.»

Pero la teoría cataclísmica, tal como ha sido brevemente expuesta, sí que constituye una explicación satisfactoria.

3.  Pluvialismo

Es cosa bien conocida que, durante y después de los tiempos de los glaciales continentales en las latitudes más altas, hubo mucha más actividad pluviosa en las latitudes inferiores. Todos los desiertos, incluyendo el Sahara, tenían agua en abundancia. Todos los lagos y cuencas interiores presentaban un nivel de agua mucho más elevado, y los ríos transportaban todos ellos volúmenes mucho mayores de agua.

Estas lluvias se presentaban a menudo en forma de violentas tormentas, y hay muchas evidencias en los registros geológicos y arqueológicos, así como también en las tradiciones mitológicas de la historia más antigua del hombre, de devastadoras inundaciones locales y regionales. Todo ello fue una consecuencia natural del gran Diluvio, mientras la Tierra iba llegando gradualmente a un nuevo equilibrio hidrológico.

4.  Volcanismo

En las erupciones que acompañaron al Diluvio, fueron arrojadas grandes cantidades de roca fundida del manto terrestre, tal como está evidenciado por la abundancia de rocas ígneas y de estratos volcánicos hallados por toda la columna geológica. Cuando las aguas del Diluvio se habían ya retirado y habían tenido lugar los ajustes isostáticos, debieron quedar aun muchos vientos volcánicos y fisuras alrededor de la Tierra que no estaban cubiertos completamente. Como consecuencia, la actividad volcánica habría continuado intermitentemente hasta mucho tiempo después del cataclismo general.

Que esto es lo que realmente ocurrió queda evidente por los grandes terrenos volcánicos del Pleistoceno y hasta del post-Pleistoceno que se hallan en varias localidades alrededor del mundo. También hay una gran cantidad de volcanes aun activos en la actualidad, y un número aun mayor de volcanes que parecen haberse extinguido en tiempos muy recientes.

5.  Deriva continental

Hasta aproximadamente el año 1960 se ridiculizaba y rechazaba la antigua idea de la deriva continental por parte de prácticamente todos los geólogos, los cuales estaban convencidos de que habían llegado a una completa explicación de la historia de la Tierra y de los estratos rocosos en términos de continentes permanentes y estables. Pero en la actualidad el péndulo ha oscilado y la mayor parte de los geólogos apoya los conceptos de tectónica de placas, de expansión de fondos oceánicos, y de deriva de continentes. Todas las antiguas explicaciones, que habían sido aceptadas dogmáticamente como ciertas, han sido ahora descartadas completamente en favor de conceptos centrados en la deriva. Todavía permanecen oponiéndose una minoría significativa de prominentes científicos (Jeffries, el geofísico ruso Meyerhoff, et al) que se oponen a la idea de la deriva de continentes, tachándola de geofísicamente imposible, y hay algunos signos que indican que el péndulo puede volver a oscilar...

 

El ojo se ciega ante los cinco colores. Las cinco notas aturden el oído. Los cinco sabores tornan insensible el paladar.

[Lao Tse, Tao Te King 

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.