Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

El Agua de Roth II
El Agua de Roth I El Agua de Roth II El Agua de Roth III La Sabiduría La Gran Sala I La Gran Sala II El Reino de Amenti I El Reino de Amenti II El Reino de Amenti III El Cisma de Irshou El Sello de Amath I El Sello de Amath II El León de Plata

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

Mi pueblo, los Pitris, los hijos de Pitâ, cuyo nombre significa “antepasado” o “padre” como tú mismo pareces olvidar; fueron creados antes que los Hombres y forman parte de la tercera emanación o creación primaria desde las Tinieblas a la Vida Manifestada.

[Sebastián Salado; Las 3 Cabezas del Elefante]

  EL LEÓN DE PLATA

  

  EL AGUA DE  ROTH (II)

 

 

1. EL AGUA DE  ROTH 

( PARTE  II )

 

El agua de Roth es el agua de la videncia, el agua que lava el velo de Mâyâ de los ojos del adepto, permitiéndole ver en cada ser fenoménico el halo del espíritu que lo anima.  

Atmah se desprendió de sus vestimentas y se introdujo en el agua cristalina del estanque mágico; nadando suavemente alcanzó al momento el otro borde del embalse y se dispuso a subir al recinto de la isla por medio de unas escalinatas de piedra que ascendían desde el mismo fondo del estanque hasta la isla sagrada. Las figuras de piedra de dos esbeltos cisnes coronaban magníficamente los robustos pasamanos de las escaleras, como reclamando al viajero el tributo de una reverencia ante el sagrado lugar. El joven asceta, correspondiendo a la magnificencia del lugar realizó tres profundas salutaciones introduciendo su cabeza repetidamente dentro del agua, la cual, pronto chorreó sobre sus ojos nublando parcialmente su visión y haciendo que sus ojos lagrimasen abundantemente.

Al principio, pensó que el agua que le hacía parpadear, era la responsable de que no pudiera enfocar bien los objetos que le rodeaban y la causa de que los viera borrosos y algo difuminados. Lentamente, al subir las escaleras, se dio cuenta de que las figuras materiales que lo rodeaban mostraban a su alrededor un velo etérico que brillaba con unos colores rutilantes, vibrando tenuemente, lo mismo que ocurría con ciertos núcleos de diminutas luces que flotaban en el aire como enjambres de insectos, de los cuales no había sido consciente anteriormente. 

El joven iniciado se dirigió hacia el pequeño obelisco que se hallaba erigido en la gran base del árbol padre y quedó ensimismado al comprobar como esos núcleos eran en realidad el campo etérico de las diminutas entidades feéricas, Devas o Chaitans menores que flotaban en su derredor. 

 

Con un flujo regular, los devas rodeaban el corazón del bosque para alejarse posteriormente, cargados de la energía Brill que distribuirían por entre las flores y plantas del entorno boscoso. Atmah permanecía observando a estos diminutos devas que continuaban incasablemente con su tarea de construir y destruir las imágenes, formas y estructuras de todas las criaturas materiales.

Ensimismado en su nueva facultad, observó por un dilatado espacio de tiempo el ir y venir incansable de los seres feéricos, hasta que consciente de su tarea, y desandando su acuático camino, se aprestó para dirigirse al templo de los Hijos de Ad cumpliendo así con la última fase de su iniciación.

Los templos de los Hijos de Ad  se hallan distribuidos con relativa  frecuencia en los lugares más carismáticos de la Paradesa; el más próximo, se localizaba a poca distancia justo en el límite norte del maravilloso jardín donde él se hallaba. Sin pensarlo dos veces, Atmah  tomó el sendero que saliendo directamente del estanque se dirigía hacia el  Monte Mérou, el mítico Polo Norte o vórtice magnético y mágico que en la antigüedad sirvió de puerta de acceso entre los dos mundos…

Caminaba muy animado, observando los refulgentes colores de todas las plantas y de los animales del entorno,  cuando de repente, la rama de un árbol de extraño brillo irisado llamó poderosamente su atención. Como si de una dislocación astral se tratase, una figura de poderoso fulgor surgió de la corteza del árbol, en actitud de desperezarse de un largo sueño.

La figura se asemejaba en todo a la nudosa corteza de la gruesa rama de la cual parecía desprenderse como si de una segunda y rugosa piel se tratase.

-         ¡Hola…! Buenos días, ¿qué tal estas hoy…y…? ¿Tú quién eres…? ¿Hacia dónde te diriges…? –comenzó a hablar de forma atropellada el deva en la mente de Atmah, mientras se seguía desperezando…

 

Atmah  quedó horrorizado ante la imparable charlatanería de aquel ser “burbuja” y comenzó a darse cuenta de que tal vez su nueva facultad vidente no iba a ser tan “emocionante”  como preveía él en un principio, si –como empezaba a intuir-, dicha facultad implicaba lidiar con muchos “amigos” como éste.

 

-         ¡Eh! ¿Estás sordo…? Estoy hablando contigo… ¿no me oyes…? –repetía mental e incansablemente el hombrecillo etérico mientras perseguía volando al atribulado asceta.

-         Estoy muy ocupado ahora… tengo que atender sin demora uno de los más acuciantes compromisos… hoy no tengo tiempo de charlar contigo, quizás en otra ocasión… ¿eh?…  -balbució entrecortadamente, en la mente del deva, el joven iniciado apretando decididamente el paso.

-         ¡Un acuciante compromiso…! ¡Qué interesante…! ¿Me lo contarás todo? Yo no he tenido nunca un “acuciante compromiso”  ¿Eso qué es… te duele algo para que aprietes el paso de ese modo…? ¡A mí puedes contármelo todo sin miedo!, soy reservado como una tumba… claro que no sé muy bien cómo es una tumba porque nosotros no morimos… pero tengo un amigo gnomo  que me cuenta cosas increíbles acerca de los cementerios y las tumbas…

-         ¡Basta ya…! –dijo el joven humano a punto de perder los nervios-. Créeme, no tengo tiempo ahora, pero… bien… te diré quién soy, me llamo Atmah, soy un joven Âditya, y en éste momento, como aspirante a Dwija,  me dirijo hacia la culminación de mi prueba ascética del Sakridâgâmin, la cual me ungirá como uno de los fervorosos Hijos de Ad, los Hijos de la Voluntad y del Yoga. ¿Comprendes ahora mi premura…? ¿Entiendes porqué he de mantener el mayor silencio y concentración posibles?. Por favor, incansable hijo de Pitâ, permíteme cumplir con mi sagrada tarea y prepararme para el trascendental momento, que tú, en tu divina ignorancia, no alcanzas a evaluar en todo su esplendor.

-         ¡Ah! Ya veo… eres un hombre orgulloso… uno que se dice descendiente de los Hijos de la Niebla de Fuego,  y que ni siquiera  domina los “fuegos” más elementales en su interior…   -tristemente, el deva solitario, dio media vuelta y se dispuso a desaparecer por entre la espesura del bosque.

-         ¡No! ¡Espera…! ¡Escucha…! Yo no he querido ofenderte, no deseo aparecer presuntuoso a tus ojos y te ruego que disculpes el malentendido que mis palabras hallan podido causarte...

-         ¿Malentendido…? Escucha…  ¡Oh jactancioso humano adyta…! Mi pueblo, los Pitris, los hijos de Pitâ, cuyo nombre significa “antepasado” o “padre” como tú mismo pareces olvidar; fueron creados antes que los Hombres y forman parte de la tercera emanación o creación primaria desde las Tinieblas a la Vida Manifestada –el dedo admonitorio del deva ahora se paseaba vacilante pero incansablemente por delante de las narices de Atmah-. Aunque  los Pitris o los Lha, como también se nos conoce, estemos dotados con la cualidad de la pasividad, no quiere decir que seamos “estúpidos” ni nada por el estilo, nosotros moldeamos el cuerpo etérico del hombre mediante las cuatro llamas y los tres fuegos y lo llenamos materialmente, creando de esta manera el cuerpo etérico-físico; al igual que realizamos con todo lo que existe en el universo manifestado. Siendo esto así, ¿cómo puede un jarrón decirle a su alfarero que tiene mucha prisa y que no puede atenderle? ¿Eh? ¿No contestas…? ¿Te has tragado la lengua?

-         Yo, esto… no sé que decir, no pretendía molestarle –dijo mentalmente el atribulado y joven asceta.

-         ¿No  pretendías molestarme…? Pues bien, lo has conseguido ¡y de qué modo!. Yo mismo trabajé en el desdoblamiento de tus células primigenias cuando tú aún no eras más que un renacuajo en el seno de tu madre. ¿Y crees que me enorgullezco de ello…? ¡Pues no!. Ahora resulta que tú no eres más que un engreído muchacho jugando a ser el “rey del mundo”. Los humanos, creéis poseer  la creación, sólo porque sois conscientes de ella, aunque en realidad, vosotros seáis la forma más elemental y básica de autoconsciencia en el mundo fenoménico. ¿Quieres saber qué significa la “rimbombante” frase que has empleado: “mi prueba ascética del Sakridâgâmin, me ungirá como uno de los fervorosos Hijos de Ad ¿Sí…? Pues, sencillamente la palabra Aditi es sinónimo de Akasha y ambas rememoran el espacio. Eso significa que simplemente vosotros sois unos “ocupantes materiales” más del espacio-tiempo, igual que un elefante, una piedra, o incluso una lechuga.

-         ¡Creo que no soy merecedor de escuchar semejante desatino! –se expresó mentalmente y bastante molesto el adyta-. Nuestra raza ha alcanzado uno de los estados evolucionarios más elevados dentro del reino de Mâyâ o reino de las ilusiones. En cuanto a tu libre interpretación de la palabra Aditi, has de saber que ese “espacio” al que te refieres es en realidad el Padre y la Madre de todos los Dioses, y que él es el Quinto Elemento, el Akasha, el cual es la raíz de todo lo creado, incluidos de los devas “parlanchines” como tú.

-         En una cosa tienes razón: no he sido justo al compararos con los “sabios elefantes”. Pues ellos son mucho más “evolucionarios” que vosotros. Incluso, ésta afirmación se encuentra reflejada en los hierogramas sagrados, cuando dicen: 

<< El elefante que ve su mole reflejada en el lago, y la mira y se marcha porque la cree el cuerpo real de otro elefante, es más sabio que el hombre que al mirarse en la corriente de la vida dice: “Ese soy yo… Yo soy yo”. >>

 

Aquellas palabras del deva desorientaron a Atmah, no recordaba si lo que decía su “quisquilloso” oponente acerca del elefante, estaba realmente escrito o no en los hierogramas sagrados, y de ser así, desconocía además, cual era su significado real y oculto; pero el mero hecho de ponerlo en duda implicaría admitir su propia ignorancia. Así que con todo el dolor de su corazón optó por una retirada honrosa y comenzó a “recular” mientras se deshacía en excusas de todo tipo con el ánimo de aplacar a su incansable oponente.

-         Esto… ¡Sí! Puede que tengáis razón, los humanos somos una especie prepotente y orgullosa, comparada con los sabios elefantes que conviven con nosotros en el Âgarttha. Así pues… mis ocupaciones me reclaman… y debo partir de inmediato.

-         ¡Ah… No! A mi no se me da la razón como a los “tontos”. Sé muy bien que lo único que quieres es zafarte de mí. Pero está lejos de mi ánimo el desfallecer en una cuestión de principios y de honor… -Y el impetuoso deva, incansable en su plática, continuó sin tregua sus disquisiciones; absurdas unas y profundas y meditadas las otras, confundiendo aún más a su pobre oponente en un mar de contrasentidos y disparates mezclados a partes iguales con los pensamientos más sublimes, cociendo todo ello en la marmita burbujeante de la sabiduría ancestral.

 

Atmah, durante gran trecho de su camino, fue andando lateralmente en una “huida controlada” como hacen los “cangrejos”,  mientras que con sus “pinzas dialécticas” se defendía a duras penas del acoso implacable de su oponente, el cual, inconteniblemente locuaz, le acompañó en esa incómoda “huida” casi todo el trayecto hacia el sagrado recinto iniciático.

 

 

eeeeeee

   

  

 A la luz de los globos luminiscentes, el rostro de Atmah se anima ahora con una sonrisa relajada que distiende sus cansadas facciones. Él recuerda claramente a Lhamany, el deva que imperturbablemente le había atormentado sin el menor remordimiento, para “mejorar su espíritu” –según decía él, claro está-. Aquel ser modelaría su humildad en los años siguientes a ese primer encuentro de la misma forma expeditiva que utilizara la primera vez, y continuaría haciéndolo así durante los primeros años de su ascesis. Su dedicación y buen hacer hurgarían tan profundamente en los oscuros resquicios de la conciencia de Atmah, que éste preferiría, en adelante, fracasar en una prueba de ascesis a tener que purgar sus malos pensamientos y defectos enfrentándose a la mordaz y despiadada palabrería de aquel implacable y, a la postre, querido ser.

Atmah comienza ahora a reír abiertamente, al recordar su preocupación por el misterioso “enigma del elefante”, y de cómo lo primero que hizo al iniciar sus estudios de segundo nivel fue informarse con “pelos y señales” del significado de aquella alegoría a la trascendencia del ser y su relación con el engañoso mundo de Mâyâ. Esa misma alegoría preconiza al auténtico Yo humano, no como el cuerpo y la mente encarnadas en el mundo fenoménico y cambiante, sino como el No-Ser, el núcleo espiritual, la Mónada (también llamada el Dragón Doble), la cual, es quien realmente desciende al mundo de las formas dentro de un cuerpo físico.

Pero el “enigma del elefante” no había sido más que el inicio de una sucesión inacabable de trampas mentales y acertijos que lo habían sumido en una inquietud constante hasta que, con el tiempo adquirió la virtud inefable y el poder irremplazable que provienen de la capacidad de reírse de uno mismo y de su propia ignorancia.

 

Atmah se siente mejor ahora y se da cuenta de lo ciego que había sido al preocuparse y angustiarse obstinadamente en la consecución de la presente prueba…

¡Cuánto echaba de menos a su querido censor! ¡Cómo le hubiera gustado comunicarse con alguien durante estos dos últimos largos años!. Pero, él estaba ahora aislado del mundo y toda comunicación, incluso con un Lha excéntrico como Lhamany, le estaba prohibida.

Realmente, lo que le habría gustado era haber podido charlar con su guía, con su querido y noble maestro Djul Nor.  

Como penetrando en los rincones más soleados de su mente, se esfuerza por recordar el primer encuentro con el que sería su Gûrû, el ser que dirigiría su ascesis y sus progresos en el Shamut. Atmah, que finalmente alcanzó por aquél entonces el grado de Dwija  o  iniciado del  Sakridâgâmin, se encontraba ahora en trance de culminar la iniciación del Anâgâmin en la que él sería reconocido como Pundit –si ciertamente lo lograba con éxito...

 

Después de que el incansable deva le abandonase, casi a las puertas del templo de los Hijos de Ad. Atmah ya no estaba tan seguro de sí mismo, y de que al adquirir en el templo una nueva facultad, -como había ocurrido anteriormente con la videncia-, ésta le fuera a repercutir en una experiencia agradable -en vista de lo ocurrido con el recalcitrante Lha-, por lo que, según se acercaba al templo, él se iba mentalmente preparando para una experiencia de carácter riguroso e incluso desapacible.  

El templo lo constituía una sencilla plataforma circular de piedra de cuatro niveles o escalones circulares que representan a las cuatro iniciaciones a alcanzar en este planeta, Srôtâpanna, Sakridâgâmin, Anâgâmin y Arhan. 

En  la plataforma superior, cinco columnas se elevaban hacia la luz perenne del sol interior. El recinto sin techo se cerraba al exterior, únicamente mediante una cortina de cuatro colores que se extendía sobre los cinco pilares. Ellas constituían las Cinco Columnas del Pentágono Sagrado que representan los Cinco Sentidos y las Cinco Razas Raíces  que han evolucionado hasta hoy, y que completarán la Cuarta Ronda Planetaria con el advenimiento de la Séptima Raza Raíz, para cerrar el círculo desde la raza etérea a la espiritual. 

Los cuatro colores de la cortina: naranja, azul, púrpura y escarlata;  representan los cuatro puntos cardinales y a los cuatro elementos terrestres. Éstos son el vehículo para conocer y desarrollar nuestros cinco sentidos y las cinco verdades ocultas de la naturaleza.

Las columnas se hallaban colocadas sobre pedestales rectangulares, a modo de cubos perfectos de forma que éstos disponen sus caras laterales mirando a los cuatro puntos cardinales, custodiados  a su vez por las cuatro figuras de los Chaitans  zodiacales grabados en cada uno de sus costados. 

 

  

 

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.