Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar Traducción Imágenes

El Agua de Roth I
El Agua de Roth I El Agua de Roth II El Agua de Roth III La Sabiduría La Gran Sala I La Gran Sala II El Reino de Amenti I El Reino de Amenti II El Reino de Amenti III El Cisma de Irshou El Sello de Amath I El Sello de Amath II El León de Plata

   

^^  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante... ^^

__________________

Atlántida

Lemuria

Âgharttha

Gaia

_________________

Anú

Mihael

Ialdabaoth

Vishnú

Shiva

Ishva-Ra

_________________

Archi

Melki-Tsedek

Brâhatmah

Mahatma

Mahanga

_________________

Nueva Era

Teosofía

Antroposofía

Gnósticos

Pitagóricos

Rosacruces

Francmasones

Martinistas

Nazarenos

Esenios

_________________

Buddha

Krishna

Rama

Zarathushtra

Moisés

_________________

Gandhi

Ahimsa

Aparigraha

Samhaha

_________________

Aeter

Akasha

Âlaya

Laya

_________________

Nihil

Holístico

Nat-Our

Noúmeno

_________________

Magia

Mash-Mak

Mahat

Ofitas

Nâgas

_________________

Hermes

Thoth

Iaô

Adonai

_________________

Mâyâ

Mérou

Omphalos

Om

Fohat

_________________

Sánscrito

Vattan

Irdín

Hierogáfico

_________________

^^  Éstos... y otros muchos Términos Esotéricos más en el Glosario... ^^

_________________

 

_________________

   ¡¡Despierta!!

       

      ¡¡El Día...

 ...Ha Llegado!!

_________________

 

  << Traduzca esta Página <<

Atmah comenzó a andar con paso decidido por el camino que saliendo de su antigua morada se unía a los múltiples senderos que, marcados por los adytas, terminaban formando el camino general que conducía a la Isla Blanca,  la ciudad de Âgarttha, ¡la inalcanzable a la violencia!.

El  joven yoghi, caminaba armoniosa y rítmicamente -como las tradiciones seculares se lo exigían- contemplando los hermosísimos bosques y jardines que extendiéndose a la ribera del camino desplegaban un suntuoso aspecto. Árboles centenarios alineados en hileras exactas que representando signos, figuras y hasta hierogramas del lenguaje Vattan, se delineaban sobre campos exultantes de vida y color.

[Sebastián Salado; Las 3 Cabezas del Elefante]

  EL LEÓN DE PLATA

  

  EL AGUA DE  ROTH (I)

 

 

  1. EL AGUA DE  ROTH 

( PARTE  I )

 

Atmah  se rebulle en su camastro de tela, un sonido familiar llena la cámara al girar su cuerpo sobre la tela encerada, éste era el único tipo de sonido que se escuchaba regularmente en la pétrea galería. El asceta permanece inmóvil por un momento y a continuación -como esperando una respuesta a sus acuciantes temores-, se concentra mentalmente en los globos de gas oxhídrico luminiscentes que se hallan magnetizados en las cuatro esquinas del habitáculo.

¿Cuánto tiempo hacía que permanecía solo en el pasillo pétreo que zigzagueaba como un infinito laberinto en las entrañas de la fría roca? –se pregunta vagamente-. Lo sabe demasiado bien: son dos años, tres meses y cinco días…

Y durante todo este tiempo, había permanecido con la mirada fija en la fría y desnuda pared…

Me estoy volviendo loco –se estremeció ligeramente al pensarlo- ¡Me he convertido en una deshonra para mi orden… como Pundit no encuentro la salida al problema…! Me pregunto, si habrá existido alguien que haya muerto en esta empresa sin conseguir la dorada meta… 

Sus pensamientos se encadenaban en una secuencia vertiginosa y febril –como últimamente siempre terminaba ocurriendo- que le transportaba a un estado de depresión e inacción frustrante y desmoralizador, el cual, ralentizaba sus acciones y embotaba su mente.

Pero él temía en el fondo de su alma, mucho más que a la muerte a otro enemigo aún más terrible… ¿Qué es la Muerte comparada con la Locura…? –Se pregunta ansiosamente.

<< La Locura es la Gran Muerte, ella mata a la Mente, ella corroe el Alma y abre las puertas del gran abismo del Ahankâra… >>  

 

Recita mentalmente la terrible fórmula escrita en los Hierogramas Sagrados de la Gran Biblioteca del ciclo de Ram. Casi de inmediato, murmura las estrofas sucesivas sintiendo como el terror crece en su interior por momentos:

<< El abismo gigante se abre camino comenzando con una ínfima grieta en el suelo, cuanto más fuerte, cuanta más tensión exista  en la piedra, más cruje ésta cuando la grieta se abre camino... >>

 

¿Cuándo y donde comienza la fatídica grieta? –Se pregunta, sintiendo ahora crecer su angustia-. ¿Se habría iniciado quizá ya para él…?

Súbitamente se da cuenta de su situación actual; había rebajado la tensión y su mente ha escapado nuevamente como el pájaro que libre levanta el vuelo al notar la mínima debilidad en la mano que lo aprisiona. Intentando recobrar el equilibrio necesario para la transición entre el estado de sueño y el de vigilia, Atmah busca ahora desesperadamente un punto de referencia que le permita ancorar ahí su mente, y así, ordenar sus pensamientos errantes en una estructura mental definida y concisa.

¿No estuve yo allí…? ¿No salí indemne de la gran prueba iniciática…? ¿No superé entonces la locura? –se pregunta a sí mismo valeroso… 

 

Sí, él estuvo allí… recorrió los múltiples abismos que forman el Ahankâra… y … ¡por eso lo teme! Tanto horror, tanto dolor… ¿qué pasaría si él quedase ahora atrapado en el bajo astral…?   

<< Has de examinar hasta las piedras que resuenan bajo tus pies, pues en ellas podrás hallar los rastros de mi venida. >>

 

Las palabras de su querido maestro viven aún en su mente… Disciplinadamente, el aspirante a Pundit se incorpora sobre su camastro de tijera, se calza sus babuchas y se dispone a sentarse en la habitual postura del loto sobre un rústico cojín. La postura fuerza algún que otro gruñido de su estómago, ansioso por ingerir la acostumbrada colación y su té de hierbas caliente.

¡ Pero no será antes de la meditación! –dice enérgicamente para sí- forzando aún un poco más su disciplina mental, y consiguiendo de esta forma fortalecer su castigada voluntad.

La meditación le proporcionará el Prâna  para el mantenimiento de sus centros nerviosos superiores, lo que le proveería también de la preciosa energía viva que restablecerá su autocontrol, además de la oportunidad de contactar así con la vibración en el nivel del alma.

La meditación no puede ser provocada por medios exteriores, surge espontáneamente cuando la personalidad no está limitada por los obstáculos más groseros.

-         ¡ Estoy perdiendo más concentración cada día…! ¡No avanzo en el Shamut! –se lamenta.

 

Al momento, relaja la mente y comienza los ejercicios de respiración, casi imperceptiblemente un respingo incontrolado de frío lo sacude -o quizá de terror- ¿Terror…? ¿A qué? ¿Por qué…?

-         A la Locura… ¿A qué sino? -le susurra una voz – o creías que la Tercera Iniciación era un trámite formal más, como en la celebración del Phams Rhaat donde el agua de Roth marca tu Segunda Iniciación y te unge como Dwija.

El Aj –que es ahora su invisible interlocutor- vuela dentro de su cabeza haciéndole sentir las voces perfectamente reales y provenientes de todos los puntos cardinales, como si otro ser hubiese poseído su cuerpo y su mente.

-         En aquella ocasión parecías un pez globo de lo hinchado que estabas aquel día… y hoy, mírate hoy... no eres mas que un excremento de Us, temblando a cada momento y a merced de cualquier Grock que quiera infiltrarse en tu mente.

-         ¡ Om Manipadme! ¡ Hum! -repitió Atmah la salvadora letanía- ¡ Om Manipadme! ¡Hum!, -repitió por tres  veces…

En medio de una indescriptible frustración, su mente aún navegaba a la deriva, golpeando, de cuando en cuando con su voluntad, el timón de su frágil razonamiento, y haciendo escorar peligrosamente, con cada cambio de humor, la insegura nave que ocupaba su Yo consciente.

Atmah  se concentró entonces en el recuerdo de aquellos días de serena alegría y confianza en sí mismo: 

 

La celebración del Phams Rhaat marca el cenit astrológico anual de la trasmigración de las almas hacia las diferentes esferas de la ronda de los Siete Globos. Es cuando el Rupa,  el alma fenoménica se eleva hacia el Arupa, o ser sin forma, en la inversión del ciclo de materialización. 

En ese día, según lo estipulado por los sagrados colegios, el aspirante a Dwija  o  iniciado del  Sakridâgâmin, el segundo nivel,  se presenta después de que el agua de Roth le haya purificado para sus correspondientes pruebas en el templo de los Hijos de Ad, los Hijos de la Niebla de Fuego  de la Voluntad y del Yoga.

Atmah recordaría siempre con ilusión aquellos luminosos días previos al Phams Rhaat y sobre todo  aquella mañana en la que un joven aspirante a Dwija  se preparaba con ahínco en la culminación de la ansiada ascesis. 

La imagen clara y concisa de un Atmah juvenil se forma en su mente –aún algo confusa y angustiada-, haciendo que el fatigado rostro esboce una tenue sonrisa, al recordar la cándida alegría de aquél joven âgartthiano, que aquél día estrenaba su primera prueba ascética,  lleno de vida, enfocando entonces todo su ser en los importantes acontecimientos que le abrirían las puertas del camino ascendente, el  Shamut o Senda Sagrada, y su inclusión así, en el rango de iniciado del  Sakridâgâmin.

Sus padres esperaban pacientemente, en la entrada de su hogar, que su hijo terminase con la consecución de los ritos domésticos preparatorios, que el protocolo asigna a aquél, que accediendo al grado de Dwija,  abandona la casa que le vio nacer para proseguir sus estudios en uno de los sagrados colegios.

Si su ascesis fuera fructífera, ésta habría sido su última noche en la casa de sus padres. En consecuencia, aquel nuevo día le había traído a la mente un sentimiento nostálgico, del cual, el joven asceta estaba decidido a desprenderse. Este sentimiento melancólico zumbaba como un insecto dentro de su cabeza, y se aferraba con “uñas” y “dientes” a todos los pliegues de su mente de una forma realmente tenaz; ocultándose en los más leves resquicios por un momento, para  aparecer de improviso al siguiente, con su molesto zumbido. Atmah podía presentirlo como un ligero rumor, como el cadencioso latir del corazón de su gato, que dormido sobre su regazo, tantas tardes había acompañado el discurrir de sus pensamientos, contemplando el eterno fluir de las apacibles aguas del río GandHa

Pero ahora, él como aspirante a Dwija,  no podía permitir que cualquier pensamiento espurio le hiciese perder el control desviándolo de la meta: ¡Alcanzar el perfecto dominio de todos sus pensamientos y acciones!

Atmah se encontraba en ese momento, en el corazón del edificio que había constituido su feliz morada durante los apacibles y gozosos primeros años de su vida. La estancia estaba compuesta por un patio abierto y porticado de dintel circular, sostenido por doce columnas primorosamente talladas con cada uno de los signos zodiacales. Desde el patio,  se accedía a las distintas habitaciones de la casa mediante un corredor cubierto y de planta heptagonal, dando paso en seis de sus lados a otras tantas habitaciones, y en el séptimo, al corredor recto y porticado que hacía las funciones de recibidor, en cuyo final se situaba la entrada exterior.  

El patio interior dejaba penetrar los cálidos rayos blanquecinos del sol situado en el centro del planeta, su luz lechosa inundaba toda la estancia, y en especial la fuente que manaba ininterrumpidamente un agua cristalina de rumor alegre, extendiendo su musicalidad por todos los rincones de la casa.

El joven yoghi descansaba en la acostumbrada postura del loto, concentrando todos sus sentidos internos y externos en el agua que manaba de la fuente; en ese agua, en cualquier momento, debería materializarse la Flor de Vâch que les fue entregada a sus padres en el día que se produjo la concepción de su hijo, y que ellos a su vez, arrojaron a la fuente el mismo día de su nacimiento…

Vâch es la madre de cuanto vive...’ -rememora Atmah la cálida voz de su madre, grabada desde su más tierna infancia en su cerebro-, ‘...Vâch es la hija de Kâma, e idéntica a Virâj; Aquella que es recordada fielmente por los adytas como la divina personificación de la substancia primitiva, siendo llamada: La Madre de las Razas de los Dioses.’

La casa natal de Atmah, al igual que todas las casas de los adytas, estaba dedicada a Vâch-Virâj, como se podía leer en los hierogramas sagrados que se encontraban grabados en el balaustre que coronaba la cupulilla de la puerta exterior:

<< Ésta es tu hija, ¡Oh Kâma! Ella es llamada la Vaca, aquella a quien los sabios citan como: Vâch-Virâj. >>

 

Vâch es evocada también como Aditi-Vâch, la Diosa de la Sabiduría, de quien los Âdityas o adytas toman su nombre; siendo ellos, así mismo llamados: “Los Hijos de Ad”. 

El joven aspirante a Dwija, alzó los ojos, para contemplar embelesado el reloj planetario que levitaba en movimiento continuo por encima de él. La gracia y armonía de las esferas de ricos metales que giraban acompasadamente en el aire, a la altura del dintel circular, sobresalían en su máximo exponente cuando el baile continuo de gran belleza alrededor de un globo de gas oxhídrico luminiscente era seguido por un sereno rumor cadencioso en la escala cromática. 

La perfección de aquel conjunto era tal, que la contemplación de esas pequeñas esferas girando imperturbables alrededor de aquella que realizaba las veces de sol sistémico, le había embargado e intrigado desde su más tierna infancia. Estas esferas vibrantes daban la impresión de que, en su conjunto, no se trataba de una simple maqueta, sino, de todo un universo real en miniatura. 

¿Vería él algún día con sus propios ojos ese sol exterior y esos planetas hermanos…? 

¿Le llevaría su destino hacia el mundo exterior y alrededor de esos planetas que como deudos de su señor estaban magistralmente representados como los Nueve Arcontes en rito de adoración permanente alrededor del Fuego Central o Demiurgo?

Las esferas armilares levitaban sobre su cabeza mediante la magia, una de las tres resplandecientes artes que los adytas dominan, y éstas habían estado girando ahí arriba desde que él tenía uso de razón,  acompañando cada día su feliz niñez, pero ahora…

¡Zummm…! ¡Zummm…! ¡Zummm…! 

 

El pensamiento nostálgico volvía a zumbar en su mente… ¡Qué fatalidad! ¿Cómo puedo ser tan descuidado? –se recriminó a sí mismo-. Se supone que debería estar en permanente estado de meditación sin permitirme distracción alguna…

El joven yoghi, decidió acudir a un recurso infalible que en muchas ocasiones le había resultado muy útil durante su infancia cuando los terribles Grock intentaban aterrorizarle durante sus sueños. Desde muy joven, había utilizado la táctica de la unión con su subconsciente o Aj, la cual fue aprendida de sus mayores en edad muy temprana. Esta táctica le permitía cerrar su velo etérico y fortalecer su mente para rechazar a esos temibles enemigos infantiles.

Instintivamente –como había realizado centenares de veces- el joven asceta frotó el anillo parlante que poseía en el dedo corazón de su mano derecha y pronunció la invocación de protocolo:

-         Por la intercesión de Maat, la Verdad Única, la Piedra de Múltiples Facetas; concédeme por la gracia de la verdad pura, que el Aj se manifieste a través de la piedra lithoi… 

-         Yo, Maat, la Verdad Única, permito que el Aj se manifieste a través de la piedra lithoi, para mayor gloria de Anu, la Deidad Oculta… –habló así el anillo parlante.

-         Yo soy el Aj que se manifiesta mediante la piedra lithoi, para servir a Maat, la Verdad Única… -repitió la piedra parlante a continuación, con una cadencia de voz diferente.

 

El protocolo había funcionado correctamente y, como si del resorte de un mecanismo de relojería disparando una secuencia de eventos precisa se tratase, el Aj se encontró listo para ser interrogado e inducido. Atmah,  conoce perfectamente los protocolos básicos del sagrado arte de la magia y es a su vez plenamente consciente de que el Aj no es más que su subconsciente, su propia mente interna, y ésta se someterá a la disciplina de auto-hipnosis únicamente si la Verdad resplandece en el proceso de contacto y encuentro entre los dos polos mentales del  joven yoghi. Acto seguido, Atmah procede a la invocación directa del Aj:

 

-         Atmân, -pues éste es el nombre secreto del sub-consciente de Atmah - ¡Reconoce que tú y yo somos la misma entidad…!¡Que tu destino y el mío corren paralelos por la misma senda…! Y… ¡muéstrame en el espejo de mi alma los pensamientos perturbadores que enturbian el claro reflejo de mi ser interior! –repitió por tres veces la invocación para atraer fuertemente la atención del Aj.

-         Hoy, tu alma está inquieta y tus pensamientos alterados y variables… pues no asimilas la ruptura que inevitablemente ha de producirse. Así como el fruto se desprende del árbol para dar nueva vida, tú deberás construir tu propio camino al margen del de tus progenitores -respondió concisamente el Aj.

-         Que sean cumplidas, por tanto, las expectativas de la Luz –respondió Atmah- y que los pensamientos errantes sean disipados como la bruma matutina bajo los rayos del sol interior; para permitir así, que el cambio se produzca y que las viejas estructuras mentales sean destruidas, dejando paso a las nuevas creaciones del Yo…

 

Atmah sintió al instante una claridad y serenidad sublimes en sus pensamientos, que le hicieron constatar que la actuación del Aj había disuelto los nodos conflictivos que residían en su mente interior.

Dio las gracias a Maat, sin la cual el mundo de las formas no podría existir, disponiéndose a continuar con su meditación frente a la fuente mística. Pero en ese instante su mente se iluminó, a la vez que la imagen del anillo parlante y el sonido de sus anteriores palabras que aún se perdían por la sala:  ‘Que el cambio se produzca y que las viejas estructuras mentales sean destruidas dejando paso a las nuevas creaciones…’ Sus propias palabras aparecieron frente a él, ahora con un significado nuevo y esclarecedor…

El joven adyta se miró el anillo y lo extrajo de su dedo. El anillo mágico había estado con él desde su más tierna infancia, acompañándole y guiándole en los contactos esporádicos con su ser interior. Aquel anillo –que se había adaptado por sí mismo al crecimiento de su mano- poseía en su sello una diminuta piedra lithoi, la cual era solo un fragmento ínfimo de las legendarias Piedras de la Verdad o Piedras Videntes,  también llamadas en la antigüedad: Rocas del Destino o Draconcias por los supersticiosos seres del Mundo Exterior, debido a sus extraordinarias cualidades, entre las que destacaban las de moverse hablar y caminar por sí solas. 

Los Hijos de la Voluntad y del Yoga habían recuperado esas piedras, guardándolas en la Isla Blanca, la Paradesa; cuando, al final de la Cuarta Raza Raíz, los habitantes del mundo exterior, caídos en la iniquidad y el pecado las comenzaron a utilizar -mediante la magia negra- para los usos más viles y abyectos.

Solamente la Jerarquía de los Elegidos -herederos de los pocos supervivientes de la Tercera Raza Raíz, que en el inicio de la Cuarta fueron autorizados a permanecer en el interior del planeta-, son los legítimos custodios de las piedras místicas, las cuales, fueron retiradas en su mayoría de la superficie terrestre, durante la gran guerra que determinó el aislamiento de los dos mundos y el posterior velo inescrutable que cayó sobre la Paradesa.

En los últimos días de la Cuarta Raza Raíz, que terminaron en el desgraciado cataclismo global que arrasó la superficie exterior del planeta. Los Âdityas y los Sâdhus ascetas o sabios guías, lucharon encarnizadamente contra los Daityas y los diablos Râkshasas que controlaban el continente de Kusha en el mundo exterior.

Desde entonces, las piedras lithoi habían servido en el Âgarttha como instrumento de unión con Maat, la esencia incorruptible de la Verdad Única. Aunque, Atmah ahora, era capaz de reconocer que esas piedras, fuera de toda idolatría, eran únicamente eso, un instrumento, muletas que ayudan en aquello que debería ser realizado sólo por la potencia viva de la Voluntad.

Sin pensarlo dos veces lanzó su preciado anillo a la fuente, viendo a continuación que éste se “disolvía” en el agua, como si de una piedra de sal se tratase. La convicción de que tal acto era correcto y necesario, era lo único que impedía al asceta lanzarse en la recuperación de su preciado bien. Por el contrario, él no movió un solo músculo y contempló impasible la destrucción del anillo, hasta que, al pasar el tiempo, únicamente un minúsculo grano de sal permanecía aún sin disolverse en el fondo de la fuente. De repente, un cambio de luz hizo brillar levemente el minúsculo grano salino, y como si de un cristal purísimo se tratase, irradió una luz resplandeciente que con su fulgor cegó momentáneamente al adepto.

Al concentrarse de nuevo en el lugar dónde había desaparecido el anillo, Atmah se encontró con una de las visiones más sublimes de cuantas había tenido en su corta vida: Una flor de luz, no física, sino etérica, aparecía flotando sobre las aguas –ahora tranquilas- de la fuente central. El tiempo parecía haberse detenido, el agua congelado, sólo el chisporroteo etérico de la Flor de Vâch que les fue entregada a sus padres como presente de generación, aparecía en todo su esplendor, siendo la mística flor a los ojos del aspirante el único ser realmente vivo en la estancia.

Ante su propio asombro, Atmah se vio a sí mismo alargando los brazos y tomando la flor. El tacto era cálido, pero al contacto con sus manos la flor se deshizo rápidamente formando una esfera pulsante de luz prístina. Sin saber muy bien porqué, se llevó las manos a su pecho y la luz penetró dentro de él, siendo percibida ahora por Atmah como un hermoso diamante de luz que se hubiera fusionado con su estructura física, justo en el centro de su pecho.

En ese mismo momento todo volvió a la vida, el tiempo fue liberado y la fuente comenzó a manar de nuevo con su alegre repique.

 

Atmah salió lentamente del trance, dándose cuenta en ese preciso instante de que la primera parte de su ascesis se había cumplido, y por consiguiente, ya era libre de comenzar el camino que lo conduciría por rumbos ignotos hacia su propia esencia interior.

Aún titubeante, se levantó y se dirigió hacia la puerta de entrada, donde sus padres, pacientemente, le habían estado esperando para despedirle –como exige el ritual- y darle su bendición al inicio de ésta, su gran aventura.

Al llegar a su altura, el joven adyta se inclinó iniciando una profunda reverencia de salutación. Su madre -rompiendo el protocolo- lo abrazó vivamente. Su padre, estrechando su mano, le dio una última enseñanza, con la esperanza de que le fuera útil en su azarosa travesía a través de Mâyâ, o reino de las ilusiones: 

-         Recuerda hijo mío –le dijo vocalizando lentamente- que… ‘No hay más que una Ley, un Principio, un Agente, una Verdad y una Palabra: “Como es arriba es abajo”. Todo cuanto existe resulta de la exacta cantidad y del equilibrio de esta cualidad’.

Atmah, se inclinó ante sus padres en señal de respeto y dirigiéndose a ellos expuso, en voz alta como manda el protocolo, su sincero deseo:

-         Que la sabiduría y la observancia de la Dorada Ley, de la cual los Âdityas son sus más fervientes custodios, os recompense en virtud, y pueda guiarme en el peligroso trance de la experiencia fenoménica en el mundo de Mâyâ.

 

Acto seguido, el joven adepto se giró y tomo el rumbo que lo llevaría por los caminos de la experiencia hacia la consecución del dhyana, el nivel donde se son vivenciados los cuatro grados contemplativos. 

Atmah comenzó a andar con paso decidido por el camino que saliendo de su antigua morada se unía a los múltiples senderos que, marcados por los adytas, terminaban uniéndose formando así el camino general que conducía a la Isla Blanca,  la ciudad de Âgarttha, ¡la inalcanzable a la violencia!.

El  joven yoghi, caminaba armoniosa y rítmicamente -como las tradiciones seculares se lo exigían- contemplando los hermosísimos bosques y jardines que extendiéndose a la ribera del camino desplegaban un suntuoso aspecto. Árboles centenarios alineados en hileras exactas que representando signos, figuras y hasta hierogramas del lenguaje Vattan, se delineaban sobre campos exultantes de vida y color.

Cerca del camino, grupos de ortigas blancas se encontraban en floración, sus pálidas flores formaban también ordenados ramilletes de un sereno color lechoso que, como figuras precisas, mostraban signos perfectos sobre un fondo de exuberante verdor. En este suelo vegetal el joven yoghi reconoció un manto de diversas plantas formado con intervalos regulares por la pulmonaria, la valerianella y las campánulas con sus alegres flores de violáceos tonos 

Atmah, se encontraba absorto en su contemplación, cuando advirtió la presencia de varias figuras que, levitando con gracia se desplazaban sobre el manto vegetal, como si el grandioso mosaico se deslizase por voluntad propia bajo ellos. Los adeptos de tercer nivel  -pues sus vestimentas los definían claramente- cruzaron el camino que transitaba el joven yoghi, muy cerca de él, saludándole al pasar con una suave inclinación de cabeza.  Atmah no pudo dejar de sentir cierta turbación ante la sobriedad de aquella comitiva y su dominio de las doradas artes, pues él no controlaba aún el arte de la levitación que sólo se enseña -en grado avanzado- en los sagrados colegios  a aquellos que acceden al tercer nivel, al superan  la prueba de adhesión al grado de Dwija  o  iniciado del  Sakridâgâmin. 

 

Aún así, Atmah, no pudo abstenerse de intentarlo y comenzó un ejercicio de respiración preciso que le permitía una semi-levitación, la cual posibilitaba la realización de grandes zancadas que aumentaban notablemente la velocidad de su paso, pero pronto desistió de ello, al percatarse de que dichas zancadas le asimilaban más a la figura de una grulla cantora, que al porte y a los modos de un supuesto aspirante a Dwija.  

Decidió, por tanto, seguir andando armoniosa y rítmicamente, con todo, Atmah intentó aún  ensayar una corta levitación controlada justo cuando pasaba junto a un árbol frutal para apoderarse de un racimo de cerezas que colgaba alegremente de uno de los múltiples árboles que a la vera del camino deleitaban al caminante con “algo más” que su mera presencia. La frugal comida podía ser más que suficiente para alimentar a su cuerpo físico por varios días, pues la alta acumulación de energía Brill que se halla concentrada  en los frutos y plantas de esas regiones interiores, junto con el Prâna energético del aire purísimo reinante, podía aportar todos los nutrientes necesarios para la actividad normal de un individuo sano. 

 

Poco a poco, Atmah se acercaba al lugar donde se hallaba uno de los múltiples santuarios erigidos en memoria de Roth. Éste se encontraba en un entorno privilegiado, constituido por un inmenso jardín que rodeaba un área lacustre con infinidad de pequeños estanques y canales, que componían un espectáculo realmente hermoso destacando por su frescura y armonía entre todos los jardines de la Paradesa.

En unos de los múltiples templetes abiertos en medio de un maravilloso estanque,  dos Dwijas  femeninas se concentraban en las tareas de harmonización e ilustración de un grupo de niños que realizaban cánticos preparatorios para lo que sería más adelante, el solfeo de los signos teúrgicos que comprendían la gran ciencia del Aum.

El santuario no lo constituía edificio concreto alguno, sino que todo el recinto boscoso guardaba el espíritu de  Roth, el príncipe adyta que había guiado los destinos de su pueblo durante las terribles guerras contra los  Daityas y los diablos Râkshasas del mundo exterior, las cuales decidieron el aislamiento de los dos mundos en dos culturas separadas y realidades diferentes dentro del mismo planeta.

Ese espíritu era tangible en todo el bosque y muy especialmente en su centro, el cual lo constituía un pequeño estanque que rodeaba a una minúscula isla, donde uno de los árboles más ancianos de todo el  Âgarttha se erguía desde hacía miles de años como testimonio inquebrantable de la voluntad de un pueblo y como núcleo de armonía entre los reinos mineral, vegetal, animal y humano.

Al acercarse al estanque, el magnífico ejemplar de secuoya gigante sobresalía como un coloso por encima de los enormes árboles del recinto.  Atmah se aproximó al estanque con una devoción digna del mejor hijo de Ad. El tenue resplandor que había desprendido su pecho, desde que en él se disolviera la flor de Vâch recuperada en la fuente paterna, refulgía ahora con una luz etérica y pulsante de textura casi física. La penumbra que creaban las ramas de los grandes árboles de su alrededor no hacía sino evidenciar la fuerza de esa luz interior, aunque el joven adepto presentía  que la nueva intensidad de su luz interna se debía fundamentalmente a la proximidad con el corazón viviente del sagrado bosque.

 

  

 

 

   

<<  Obtenga el libro impreso: Las Tres Cabezas del Elefante y El Inmortal ... <<    

Principal ] Arriba ]

Enviar el correo electrónico a sebastiansalado@contactoglobal.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. También se puede usar el Buzón de la Página en: "Comentarios". 
Copyright © 2004-2012  Sebastian Salado (Las 3 Cabezas del Elefante).
Publicación: Septiembre 2004. Última modificación: 16 de Febrero 2013.