Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

La Búsqueda II
La Búsqueda I La Búsqueda II La Huidiza Neurona I La Huidiza Neurona II La Tierra Hueca I La Tierra Hueca II La Tierra Hueca III La Tierra Hueca IV La Tierra Hueca V Hombres y Máqu. I Hombres y Máqu. II Hombres y Máqu. III Hombres y Máqu. IV Hombres y Máqu. V El Espíritu I El Espíritu II Caballero en Fango

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

Todo pensamiento lógico partía de una neurona raíz y se extendía a través del árbol en una estructura radial, la cual, era formada por las neuronas modificadoras o puertas lógicas hasta las últimas de la cadena o neuronas objeto, que constituían la estructura cortical. Estas neuronas objeto contenían únicamente los datos almacenados en el autómata y venían a representar el cortex cerebral humano. Cada grupo de neuronas que constituían una estructura de pensamiento o aritmeto-lógica, formaba una célula neuronal, las cuales a su vez se unían entre sí mediante una estructura similar a la definida en informática como el ‘Bosque de Von Newman’.

[Sebastián Salado; Las 3 Cabezas del Elefante]

EL CABALLERO EN EL FANGO

  

    LA BÚSQUEDA FIBONACCI (II)

 

 

1. LA BÚSQUEDA FIBONACCI 

( PARTE  II )

 

 

Gráficamente, a Antonio –su inventor-  le gustaba representarla como una estrella de mar de cinco puntas, aunque la neurona p no guarda relación estricta con las neuronas cerebrales, en las cuales el axón o punta única representa la puerta de salida de los procesos de cómputo. Aquí el axón representa la entrada de información o padre, y controla las operaciones de las dos puntas inferiores o hijos derecho e izquierdo. Estos hijos, controlan a sí mismo, a los otros padres de las neuronas de nivel inferior, jerarquizando de este modo los procesos del resto de la cadena neuronal. Las puntas medianas son los arcos derecho e izquierdo, que controlan a su vez, la relación de sinónimos y antónimos de la estrella de mar con su entorno y son también las encargadas de la aprehensión entre cadenas neuronales.

En el corazón de la estrella se encuentran grabados varios grupos de datos, el primero de los cuales contiene tres tipos de conjuntos de datos de especial relevancia: Los datos de impronta, que incluyen la vitalidad o frecuencia de relación con otras neuronas. Los genes o herencia de las neuronas progenitoras, y por último el estado, que indica la dinámica y la posición de la neurona en su entorno.

El segundo grupo es el contenido, que identifica el tipo de puerta lógica que representa en el caso de neurona modificadora o los datos en el caso de neurona objeto. Por último, el código lógico o aritmeto-lógico, que representa el tipo de tabla de verdad de la neurona.

 

Estas cinco puntas no son, por supuesto, las únicas conexiones de la neurona p(Pi), pues, si en el cerebro humano hay hasta 100.000 conexiones entrando en una neurona, los chicos del AIL no podían tener menos, con lo que la cantidad máxima de conexiones que podían entrar en la neurona Pi Multi-fibrilada era de 999.999.

Para hacernos una idea de la cantidad de información a procesar; en el cerebro humano hay 10.000 millones de neuronas y cien billones de conexiones de circuitos. 

Nuestra querida Betty tenía un máximo neuronal de aproximadamente 9 veces más cantidad que en el cerebro humano. Estas neuronas estaban unidas con una estructura en cascada similar a la que programación se define como de tipo: notación polaca en forma prefija, con precesión en contra del sentido de las agujas del reloj. ¿Quizás para llevar la contraria... o tal vez con un cierto espíritu anglosajón? -Pensó Antonio al tiempo, en tono socarrón.

 

Todo pensamiento lógico partía de una neurona raíz y se extendía a través del árbol en una estructura radial, la cual, era formada por las neuronas modificadoras o puertas lógicas hasta las últimas de la cadena o neuronas objeto, que constituían la estructura cortical. Estas neuronas objeto contenían únicamente los datos almacenados en el autómata y venían a representar el cortex cerebral humano.

Cada grupo de neuronas que constituían una estructura de pensamiento o aritmeto-lógica, formaba una célula neuronal, las cuales a su vez se unían entre sí mediante una estructura similar a la definida en informática como el ‘Bosque de Von Newman’.

 

Toda esta bonita maraña de datos es lo que se iría al garete simplemente porque Betty no dormía bien y, a menos que algún “Superman” de quinta categoría lo evitase mediante una buena dosis de barbitúricos, la cosa se iba a poner aún muy fea…

Pero como no había ningún otro “tonto del culo” al que colgarle el muerto, y como en este caso, era precisamente el bonito “culo” de Antonio el que estaba en juego, él era plenamente consciente de que todas las papeletas del “superman de pacotilla” se encontraban en su bolsillo.

 

Antonio agarró la carpeta pringosa y se dirigió a su cubículo –eufemísticamente llamado despacho- con el firme propósito de encontrar la raíz del problema.         

Ya en su PC, se conectó en remoto por la network interna con el controlador del súper-ordenador "CRAY-X", mejorado y ampliado para el A.I.L., en el que residía Betty.  

El CRAY-X era el último modelo -de los años 90 claro- en materia de procesador monovectorial. Hoy el “súper-ordenador” estaba “un poco” anticuado, pues hacía más de cinco años que el Vampiro no renovaba el material destinado a Betty, ya de por sí bastante pasado de moda entonces. Aunque Antonio lo prefería así después de todo, porque ésta era la única forma de analizar los progresos o retrocesos del sistema en su totalidad, además esta situación, a él no le obligaba a aprender los sistemas de procesos de los nuevos ordenadores multivectoriales.

 

El programa de Auto-Test de las matrices de búsqueda y relación del tipo:  RIO (Read Imput Output), concebidas por Antonio hace diez años, no definían detalladamente el tipo de problema que sufría Betty. Cosa que realmente no le extrañaba en absoluto, al haber sido concebidos, tanto el programa como las matrices por él, y tener consigo mismo un contencioso con respecto a la fiabilidad de todo lo que hacía.

Los Test de las matrices de búsqueda decían que había un 36% de neuronas corrompidas, lo cual pondría los pelos de punta al más pintado… solo de pensar en el 36% de los 30.000 millones de neuronas que actualmente había acumulado Betty le daba vértigo y flojera de vientre al mismo tiempo.

 

Como Antonio no podía fiarse del Auto Test –al igual que no se fiaba demasiado de sí mismo-, no le quedaba más remedio que hacer un “Debug” manual, cosa que le aterrorizaba aún más, puesto que nunca antes se había intentado “tamaña proeza”.

Así que, como el polvo de los años y la desidia -que también había un poco de eso-, habían nublado algunos conceptos, no le quedaba más remedio que repasarlos, y para eso necesitaba las malditas carpetas… 

Porque si hubiera sido uno de esos "yupis" ordenados, de nueva generación, que lo meten todo en el PC, no necesitaría pegarse con un Donut de chocolate, que el “animal irracional” de su ayudante había olvidado erradicar de este mundo. Y todo, para arrebatarle una carpeta pringosa y maloliente.

¡Nunca aprenderé, soy un tipo antediluviano de vieja escuela y carpetilla en sobaco! –se dijo a sí mismo en un acto de autocompasión de los que le gustaba practicar con demasiada frecuencia…             

¿Por donde comenzar… ? –se preguntó-  Pues como diría mi abuelo: ‘Hijo mío comienza siempre por el principio’… Pero…­¡Vaya usted a saber qué "porras" es eso del principio en algunas situaciones como ésta…! –se contestó en tono festivo.

 

Bueno, el Principio, según decía Aristóteles: ‘comienza en el Pensamiento’…- y se extasió bobaliconamente.

Sin embargo, otros autores resaltan el “Verbo” como generador de universos... aunque siempre nos quedaría el secular dilema del huevo o la gallina... -Se repitió Antonio con un tono de burla que en realidad ocultaba su nerviosismo y creciente temor al fracaso.

Por tanto, quedémonos con la primera tesis y “pelillos a la mar”. Pero la primera pregunta que debemos de hacernos en realidad es: ¿Cómo piensa el autómata? ¿Qué móviles le guían? –se dijo Antonio en voz alta, como si de la clase de un afamado catedrático se tratase-.

Para contestar esta pregunta, basta con abrir la carpetilla número uno y el asunto es como “el asa de un cubo” de sencillo –Antonio se dio cuenta, al momento, de que como catedrático no tendría ningún futuro, pero este tipo de juego mental tenía la virtud de relajarlo y decidió continuar con él-. Se define un diagrama de Venn, que no es más que un rectángulo con un círculo dentro y se comienza delimitando el "Yo" del androide como  el área del círculo  que representa el conocimiento del conocimiento o Metaconocimiento del androide (lo que significa simplemente, que se presupone, que todo el conocimiento remanente o aún ignorado, puede llegar a ser comprendido por el método estándar de adquisición de conocimientos, sin que se admita que algún tipo de conocimiento pueda no ser alcanzado por dicho método.)

El área exterior del círculo, es denominada el "Tú" del androide, y representa el conocimiento no adquirido, o conocimiento del mundo exterior. El marco del rectángulo es el "Él" o infinito limitado y el marco del círculo es el "Ello" que es considerado a su vez, como el vacío de conocimientos o principio.

 

A partir de ahí, se graba en el motor inferencial del autómata una estructura neuronal maestra en el que se fijan dos objetivos: Que “Yo” tienda a “Él” partiendo del “Ello”. Por un lado, y por el otro, que “Yo” tienda a reducir el “Tú”, en una actividad incesante en la que el círculo intenta expandirse hasta ocupar por completo el rectángulo, algo así como la “Cuadratura del Círculo”, pero en modelo androide.

Hasta aquí, todo muy freudiano y… ¿clarito? –o al menos eso le parecía a Antonio cuando lo escribió hacía más de diez años…

Antonio leía sus viejos apuntes, esperando descubrir en ellos algo que le iluminase, aunque no sabía exactamente qué buscar, siguió releyendo sus viejas ideas:

<< Hay que hacer la salvedad de que tanto Yo, Tú, Él y Ello son Objeto-Abstracciones para el androide y que el resto de conocimientos son u Objetos (Primitivas) o  Abstracciones (Funciones), pero no ambos.

Lo que definimos es que la base de conocimientos tiene un universo incompleto y limitado en el cual determinamos el razonamiento por defecto y mediante las lógicas no clásicas, que servirán al androide para el estudio del Metaconocimiento. Lo que estamos asumiendo pues, es una Hipótesis del Mundo Cerrado, en la que se supone que no puede haber ningún objeto que no esté representado. Este razonamiento es pues un Metaconocimiento en sí mismo.

La regla básica a mantener es la Conservación de la Consistencia y la Verdad utilizando lógicas no Monótonas, es decir, en las cuales no han sido necesariamente demostradas todas las proposiciones.

Esto es lo que llamamos Razonamiento Intuitivo que puede considerar una afirmación como falsa para luego asumir que es cierta…>>

 

¡Hay que ver lo que es capaz de escribir uno con unos cuantos años de menos, por no hablar de los kilos... ! –Antonio se desperezaba ahora, su mente estaba dispersa y ni siquiera era capaz de seguirse a sí mismo en la lectura de sus propios apuntes; estiró sus brazos por encima de su cabeza y se recriminó a sí mismo:

Bueno, hasta aquí medio entiendo lo que escribí hace varios años… pero lo verdaderamente complicado empieza en la página 4 de la carpetilla –que casualmente era la página que tenía abierta ahora ante él…

 

Al no disponer de un aparato que haga un electro-encefalograma (EEG) como tienen los investigadores del cerebro humano, Antonio tuvo que inventarse algo similar para controlar el cerebro artificial de Betty.

Y el “invento” en cuestión son las famosas matrices RIO de búsqueda y relación. Estas matrices son tridimensionales, siendo así mismo, una abstracción de las relaciones establecidas en el cuerpo de las estructuras radial, cortical y transversal de la mente neuronal de Betty.

El plano XY de la matriz, está definido por los Objetos Sujetos y las Abstracciones, y se obtiene en ese plano la extensión de las operaciones y la polivalencia de los objetos.

El plano XZ esta definido por las Primitivas y las Derivadas, y obtenemos el tipo de estructuración de los objetos.

El plano YZ está definido por las Funciones y los Objeto-Árboles que son las Macros o subfunciones, aquí obtenemos la clasificación funcional y los operadores funcionales.

Antonio cerró ahora de golpe la carpeta y se enfrentó al panel del Debug manual, el mismo que se encontraba esperándole en el PC, aguardando desafiante a que él iniciase alguna actividad. Como si de un inquisidor se tratase, el panel que aparecía ahora en la pantalla le miraba con una sonrisa sarcástica, como si pensase: No tienes ni idea de por donde comenzar… -¡Y eso que él mismo había realizado las especificaciones de diseño del maldito panel!

 

Con una determinación que le asombró incluso a él mismo, seleccionó el Análisis de Redes para la determinación de la ruta de flujo positivo, y luego, el chequeo de los algoritmos de transporte por el Método Vogel.

Un montón de datos apareció poco después en la pantalla y, sin pensárselo dos veces, los envió a la impresora, pues era lo único que se le ocurría hacer con ellos en aquel instante.  Después, seleccionó el icono de Búsqueda Secuencial Fibonacci para las evaluaciones funcionales, los datos acabaron siendo escupidos por la impresora como los anteriores.

Animado por la euforia del momento seleccionó el Análisis de la Teoría de Decisiones con el teorema de Bayes. La Optimización de Multivariables por el método de los multiplicadores de Lagrage y el Control de las Fórmulas de Recursión.

En realidad, había seleccionado todos los “botoncitos” que existían en el panel y la impresora ahora estaba como enloquecida soltando papeles por doquier. 

Antonio lo sintió realmente por los árboles derribados para generar el papel que estaba saliendo por la boca de la impresora, con el único fin, de consolar el maltrecho ego de este estúpido…

Y mientras la impresora seguía infatigable con su rítmica tarea… él decidió irse a comer.

 

 

eeeeeee

   

  

 

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.